- Abor­to (y III)

El Informador - - Panorama Local - Jaime García Elías

El abor­to en Mé­xi­co es­tá pe­na­li­za­do cuan­do es con­se­cuen­cia de las le­sio­nes que al­guien in­fie­re a una mu­jer em­ba­ra­za­da, o cuan­do lo cau­sa un mé­di­co o cual­quier otra per­so­na sin el con­sen­ti­mien­to de la mu­jer. Cuan­do el abor­to es pro­cu­ra­do por la pro­pia ma­dre, el Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral (Arts. 333 y 334) la exi­me de res­pon­sa­bi­li­dad “por im­pru­den­cia”, cuan­do el em­ba­ra­zo sea pro­duc­to de una vio­la­ción, cuan­do la ma­dre o el fe­to co­rran pe­li­gro de muer­te, o cuan­do el fe­to pre­sen­te da­ños fí­si­cos o men­ta­les que com­pro­me­tan su pro­pia so­bre­vi­ven­cia.

Se­gún el Con­se­jo Na­cio­nal de Po­bla­ción, el Co­le­gio de Mé­xi­co y el Ins­ti­tu­to Gutt­ma­cher (da­tos de 2006), en Mé­xi­co se rea­li­za­ban 875 mil abor­tos anua­les. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, 95% de los 4.4 mi­llo­nes de abor­tos que ca­da año se prac­ti­can en Amé­ri­ca La­ti­na, son “in­se­gu­ros”; 800 mu­je­res mue­ren dia­ria­men­te por cau­sas re­la­cio­na­das con el em­ba­ra­zo y el par­to.

-II

Aho­ra bien: an­te tal in­ci­den­cia de abor­tos, y de las al­re­de­dor de dos mil de­nun­cias anua­les por vio­len­cia se­xual que se pre­sen­tan en Ja­lis­co (y de las que se es­ti­ma que el 20% po­drían re­dun­dar en em­ba­ra­zos), ape­nas en­tre seis y do­ce mu­je­res al año so­li­ci­tan en clí­ni­cas del Sec­tor Sa­lud la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo; la Pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia, por su par­te, abre ape­nas en­tre sie­te y on­ce car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción anua­les por el de­li­to de abor­to.

De to­do lo an­te­rior se in­fie­re, de en­tra­da, que la pe­na­li­za­ción del abor­to, en la reali­dad, es in­sig­ni­fi­can­te; que el de­ba­te so­cial so­bre el te­ma re­mi­te, fa­tal­men­te, a cri­te­rios re­li­gio­sos; que omi­te la par­te de res­pon­sa­bi­li­dad del em­ba­ra­zo que de­be­ría co­rres­pon­der a los hom­bres, y sos­la­ya que en to­das las es­pe­cies de los ma­mí­fe­ros, las con­se­cuen­cias de la ma­ter­ni­dad re­caen prin­ci­pal­men­te en las hem­bras.

No que­da cla­ro, por lo de­más, qué de­be en­ten­der­se por “des­pe­na­li­zar el abor­to” en tér­mi­nos ab­so­lu­tos. Si se tra­ta de que el Es­ta­do, en las clí­ni­cas del Sec­tor Sa­lud, atien­da en for­ma gra­tui­ta y di­li­gen­te to­das las so­li­ci­tu­des que en ese sen­ti­do se pre­sen­ten, no se to­ma­rían en cuen­ta so­lo los em­ba­ra­zos re­sul­tan­tes de vio­la­cio­nes, sino tam­bién de re­la­cio­nes con­sen­ti­das.

-III

Al fi­nal de cuen­tas, pro­ba­ble­men­te apli­ca al ca­so la má­xi­ma de que la li­ber­tad de ha­cer lo que se quie­re es una de­man­da ge­ne­ra­li­za­da... aun­que no siem­pre di­cha de­man­da es­té acom­pa­ña­da por la in­ten­ción de asu­mir que su ejer­ci­cio im­pli­ca res­pon­sa­bi­li­dad, en­ten­di­da co­mo dis­po­si­ción pa­ra en­fren­tar las con­se­cuen­cias de nues­tros ac­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.