La ne­go­cia­ción de Lo­zo­ya (I)

El Informador - - Panorama Nacional - RAYMUNDO RI­VA PA­LA­CIO rri­va­pa­la­cio@eje­cen­tral.com.mx / twit­ter: @ri­va­pa

Emi­lio Lo­zo­ya es­ta­ba de­ci­di­do a pe­lear la ex­tra­di­ción de Es­pa­ña, pe­ro la fa­mi­lia lo fue de­bi­li­tan­do. Su pa­dre, Emi­lio Lo­zo­ya Thal­man, ha­bló mu­chas ho­ras con él pa­ra per­sua­dir­lo que se en­tre­ga­ra, an­te la ame­na­za de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral en Mé­xi­co que pro­fun­di­za­rían las in­ves­ti­ga­cio­nes y las pre­sio­nes so­bre su ma­dre, en arrai­go do­mi­ci­lia­rio, su her­ma­na y su es­po­sa, que se en­cuen­tra en Ale­ma­nia -aun­que ha­bla con él por te­lé­fono de ma­ne­ra re­gu­lar-, si no acep­ta­ba co­la­bo­rar. La do­ble pin­za lo lle­vó a en­tre­gar­se y acep­tar que lo ex­tra­di­ta­ran pa­ra ser juz­ga­do en su país. Pe­ro no fue vo­lun­ta­rio, co­mo afir­mó el fis­cal Alejandro Gertz Ma­ne­ro, sino co­mo pro­duc­to de una ne­go­cia­ción, co­mo co­rri­gió el Pre­si­den­te An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor.

La en­tre­ga del ex di­rec­tor de Pe­mex no fue una ac­ción uni­la­te­ral. Per­so­nas con co­no­ci­mien­to del ca­so re­ve­la­ron que de­trás de to­do se dio una ne­go­cia­ción tan am­plia, que in­clu­so los tér­mi­nos de la car­ta que en­vió a Gertz Ma­ne­ro, la re­dac­tó al ali­món con abo­ga­dos de la Fis­ca­lía. Es­te pro­ce­di­mien­to irre­gu­lar arro­ja luz so­bre lo que ve­re­mos en los pró­xi­mos me­ses, un pro­ce­so ju­rí­di­ca­men­te he­te­ro­do­xo pe­ro dúc­til a ma­ni­pu­la­cio­nes.

La ne­go­cia­ción es­ta­ble­ció que los te­mas cen­tra­les, ava­la­dos por Ló­pez Obra­dor, sean la par­ti­ci­pa­ción del con­glo­me­ra­do Ode­brecht en la cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to de las re­fi­ne­rías Eti­leno XXI y Tu­la, y la com­pra de Agro­ni­tro­ge­na­dos, fi­lial de Al­tos Hor­nos de Mé­xi­co, por la cual de­tu­vie­ron en Es­pa­ña a Alonso An­ci­ra, pre­si­den­te del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción, que acep­tó ven­der al Gru­po Vi­lla­ce­ro de Ju­lio Vi­lla­rreal, bien co­nec­ta­do en Pa­la­cio Na­cio­nal. El Go­bierno quie­re con­cen­trar las acu­sa­cio­nes de Lo­zo­ya en esos ca­sos, don­de di­jo Ló­pez Obra­dor, hay “per­so­nas de re­le­van­cia” y gru­pos po­lí­ti­cos in­vo­lu­cra­dos.

Ló­pez Obra­dor ase­gu­ra que lo que di­ga Lo­zo­ya per­mi­ti­rá “pu­ri­fi­car” la po­lí­ti­ca, y pa­ra ello le da­rán “pro­tec­ción”, que in­clui­ría no pi­sar la cár­cel al re­gre­sar a Mé­xi­co, sino ser in­gre­sa­do en el Hos­pi­tal Mi­li­tar de la ca­pi­tal fe­de­ral, con el pre­tex­to de que al ha­ber es­ta­do en una pri­sión ma­dri­le­ña du­ran­te la pan­de­mia del CO­VID-19 en ese país, de­be es­tar en cua­ren­te­na.

