Nos re­vol­có la ola, ca­pi­tán Ló­pez-ga­tell

El Informador - - Ideas - Die­go Pe­ter­sen Fa­rah (die­go.pe­ter­sen@in­for­ma­dor.com.mx)

Tie­ne ra­zón Ló­pez- Ga­tell: la Fe­de­ra­ción no pue­de so­la con la pan­de­mia, se re­quie­re la con­cu­rren­cia de los ni­ve­les es­ta­tal y mu­ni­ci­pal. Es­to es cier­to aho­ra y lo fue des­de el prin­ci­pio, des­de enero, cuan­do di­ce el pre­si­den­te que co­men­za­ron a pre­pa­rar­se pa­ra en­fren­tar la epi­de­mia por co­ro­na­vi­rus que, sa­bía­mos lle­ga­ría a nues­tro país en al­gún mo­men­to del pri­mer tri­mes­tre del año. Y sí, tie­ne ra­zón Ló­pez-ló­pez

Ga­tell, lo que no di­ce es que fue la Fe­de­ra­ción, él en lo par­ti­cu­lar, quien po­li­ti­zó el ma­ne­jo de epi­de­mia, quien des­de la tribuna de la ma­ña­ne­ra y en la rue­da de pren­sa de to­das las tar­des se de­di­có a acu­sar, a man­dar se­ña­les en­con­tra­das, a re­ga­ñar a go­ber­na­do­res y a pre­su­mir lo bien que es­ta­ban ha­cien­do ellos las co­sas, fue él quien di­jo que el pre­si­den­te só­lo con­ta­gia­ba mo­ral.

Cuan­do to­do fa­lló, cuan­do el pi­co se vol­vió pri­me­ro un mi­to y lue­go una bro­ma co­ti­dia­na; cuan­do el uso del ta­pa­bo­cas, tan de­ni­gra­do por las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les se vol­vió in­dis­pen­sa­ble; cuan­do las ci­fras de muer­tes, que Ga­tell ha­bía es­ti­ma­do en­tre seis y ocho mil se mul­ti­pli­ca­ron por dos, por tres, por cua­tro y si­guen cre­cien­do; cuan­do él dic­ta­mi­nó que los pe­rio­dis­tas y los con­ser­va­do­res (lo que sea que eso sig­ni­fi­que a es­tas al­tu­ras del par­ti­do) es­ta­ban frus­tra­dos por­que no se vie­ron en Mé­xi­co es­ce­nas co­mo las de Eu­ro­pa y al día si­guien­te vi­mos la cri­sis de los hos­pi­ta­les de Ta­bas­co, el vo­ce­ro ofi­cial de la pan­de­mia que­dó anu­la­do.

Sa­bía­mos que el pa­pel de Ga­tell era ser el fu­si­ble de pro­tec­ción al pre­si­den­te. Co­mo él es el que da la ca­ra por el go­bierno fe­de­ral, el res­to de los fun­cio­na­rios, los di­rec­to­res del IMSS y del ISSSTE, el se­cre­ta­rio de Sa­lud y el pre­si­den­te que­da­ron in­mu­nes a la crí­ti­ca. El pa­pel de Ga­tell no era sal­var al país de la pan­de­mia, cu­yo efec­to sa­bían inevi­ta­ble, sino sal­var al pre­si­den­te de los efec­tos de una po­si­ble cri­sis por el ma­ne­jo.

Aven­tar la cul­pa aho­ra a los go­bier­nos es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les es el prin­ci­pio de un cam­bio en el dis­cur­so del go­bierno Fe­de­ral. Ha­ce ra­to que ya na­die ha­bla de pi­cos de la pan­de­mia, de cur­vas acha­ta­das ni de que lo peor ya pa­só. Ha­ce ra­to que el pre­si­den­te no di­ce que va­mos muy bien ni que pron­to va­mos a po­der abra­zar­nos.

Nos re­vol­có la ola y el ca­pi­tán del bar­co sa­be que no hay su­fi­cien­tes bo­tes sal­va­vi­das. Hoy pi­de a los go­ber­na­do­res y pre­si­den­te mu­ni­ci­pa­les -ma­ri­nos y gru­me­tes- que ayu­den. Nun­ca es de­ma­sia­do tar­de, pe­ro cla­ra­men­te hoy ya no es Ló­pez Ga­tell quien po­drá coor­di­nar a los di­fe­ren­tes ni­ve­les de go­bierno. El fu­si­ble se que­mó. ¿Qué si­gue?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.