El Pa­dre Cha­yo

El Informador - - Panorama Económico - EU­GE­NIO RUIZ OROZ­CO eu­ge­ruo@hot­mail.com

Po­drá pa­re­cer irre­ve­ren­te el tí­tu­lo de es­ta co­la­bo­ra­ción aun­que real­men­te no sea así, pa­ra los ha­bi­tan­tes de es­ta ciu­dad y de nues­tro Es­ta­do, la fa­mi­lia­ri­dad im­pli­ca­da en lla­mar con esas pa­la­bras al pres­bí­te­ro Jo­sé Ro­sa­rio Ra­mí­rez Mer­ca­do es una ex­pre­sión de ad­mi­ra­ción, res­pe­to y pro­fun­do ca­ri­ño pa­ra quien ha sa­bi­do ga­nár­se­los en sus 93 años de edad y ca­si 70 de lo que ha si­do vi­da: un apos­to­la­do.

El Pa­dre Cha­yo es un hom­bre ex­cep­cio­nal, con to­das sus vir­tu­des y to­dos sus de­fec­tos. En­tre sus ma­yo­res cua­li­da­des es­tá su ca­pa­ci­dad pa­ra es­cu­char, pa­ra amar, pues es sen­si­ble, emo­ti­vo, pru­den­te, con­ci­lia­dor, dis­cre­to, pro­fun­do en sus pen­sa­mien­tos, ge­ne­ro­so, a ve­ces hu­ra­ño co­mo la tie­rra de los Al­tos de Ja­lis­co de don­de pro­ce­de su vie­jo li­na­je. Hom­bre de leal­ta­des a su Igle­sia, a su pas­tor y a su grey, enamo­ra­do de Gua­da­la­ja­ra y de Ja­lis­co; aman­te de la cul­tu­ra, la his­to­ria, la li­te­ra­tu­ra, el fut­bol, la fies­ta bra­va, los bue­nos libros, la plá­ti­ca en­tre ami­gos y, por en­ci­ma de to­do, aman­te del Se­mi­na­rio y de su mi­sión for­ma­do­ra; de ello dan fe más de 65 ge­ne­ra­cio­nes que re­ci­bie­ron su orien­ta­ción, en­se­ñan­zas y con­se­jos. Del Pa­dre po­dría de­cir­se, co­mo de Só­cra­tes, que su vi­da es un li­bro de con­gruen­cia.

Pa­ra quie­nes he­mos es­ta­do cer­ca de él, y so­mos in­con­ta­bles per­so­nas de to­dos los ni­ve­les so­cia­les y creen­cias, siem­pre ha te­ni­do una pa­la­bra de alien­to, una re­fle­xión sen­sa­ta, una edu­ca­da su­ge­ren­cia o un si­len­cio des­apro­ba­to­rio; a ve­ces, en el si­len­cio en­con­tra­mos la res­pues­ta o el ca­mino al ren­cuen­tro con no­so­tros mis­mos. To­dos ne­ce­si­ta­mos de al­guien con quien com­par­tir nues­tros pro­ble­mas, con­flic­tos exis­ten­cia­les, an­gus­tias, de ese al­guien que, sin juz­gar­te, sin re­pro­ches, cas­ti­gos o ame­na­zas, te dé la mano, te ayu­de a en­con­trar la luz, ilu­mi­ne el sendero, lo cual in­du­da­ble­men­te ha he­cho el Pa­dre por mu­chos años. Cre­yen­te pro­fun­do en la edu­ca­ción, hi­zo de su tra­ba­jo una mi­sión tras­cen­den­te. ¿Hay al­go más im­por­tan­te que for­mar ciu­da­da­nos? Por­que, al mar­gen de en­cau­zar a los jó­ve­nes se­mi­na­ris­tas pa­ra el ser­vi­cio re­li­gio­so, tam­bién lo hi­zo con aque­llos que, por al­gu­na ra­zón, no en­con­tra­ron ahí su vo­ca­ción.

Des­de ha­ce al­gu­nos días, la sa­lud del Pa­dre se ha que­bran­ta­do. Un mal pa­so, sin du­da, a esa edad es muy pe­li­gro­so y él, en me­dio de la obs­cu­ri­dad, lo dio oca­sio­nán­do­se una frac­tu­ra. Fue in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te y, po­co a po­co, se ha ve­ni­do res­ta­ble­cien­do. Es­te la­men­ta­ble he­cho me ha da­do pie pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la im­por­tan­cia que al­gu­nas per­so­nas tie­nen pa­ra la so­cie­dad, ya sea por­que son fuen­te de co­no­ci­mien­to, bien por­que son mo­ti­vo de ins­pi­ra­ción al ha­ber ad­qui­ri­do la ca­te­go­ría de ejemplares por la con­gruen­cia de su vi­da o, sen­ci­lla­men­te, su au­to­ri­dad mo­ral los ha­ce acree­do­res a la con­fian­za de quie­nes for­ma­mos par­te de una co­mu­ni­dad. El Pa­dre Cha­yo es, en es­tos tiem­pos de des­con­trol e in­cer­ti­dum­bre, una voz sen­sa­ta que lla­ma a la cor­du­ra. Que Dios lo guar­de por mu­chos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.