Mien­tras trans­cu­rre, se­gún el plan, du­ran­te ese pe­rio­do pre­sen­ta­rá tres tes­ti­gos pa­ra apo­yar sus di­chos. Dos de ellos eran tra­ba­ja­do­res de mu­cha con­fian­za de él, su se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar y su cho­fer. Los fis­ca­les es­pe­ran que apor­ten ru­tas, ho­ra­rios, fe­chas y des­ti­na­ta­rios de di­ne­ro que pre­sun­ta­men­te les en­via­ba Lo­zo­ya en pa­go por ser­vi­cios po­lí­ti­cos, par­ti­cu­lar­men­te du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes del Pac­to por Mé­xi­co.

Lo­zo­ya y sus fa­mi­lia­res, de acuer­do con la ne­go­cia­ción, se ape­ga­rían al be­ne­fi­cio del cri­te­rio de opor­tu­ni­dad, en don­de a cam­bio de su co­la­bo­ra­ción, no se ejer­ce ac­ción pe­nal con­tra ellos. Adi­cio­nal­men­te, en­tre­ga­ría su ca­sa en Lo­mas de Be­za­res, que pre­sun­ta­men­te fue ad­qui­ri­da con di­ne­ro que le dio Ode­brecht por ayu­dar­los a con­se­guir con­tra­tos de obra pú­bli­ca.

El ca­so se cons­trui­rá a par­tir de las de­la­cio­nes que ha he­cho Lo­zo­ya de que fue res­pon­sa­ble de ha­ber re­par­ti­do di­ne­ro pa­ra com­prar apo­yos en la opo­si­ción pa­ra lo­grar la apro­ba­ción de la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca, que de­ja­ría ex­pues­tos a los dos se­cre­ta­rios más po­de­ro­sos del ga­bi­ne­te del ppre­si­den­te En­ri­queq Peña Nie­to, Luis Vi­de­ga­ray,gy en ese en­ton­ces se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, y Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong, se­cre-se­cre­ta­rio­ta­rio de Go­ber­na­ción.

Vi­de­ga­ray es el más se­ña­la­do co­mo uno de los ob­je­ti­vos de Lo­zo­ya. Oso­rio Chong se­ría in­vo­lu­cra­do de ma­ne­ra in­di­rec­ta, al ini­ciar­se un pro­ce­so, se­gún el plan, en con­tra de Juan Car­los Ta­pia, pro­pie­ta­rio de Cons­truc­cio­nes Ta­pia y li­ga­do al Gru­po Hidalgo, in­vo­lu­cra­do en el Ca­so Ode­brecht en la re­fi­ne­ría de Tu­la. Lo­zo­ya se en­fo­ca­rá, de acuer­do con las lí­neas ge­ne­ra­les de lo que apor­ta­rá a la Fis­ca­lía, en Vi­de­ga­ray y en el pro­pio Peña Nie­to. No obs­tan­te, es to­da­vía in­cier­to si Gertz Ma­ne­ro cen­tra la in­ves­ti­ga­ción en ellos, por­que el ob­je­ti­vo cen­tral del Go­bierno no es­tá en el PRI, sino en el PAN.

Son va­rios ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos que el Go­bierno desea se­ña­lar con las apor­ta­cio­nes de Lo­zo­ya, de acuer­do con las per­so­nas que co­no­cen del ca­so, en don­de fi­gu­ran va­rios di­ri­gen­tes pa­nis­tas en aquel mo­men­to, co­mo Ri­car­do Ana­ya, que pre­si­día al par­ti­do, y los ac­tua­les go­ber­na­do­res de Que­ré­ta­ro, Fran­cis­co Do­mín­guez, y de Ta­mau­li­pas, Fran­cis­co Gar­cía Ca­be­za de Va­ca. Los dos han si­do re­co­no­ci­dos co­mo bue­nos ope­ra­do­res po­lí­ti­cos, y el pró­xi­mo año ha­brá elec­cio­nes pa­ra go­ber­na­dor en Que­ré­ta­ro. Las de Ta­mau­li­pas se­rán en 2022.

