Nue­vos par­ti­dos

El Informador - - IDEAS - Lau­ra Cas­tro Golarte lau­ra­cas­tro05@gmail.com

El mun­do se nos vie­ne en­ci­ma y no­so­tros es­ta­mos con nue­vos par­ti­dos, pues sí. La vi­da si­gue, al­gún día el co­ro­na­vi­rus Sars-cov2 se­rá de­rro­ta­do, pe­ro los pro­ce­sos y las di­ná­mi­cas en las que es­ta­mos in­mer­sos los se­res hu­ma­nos si­guen su cur­so, mar­ca­dos siem­pre por la idio­sin­cra­sia de ca­da pue­blo, las iden­ti­da­des, las de­sigual­da­des, las ten­den­cias, los sis­te­mas de go­bierno, las creen­cias, usos y cos­tum­bres. Cla­ro que tam­bién los ges­tos de gran­de­za, de ge­ne­ro­si­dad o de mez­quin­dad. Hay de to­do y, bueno, ya to­ca­rá juz­gar a no­so­tros o a la his­to­ria.

El ca­so es que es­ta no­ti­cia, apa­ren­te­men­te pe­que­ña, co­mo de ru­ti­na po­lí­ti­co-elec­to­ral en el Es­ta­do de Ja­lis­co, me pa­re­ce alen­ta­do­ra, sí, es­pe­ran­za­do­ra en tér­mi­nos de desa­rro­llo de­mo­crá­ti­co lo­cal par­ti­cu­lar­men­te por dos cues­tio­nes, la pri­me­ra, que se apro­bó en el Ins­ti­tu­to Elec­to­ral y de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na la con­for­ma­ción de dos nue­vos par­ti­dos; y la se­gun­da, que los dos ins­ti­tu­tos po­lí­ti­cos traen, por lo me­nos en el dis­cur­so, una na­rra­ti­va que rom­pe con es­que­mas tra­di­cio­na­les y an­qui­lo­sa­dos del sis­te­ma de par­ti­dos en Mé­xi­co.

En ge­ne­ral, con ba­se en sus prin­ci­pios (https://www.hay­fu­tu­ro.mx/prin­ci­pios), Fu­tu­ro se pre­sen­ta co­mo un par­ti­do de cen­tro iz­quier­da, a fa­vor de la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, plu­ra­li­dad, trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas, ex­ce­len­cia en el ser­vi­cio pú­bli­co, reivin­di­ca­ción de lo co­mún, sus­ten­ta­bi­li­dad, paz, fe­mi­nis­mo, jus­ti­cia so­cial, lo­ca­lis­mo, am­plia­ción y ga­ran­tía de de­re­chos e in­no­va­ción po­lí­ti­ca.

Ha­ga­mos (https://www.ha­ga­mos­ja­lis­co.mx/) se os­ten­ta co­mo un par­ti­do li­be­ral, so­cial­de­mó­cra­ta, es de­cir, con agen­da pro­gre­sis­ta que por de­fi­ni­ción es in­clu­yen­te, a fa­vor de la re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, de­fen­sa de lo pú­bli­co, ho­nes­ti­dad y trans­pa­ren­cia, igual­dad, equi­dad, li­ber­tad, pro­gre­si­vi­dad en de­re­chos hu­ma­nos, res­ca­te del pla­ne­ta, tra­ba­jo co­lec­ti­vo, par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, di­ver­si­dad, jus­ti­cia uni­ver­sal, de­mo­cra­cia y re­cu­pe­ra­ción de la paz.

Es­tán re­dac­ta­dos de di­fe­ren­te for­ma, pe­ro prác­ti­ca­men­te plan­tean lo mis­mo. En el ca­so de Fu­tu­ro, ca­be de­cir, se in­te­gra a par­tir de los re­sul­ta­dos de la elec­ción an­te­rior, en la que los can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes que se­guían los pa­sos de Pe­dro Ku­ma­mo­to y Wi­ki­po­lí­ti­ca, des­pués de ana­li­zar­lo a pro­fun­di­dad y an­te pos­tu­ras en­con­tra­das, im­pul­sa­dos en gran me­di­da por los mis­mos ciu­da­da­nos que los apo­ya­ron, to­ma­ron esa de­ci­sión, no fue fá­cil.

