El Informador

Si no ayu­dan, no es­tor­ben

- Pa­blo La­ta­pí pla­ta­pi.en.i@hot­mail.com

La se­ma­na pa­sa­da los dipu­tados de Ja­lis­co lle­ga­ron a un acuer­do pa­ra pe­dir a la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción del Es­ta­do que san­cio­ne las cla­ses par­ti­cu­la­res a las que han re­cu­rri­do aque­llos pa­pás que tie­nen re­cur­sos y que se im­par­ten en do­mi­ci­lios don­de, pues­tos de acuer­do, va­rios ve­ci­nos en­vían a sus hi­jos y pagan un maes­tro o maestra pa­ra por lo me­nos du­ran­te un par de ho­ras dia­rias re­ci­bir lec­cio­nes de co­no­ci­mien­tos ge­ne­ra­les.

Eu­fe­mís­ti­ca­men­te se le ha lla­ma­do ho­mes­choo­ling, y bien vis­to es una me­di­da de­ses­pe­ra­da de los pa­pás pa­ra que en la au­sen­cia de cla­ses pre­sen­cia­les en las es­cue­las, sus hi­jos sos­ten­gan al­gún ti­po de ac­ti­vi­dad aca­dé­mi­ca pre­sen­cial y so­cia­li­cen con un maes­tro o maestra y con va­rios com­pa­ñe­ros, aun­que sean de di­fe­ren­tes gra­dos es­co­la­res.

Na­da qué ver con lo que se­ría una cla­se en un au­la.

Pe­ro es una me­di­da de­ses­pe­ra­da an­te una si­tua­ción to­tal­men­te nue­va y com­pli­ca­da co­mo es el con­fi­na­mien­to. Ho­nes­ta­men­te es com­pli­ca­do creer que se pue­de se­guir con el cre­ci­mien­to es­co­lar “nor­mal” a la dis­tan­cia, con cla­ses por in­ter­net, chats y la ma­yo­ría por ca­na­les de te­le­vi­sión. Son mu­chas las li­mi­tan­tes y de to­do ti­po.

Los dipu­tados con­si­de­ran el ho­mes­choo­ling una ac­ti­vi­dad “irre­gu­lar” que ca­re­ce de to­da va­li­dez ofi­cial. El año no con­ta­rá.

Una vez más, los se­ño­res y se­ño­ras le­gis­la­do­ras de­mues­tran es­tar muy le­jos de la reali­dad, y mues­tran ce­ro em­pa­tía con los pa­pás que ya lle­van más de seis me­ses con sus hi­jos re­fu­gia­dos en sus ca­sas tra­tan­do de sa­lir ade­lan­te aca­dé­mi­ca­men­te.

Y por lo que he­mos pla­ti­ca­do con va­rios pa­dres de fa­mi­lia, lo que me­nos les preo­cu­pa en es­te mo­men­to es la va­li­dez ofi­cial de las ac­ti­vi­da­des que es­tán cur­san­do sus hi­jos.

El año es­co­lar ya lo die­ron por per­di­do, con el con­sue­lo de que es una si­tua­ción ge­ne­ral que afec­ta a to­dos los es­tu­dian­tes.

El con­fi­na­mien­to por la pan­de­mia es una si­tua­ción to­tal­men­te irre­gu­lar que obli­ga to­mar de­ci­sio­nes com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes e in­no­va­do­ras pa­ra en­fren­tar el enor­me re­to de la edu­ca­ción.

El Go­bierno y las au­to­ri­da­des, en ge­ne­ral, de­be­rían agra­de­cer que ha­ya pa­pás que es­tén ha­cien­do el es­fuer­zo y el ejer­ci­cio de con­tra­tar las cla­ses a dis­tan­cia, y ellos ocu­par­se en có­mo se va a re­sol­ver el pro­ble­ma y el re­za­go pa­ra los otros mi­les de jo­ven­ci­tos y jo­ven­ci­tas cu­yos pa­pás no es­tán en po­si­bi­li­da­des de pa­gar el ho­mes­choo­ling, que tra­ba­jan to­do el día y que, por tan­to, no pue­den es­tar al pen­dien­te de si sus hi­jos es­tán avan­zan­do, o no, con las cla­ses por te­le­vi­sión.

Cuan­do es­to ter­mi­ne, que tris­te­men­te no se ve pa­ra cuán­do, el sal­do va a ser bru­tal, el re­za­go de los me­nos fa­vo­re­ci­dos se­rá enor­me con res­pec­to a los que sí pue­den se­guir con cier­ta ac­ti­vi­dad es­co­lar en ca­sa.

Bien ha­rían los dipu­tados en po­ner­se a bus­car la for­ma de ayu­dar e in­cen­ti­var a quie­nes me­nos tie­nen, y agra­de­cer que ha­ya pa­pás, aun­que sean los me­nos, que es­tán bus­can­do al­ter­na­ti­vas que ha­ce tiem­po de­bie­ron bus­car las au­to­ri­da­des al con­tem­plar que es­ta­mos vi­vien­do una cri­sis que se­rá lar­ga, muy lar­ga.

Una vez más, los se­ño­res y se­ño­ras le­gis­la­do­ras de­mues­tran es­tar muy le­jos de la reali­dad, y mues­tran ce­ro em­pa­tía con los pa­pás que ya lle­van más de seis me­ses con sus hi­jos re­fu­gia­dos en sus ca­sas tra­tan­do de sa­lir ade­lan­te aca­dé­mi­ca­men­te

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico