Las “cul­pas” y la Re­pú­bli­ca frag­men­ta­da

El Informador - - Ideas - Ma­rio Luis Fuen­tes @ma­riol­fuen­tes1 In­ves­ti­ga­dor del PUED-UNAM

El len­gua­je es re­ve­la­dor de vi­sio­nes y po­si­cio­nes. Ca­da pa­la­bra, ca­da fra­se es una ru­ta abier­ta que per­mi­te sa­ber des­de dón­de nos ha­bla quien las pro­nun­cia, y tam­bién, de al­gún mo­do, su vi­sión so­bre un pro­ble­ma en par­ti­cu­lar, so­bre la cien­cia en su con­jun­to, o so­bre el mun­do en ge­ne­ral. Así ope­ra el len­gua­je: en­tre la re­ve­la­ción y el mis­te­rio.

Es­ta re­fle­xión tie­ne per­ti­nen­cia fren­te a lo que es­tá ocu­rrien­do en nues­tro país en­tre las au­to­ri­da­des del ni­vel fe­de­ral y las de los es­ta­dos res­pec­to de la pan­de­mia de la CO­VID-19; so­bre to­do a par­tir del día vier­nes 10 de ju­lio, cuan­do, el sub­se­cre­ta­rio de sa­lud, co­men­zó a ha­blar so­bre quié­nes tie­nen o no “la cul­pa” res­pec­to de lo que ha pa­sa­do a lo lar­go del pe­rio­do epi­dé­mi­co.

Lo que re­ve­la es­ta dis­cu­sión es que, en sen­ti­do es­tric­to, el con­cep­to de la cul­pa es pre­do­mi­nan­te­men­te cris­tiano, y ba­jo el análisis ge­nea­ló­gi­co de Nietzs­che, uno de los ele­men­tos más pre­cla­ros de la lla­ma­da mo­ral -que no in­mu­ni­dad- de re­ba­ño. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, re­sul­ta re­ve­la­do­ra la po­si­ción dis­cur­si­va de quie­nes ha­blan en es­tos tér­mi­nos.

Las per­so­nas de­di­ca­das a la po­lí­ti­ca y a la con­duc­ción de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca tie­nen, por de­fi­ni­ción, “no cul­pas”, sino res­pon­sa­bi­li­dad ju­rí­di­ca y éti­ca an­te la po­bla­ción, la cual se pue­de ejer­cer con o sin li­de­raz­go, per­so­nal o ins­ti­tu­cio­nal.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, lo que re­ve­la es­te nue­vo des­en­cuen­tro es que ni la Se­cre­ta­ría de Sa­lud ni el Con­se­jo de Sa­lu­bri­dad Ge­ne­ral cuen­tan con el li­de­raz­go re­que­ri­do, en un mo­men­to de cri­sis co­mo és­te, pa­ra di­ri­gir al país ha­cia una es­tra­te­gia de to­ma de de­ci­sio­nes ho­mo­gé­neas, cohe­ren­tes y sus­ten­ta­das, na­da más, pe­ro, so­bre to­do, na­da me­nos, que en lo que es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción y sus le­yes co­mo man­da­to in­de­cli­na­ble pa­ra el sec­tor pú­bli­co.

Lo que que­dó de­fi­ni­ti­va­men­te ma­ni­fies­to es­te fin de se­ma­na, y es­to de ma­ne­ra su­ma­men­te preo­cu­pan­te, es que el diá­lo­go en­tre ór­de­nes de go­bierno, si no es­tá ro­to, al me­nos no se es­tá dan­do con la se­rie­dad y ce­le­ri­dad co­mo lo exi­ge la cri­sis y las ur­gen­cias que en­fren­ta­mos; y con ello, que es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio de una Re­pú­bli­ca frag­men­ta­da, di­vi­di­da y que si­gue prohi­jan­do pe­li­gro­sos en­co­nos que, de ma­ne­ra po­co sa­lu­da­ble pa­ra la na­ción, es­tán lle­gan­do al lí­mi­te de las fron­te­ras de lo per­so­nal.

Hay que se­ña­lar ade­más que, la na­rra­ti­va gu­ber­na­men­tal que se ha cons­trui­do a lo lar­go de la pan­de­mia, se ha da­do en torno a per­so­na­jes, re­pro­du­cien­do el es­que­ma pa­tri­mo­nia­lis­ta de las ad­mi­nis­tra­cio­nes que se­ña­la­ba y cri­ti­ca­ba ha­ce 100 años el so­ció­lo­go Max We­ber.

An­te un pro­ble­ma co­mo el que en­fren­ta­mos, una de las prin­ci­pa­les lec­cio­nes que de­be­mos apren­der co­mo so­cie­dad, es que siem­pre se­rá pre­fe­ri­ble una his­to­ria cons­trui­da y na­rra­da a tra­vés de sus ins­ti­tu­cio­nes, por en­ci­ma de los per­so­na­jes; por­que­de és­tas de­pen­de el fu­tu­ro de la de­mo­cra­cia; y la po­si­bi­li­dad de cons­truir en li­ber­tad un per­du­ra­ble Es­ta­do So­cial de De­re­cho.

Se equi­vo­can en­ton­ces quie­nes pien­san que el “pro­ble­ma” es el sub­se­cre­ta­rio de Sa­lud; pues an­te una pan­de­mia de es­te ca­li­bre, que se pa­re­ce mu­cho a lo que al­gu­nas ex­per­tas y ex­per­tos lla­ma­ban “The next big one”, lo que se re­quie­re es que sea el je­fe del Es­ta­do quien se pon­ga al fren­te, y que en es­te te­ma en par­ti­cu­lar, ha­ga real­men­te a un la­do las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas y po­lí­ti­cas, y con­vo­que a dia­lo­gar a la na­ción.

Los paí­ses que han en­fren­ta­do con ma­yor éxi­to es­ta cri­sis y que en ma­yor me­di­da, tan­to en lo sa­ni­ta­rio -evi­tan­do la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de muer­tes-, co­mo en lo eco­nó­mi­co -re­du­cien­do y atem­pe­ran­do el im­pac­to en los más po­bres-, son aque­llas con sis­te­mas ins­ti­tu­cio­na­les más só­li­dos; las que han di­se­ña­do es­tra­te­gias na­cio­na­les con­sen­sa­das en­tre la co­mu­ni­dad de ex­per­tas y ex­per­tos, en diá­lo­gos abier­tos de ca­ra a sus ciu­da­da­nías; y las que cuen­tan con só­li­dos li­de­raz­gos po­lí­ti­cos que han con­se­gui­do mo­vi­li­zar a sus paí­ses en un es­fuer­zo com­par­ti­do pa­ra cui­dar­se unos de otros.

No hay tiem­po. Y nun­ca se ha tra­ta­do de cuál pro­yec­to po­lí­ti­co pre­va­le­ce. es ho­ra de­po­ner al cen­tro de las de­ci­sio­nes, de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas, la vi­da, la sa­lud, y el pa­tri­mo­nio de la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.