¿Por qué no fue fá­cil? Por­que pre­ci­sa­men­te una de sus ba­te­rías crí­ti­cas se en­fo­ca­ba en com­ba­tir los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, no tan­to por ser un par­ti­do en sí, di­go, así es­tá es­truc­tu­ra­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te el sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano; sino por la for­ma en la que ope­ran, per­ver­ti­da, des­de ha­ce dé­ca­das. Los par­ti­dos de opo­si­ción fun­cio­na­ban co­mo com­par­sas del PRI y en la me­di­da en que fue­ron ga­nan­do te­rreno, se com­por­ta­ron igual, in­clu­so peor, se de­ge­ne­ra­ron, pues. Ne­go­cio fa­mi­liar, ne­go­cio sim­ple­men­te, mo­dus vi­ven­di, ¿y la so­cie­dad? Bien gra­cias. En Fu­tu­ro si­guen pen­san­do —y coin­ci­do ple­na­men­te— que vi­vi­mos una cri­sis de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca y que ur­ge una trans­for­ma­ción ra­di­cal de la cul­tu­ra po­lí­ti­ca en Mé­xi­co.

En cuan­to a Ha­ga­mos, que ini­cia tam­bién con una agen­da pro­gre­sis­ta y gen­te jo­ven, de­ben qui­zá es­for­zar­se el do­ble pa­ra ga­nar adep­tos y vo­tos, por­que es­tán iden­ti­fi­ca­dos ple­na­men­te con el gru­po po­lí­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra. Di­rec­ta­men­te les pre­gun­tan si le tie­nen que ren­dir cuen­tas al “li­cen­cia­do”. Por su­pues­to lo nie­gan y reite­ran que con tra­ba­jo con­ven­ce­rán.

Am­bos par­ti­dos de­be­rán en­fren­tar un sis­te­ma que les es ad­ver­so, coop­ta­do por los gran­des ins­ti­tu­tos po­lí­ti­cos y el re­par­to de los es­pa­cios de pu­bli­ci­dad y los pre­su­pues­tos; de­be­rán ha­cer­se car­go tam­bién de la des­con­fian­za y el des­con­ten­to en la so­cie­dad cuan­do se tra­ta de la cla­se po­lí­ti­ca; y las di­vi­sio­nes, el am­bien­te de po­la­ri­za­ción y enar­de­ci­mien­to de que pron­to se lle­ga a sen­tir, por ejem­plo, en re­des so­cia­les.

No se­rá fá­cil pa­ra nin­guno de los dos ga­nar los vo­tos su­fi­cien­tes pa­ra per­ma­ne­cer, pa­ra con­fir­mar el re­gis­tro, sin em­bar­go, su en­tu­sias­mo, su con­ven­ci­mien­to de que otro Mé­xi­co es po­si­ble, su de­ter­mi­na­ción por prac­ti­car la po­lí­ti­ca con ba­se en su esen­cia y no en la for­ma co­mo se ha mal prac­ti­ca­do en Mé­xi­co, su in­te­li­gen­cia, su vi­sión, su amor por lo que ha­cen, son bue­nas no­ti­cias. Oja­lá, de ver­dad lo de­seo, lo­gren rom­per pa­tro­nes.

La vi­da si­gue, al­gún día el co­ro­na­vi­rus Sar­sCOV2 se­rá de­rro­ta­do, pe­ro los pro­ce­sos y las di­ná­mi­cas en las que es­ta­mos in­mer­sos los se­res hu­ma­nos si­guen su cur­so Am­bos par­ti­dos de­be­rán en­fren­tar un sis­te­ma que les es ad­ver­so, coop­ta­do por los gran­des ins­ti­tu­tos po­lí­ti­cos y el re­par­to de los es­pa­cios de pu­bli­ci­dad...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.