Gua­da­la­ja­ra, la Flo­ren­cia me­xi­ca­na, II

El Informador - - PANORAMA INTERNACIO­NAL - por Ser­gio Ló­pez Ri­ve­ra

Co­mo de­cía en el an­te­rior ar­tícu­lo, la bi­blio­te­ca de ca­sa de don Jo­sé Arrio­la Ada­me, era un san­tua­rio de la li­te­ra­tu­ra eu­ro­pea, prin­ci­pal­men­te la fran­ce­sa, pe­ro de igual for­ma con­ta­ba con ex­ce­len­tes ex­po­nen­tes de la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na y de Amé­ri­ca del Sur, prin­ci­pal­men­te las edi­cio­nes ar­gen­ti­nas, que en aque­lla épo­ca era el cen­tro editorial en to­do el con­ti­nen­te de las tra­duc­cio­nes de la li­te­ra­tu­ra eu­ro­pea, que es­ta­ba do­mi­na­da, mas no li­mi­ta­da, por los ex­ce­len­tes au­to­res fran­ce­ses co­mo Mar­cel Proust, Ro­ger Mar­tin du Gar­de, An­dré Gi­de, Geor­ges Ber­na­nos, Paul Clau­del, Jean Paul Sar­tre, Char­les Pe­guy, Al­bert Ca­mus, en­tre los más re­co­no­ci­dos y, por su­pues­to, los clá­si­cos con­sa­gra­dos del si­glo XIX, Emi­le Zo­la, Ho­no­ré de Bal­zac y Fra­nçois-rené de Cha­teau­briand.

La bi­blio­te­ca con­ta­ba tam­bién con un pre­cio­so piano de co­la, que da­do que don Jo­sé par­ti­ci­pa­ba en el se­lec­to gru­po de Ami­gos de la Mú­si­ca (an­te­ce­sor del muy re­co­no­ci­do gru­po Con­cier­tos Gua­da­la­ja­ra), or­ga­ni­za­do­res de ex­ce­len­tes con­cier­tos de mú­si­ca clá­si­ca ce­le­bra­dos en el Tea­tro De­go­lla­do, cuan­do el con­cier­to es­ta­ba a car­go de al­gún re­nom­bra­do pia­nis­ta, co­mo Paul Ba­du­ra Sko­da, Jo­sé Itur­bi, Wal­ter Gi­se­kin, por nom­brar al­gu­nos de los más co­no­ci­dos, quie­nes en­sa­ya­ban en el mis­mo an­tes de su con­cier­to, de for­ma que di­cho ins­tru­men­to tie­ne tam­bién al­gu­na his­to­ria que con­tar. Ac­tual­men­te el mis­mo se en­cuen­tra en pro­pie­dad de la fa­mi­lia Urrea Vi­lla­se­ñor. El ca­so es que con gran fre­cuen­cia nos jun­tá­ba­mos en el re­cien­to men­cio­na­do los más asi­duos, a es­cu­char con gran aten­ción al­gu­na no­ve­dad en ma­te­ria de mú­si­ca que apor­ta­ba al­guno de los asis­ten­tes ha­bi­tua­les y por su­pues­to que esas se­sio­nes, en las cua­les al­gu­nos nos re­cos­tá­ba­mos en el al­fom­bra­do sue­lo, re­sul­ta­ban una de­li­cia pa­ra nues­tros oí­dos el es­cu­char las obras a tra­vés del to­ca­dis­cos. Pe­ro no só­lo era eso, sino que des­pués de ello, los más co­no­ce­do­res co­mo Nacho Arrio­la, Car­los su her­mano, Er­nes­to Flo­res y otros más, nos da­ban una au­tén­ti­ca cá­te­dra de las obras re­cién es­cu­cha­das, lo que, por su­pues­to, am­plia­ba enor­me­men­te tan­to la apre­cia­ción de la mis­mas co­mo nues­tro co­no­ci­mien­to de su có­mo, cuán­do y por­qué de ha­ber si­do com­pues­tas por sus au­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.