El Informador

Quino, el in­mor­tal

- Die­go Pe­ter­sen Fa­rah die­go.pe­ter­sen@in­for­ma­dor.com.mx Buenos Aires · United Nations · Switzerland

Mu­rió Joaquín Sal­va­dor La­va­do Te­jón. A él na­die lo co­no­ce. Quien no mu­rió y no mo­ri­rá nun­ca es Quino, el ex­tra­or­di­na­rio hu­mo­ris­ta ar­gen­tino que se des­hi­zo del cuer­po que lo lle­va­ba de un lado pa­ra otro so­por­tan­do el pe­so de la fa­ma, la car­ga de ser el pa­dre de Ma­fal­da.

Quino tu­vo una idea ge­nial: ver el mun­do de los adul­tos y de la política des­de la pers­pec­ti­va de los ni­ños. To­do lo de­más, que es mu­cho y ex­tra­or­di­na­rio, es con­se­cuen­cia de esa ge­nia­li­dad: los ni­ños, des­de su inocen­cia, no hi­cie­ron sino evi­den­ciar el ab­sur­do del mun­do po­lí­ti­co y las de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas. Por su­pues­to que ade­más de la idea ge­nial Quino lo­gró cons­truir per­so­na­jes en­tra­ña­bles de los que na­die po­día evi­tar iden­ti­fi­car­se con uno u otro, una pan­da de chi­qui­llos que, sin de­jar de ser ni­ños con nom­bre pro­pio, de un ba­rrio es­pe­cí­fi­co de Bue­nos Ai­res, re­fle­ja­ban a la per­fec­ción el mun­do que ha­bi­ta­ban.

Pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción, los que te­ne­mos en­tre 45 y 75 años, Quino fue nues­tra en­tra­da al mun­do de la política. Yo, co­mo mu­chos otros, lo leía ca­da jue­ves en la sec­ción de mo­ni­tos del Ex­cel­sior (la ven­ta­ja de la sus­crip­ción era que te do­si­fi­ca­ban y ade­lan­ta­ban los su­ple­men­tos do­mi­ni­ca­les). Gra­cias a Ma­fal­da nos en­te­ra­mos de los pro­ble­mas del mun­do en mi­cro­his­to­rias re­suel­tas en­tre tres y cin­co cua­dros, ra­ra vez al­gu­na ti­ra de sie­te; otros, más es­ca­sos aún en los que na­rra­ba una his­to­ria com­ple­ta en un cua­dro, en una so­la es­ce­na.

El mun­do, la eco­no­mía, la ONU, la igle­sia, la ma­ter­ni­dad, la vi­da de

Quien no mu­rió es Quino, el ex­tra­or­di­na­rio hu­mo­ris­ta ar­gen­tino que se des­hi­zo del cuer­po que lo lle­va­ba de un lado pa­ra otro so­por­tan­do el pe­so de la fa­ma Quino tu­vo una idea ge­nial: ver el mun­do de los adul­tos y de la política des­de la pers­pec­ti­va de los ni­ños. To­do lo de­más es con­se­cuen­cia de esa ge­nia­li­dad

pa­re­ja, la li­ber­tad (una enana sa­bia), la bu­ro­cra­cia (co­mo se lla­ma­ba la tor­tu­ga que Ma­fal­da te­nía co­mo mas­co­ta) de­ja­ban de ser con­cep­tos o ins­ti­tu­cio­nes pa­ra con­ver­tir­se en per­so­na­jes que in­ter­ac­tua­ban en ese com­ple­jo e in­te­li­gen­te mun­do in­fan­til que to­do lo cues­tio­na­ba y des­ba­ra­ta­ba con pre­gun­tas tan sim­ples co­mo de­mo­le­do­ras (- ¿Gi­ne­bra es la ca­pi­tal de Sui­za? - No, es la ca­pi­tal del fra­ca­so; - El hom­bre es una ani­mal de cos­tum­bres, sen­ten­cia Felipito, - ¿Y no se­rá que, de cos­tum­bre, el hom­bre es un ani­mal?, responde Ma­fal­da).

Ma­fal­da apa­re­ció pu­bli­ca­da por pri­me­ra vez un 29 de sep­tiem­bre de 1964. Se pu­bli­có to­dos los días a lo lar­go de ca­si 9 años; se des­pi­die­ron un 25 de ju­nio de 1973 y a par­tir de en­ton­ces Ma­fal­da, Gui­lle, Ma­no­li­to, Felipito, Su­sa­ni­ta, Mi­gue­li­to, Li­ber­tad, los pa­dres de Ma­fal­da, Ma­no­lo el Ga­lle­go y Bu­ro­cra­cia alcanzaron la in­mor­ta­li­dad. Ayer Joaquín de­jó de deam­bu­lar por el mun­do pa­ra al­can­zar a sus per­so­na­jes en el mun­do de los in­mor­ta­les.

Gra­cias, Joaquín, acá nos que­da­mos con Quino.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico