Ri­car­do S Be­ru­ben

El Informador - - Ideas - Jai­me Ba­rre­ra jba­rre­ra4r@gmail.com

Re­sal­ta­re­sal­tar su ape­lli­do ma­terno en su cuen­ta de tui­ter ha­bla de la gran in­fluen­cia que ejer­ció en la vi­da del nue­vo coor­di­na­dor del ga­bi­ne­te de se­gu­ri­dad, Ri­car­do Sán­chez Be­ru­ben, su abue­lo, oriun­do de La Bar­ca, Ja­lis­co, el Ge­ne­ral Ig­na­cio Be­ru­ben Ar­quiet, des­ta­ca­do man­do de la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal, co­no­ci­do tam­bién co­mo el mi­li­tar gua­da­lu­pano por su pro­fun­do fer­vor re­li­gio­so.

Sien­do ape­nas un ni­ño, en una mi­sión an­ti­nar­có­ti­cos en Gua­da­la­ja­ra el 27 de ju­nio de 1996, mu­rió su tío, hi­jo del Ge­ne­ral y her­mano de su ma­dre, Da­niel Be­ru­ben Jai­me, quien co­la­bo­ra­ba con la DEA. Su nom­bre fi­gu­ra en la lis­ta de agen­tes caí­dos en Mé­xi­co a ma­nos de las ma­fias me­xi­ca­nas en un in­for­me del Se­na­do nor­te­ame­ri­cano don­de des­de 1997, se vol­vía a aler­tar del po­der y la in­fil­tra­ción del nar­co en el go­bierno me­xi­cano.

Tal vez de esos an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res ven­ga la in­cli­na­ción del jo­ven Ri­car­do a los te­mas po­li­cia­les y de se­gu­ri­dad, aun­que no fi­gu­re en su ho­ja de vi­da nin­gún pues­to o par­ti­ci­pa­ción en al­gu­na cor­po­ra­ción po­li­cial.

Esa la em­pe­zó a te­ner des­de el miér­co­les que fue nom­bra­do pa­ra re­le­var a Ma­ce­do­nio Ta­mez en la di­fu­sa coor­di­na­ción del ga­bi­ne­te de se­gu­ri­dad y su pri­mer en­cuen­tro que tu­vo ayer con los man­dos de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, en la que, se­gún di­fun­dió en sus re­des so­cia­les, se pu­so a dis­po­si­ción pa­ra ver las ne­ce­si­da­des de la cor­po­ra­ción, ha­cer un diag­nós­ti­co y brin­dar se­gui­mien­to y coor­di­nar los tra­ba­jos pa­ra po­ner­los al ser­vi­cio de ca­da ciu­da­dano.

An­tes ha­bía ana­li­za­do es­tos te­mas des­de el es­cri­to­rio que le asig­na­ron en Los Pi­nos cuan­do fue in­vi­ta­do por Au­re­lio Nu­ño, en­ton­ces je­fe de la ofi­ci­na de la Pre­si­den­cia en el se­xe­nio de En­ri­que Peña Nie­to, que lo lla­mó lue­go de lo­grar el me­jor pro­me­dio de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de la Es­cue­la Na­cio­nal de Cua­dros del PRI, par­ti­do al que se afi­lió a los 18 años con­si­de­ran­do que ofre­cía a los jó­ve­nes “opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to per­so­nal y de ser­vi­cio a tra­vés de la po­lí­ti­ca”.

Vino des­pués su de­sen­can­to por el PRI, y es­te abo­ga­do por la Udeg y maes­tro en al­ta di­rec­ción pú­bli­ca por la Fun­da­ción Or­te­ga y Gas­set en co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal Me­nén­dez Pe­la­yo de Ma­drid, apa­re­ció en el equi­po de cam­pa­ña de En­ri­que Al­fa­ro pa­ra la gu­ber­na­tu­ra por el par­ti­do Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, co­mo se­cre­ta­rio téc­ni­co, y has­ta la se­ma­na pa­sa­da fun­gió co­mo di­rec­tor de análisis y eva­lua­ción en el des­pa­cho del man­da­ta­rio es­ta­tal.

Aho­ra tie­ne la di­fí­cil ta­rea de sa­car de la opa­ci­dad una coor­di­na­ción que no ha de­ja­do cla­ro los apor­tes y be­ne­fi­cios de su crea­ción (co­mo tam­po­co las otras tres que con­for­man la pri­me­ra lí­nea de go­bierno y que di­vi­den al go­ber­na­dor de los se­cre­ta­rios) y de­fi­nir exac­ta­men­te qué re­la­ción de man­do ten­drá con el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad y con el fis­cal ge­ne­ral en la re­es­truc­tu­ra de esa de­pen­den­cia en la que de en­tra­da de­be­rá de­jar de gas­tar 11 mi­llo­nes de pe­sos que no sa­bía­mos pa­ra qué es­ta­ban. Des­de aquí lo me­nos que po­de­mos ha­cer es desear­le éxi­to a Ri­car­do por el bien de los ja­lis­cien­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.