Ba­jo los tér­mi­nos del acuer­do de Lo­zo­ya con la Fis­ca­lía Ge­ne­ral pa­ra ir en con­tra de go­ber­na­do­res pa­nis­tas, se en­cuen­tra la ló­gi­ca po­lí­ti­ca-elec­to­ral de­trás de la ne­go­cia­ción con el ex di­rec­tor de Pe­mex. Ló­pez Obra­dor ne­ce­si­ta man­te­ner la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Dipu­tados pa­ra que pue­da con­so­li­dar sus pro­yec­tos y afian­zar el des­man­te­la­mien­to de las re­for­mas pe­ñis­tas que for­ta­le­ce­rían las su­yas. Los tes­ti­gos que pon­dría Lo­zo­ya a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des son las pie­zas pa­ra cons­truir un ca­so con­tra ellos.

En to­do es­te aba­ni­co de acu­sa­cio­nes con­tra cul­pa­bles e inocen­tes, la tol­va­ne­ra que le­van­te se em­pa­ta­rá con la cam­pa­ña elec­to­ral en 2021, don­de el ad­ver­sa­rio más fuer­te que tie­ne Mo­re­na en al­gu­nas re­gio­nes del país, en es­te mo­men­to, es el PAN. Es­te es el quid pro quo ne­go­cia­do con Lo­zo­ya, quien se­rá un ins­tru­men­to po­lí­ti­co con­tra la opo­si­ción, a cam­bio de la li­ber­tad de su fa­mi­lia y una jus­ti­cia la­xa con­tra él.

Pe­ro no es to­do pa­ra lo que la Fis­ca­lía desea a Lo­zo­ya, se­gún las per­so­nas que co­no­cen el ca­so. Por de­ba­jo del ob­je­ti­vo elec­to­ral pa­ra lo cual se reali­zó la ne­go­cia­ción, es­tán los ajus­tes de cuen­tas y las ven­gan­zas de Gertz Ma­ne­ro y de Lo­zo­ya en con­tra de dis­tin­tas per­so­nas, que se cru­za­rán en el pro­ce­so, y que in­vo­lu­cran no só­lo opo­si­to­res del Go­bierno de Ló­pez Obra­dor, sino fun­cio­na­rios de su ad­mi­nis­tra­ción y de Mo­re­na, cu­yos nom­bres tam­bién es­tán en ca­mino de ser ex­hi­bi­dos, ade­más de quien ha pro­te­gi­do el Pre­si­den­te has­ta aho­ra, Peña Nie­to.

La en­tre­ga del ex di­rec­tor de Pe­mex no fue una ac­ción uni­la­te­ral. Re­ve­la­ron que de­trás se dio una ne­go­cia­ción tan am­plia, que in­clu­so los tér­mi­nos de la car­ta que en­vió a Gertz Ma­ne­ro, la re­dac­tó al ali­món con abo­ga­dos de la Fis­ca­lía.

Luis Vi­de­ga­ray es el más se­ña­la­do co­mo uno de los ob­je­ti­vos de Lo­zo­ya. Oso­rio Chong se­ría in­vo­lu­cra­do de ma­ne­ra in­di­rec­ta.

Ló­pez Obra­dor ase­gu­ra que lo que di­ga Lo­zo­ya per­mi­ti­rá “pu­ri­fi­car” la po­lí­ti­ca, y pa­ra ello le da­rán “pro­tec­ción”, que in­clui­ría no pi­sar la cár­cel al re­gre­sar a Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.