“La Guar­dia Na­cio­nal no es co­mo nos la pin­ta­ron”

El ex­per­to cri­ti­ca la fal­ta de in­for­ma­ción pú­bli­ca y con­fia­ble que hay so­bre esa cor­po­ra­ción Ad­vier­te que, de­bi­do a que la vio­len­cia no cesa, la ba­ja en ho­mi­ci­dios es ca­si im­per­cep­ti­ble

El Informador - - PANORAMA NACIONAL -

Pe­se a que la pan­de­mia por el co­ro­na­vi­rus no ha da­do tre­gua, otros de los pro­ble­mas a los que en­fren­ta Mé­xi­co des­de años atrás son la vio­len­cia y la de­lin­cuen­cia.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor de la or­ga­ni­za­ción Cau­sa en Co­mún, Raúl Ro­sa­les Ochoa, el nu­lo avan­ce en el com­ba­te a la in­se­gu­ri­dad se ha de­bi­do, prin­ci­pal­men­te, a que el Go­bierno fe­de­ral no ha apos­ta­do por una ver­da­de­ra es­tra­te­gia que dé re­sul­ta­dos, más allá de la lle­ga­da de la Guar­dia Na­cio­nal a las ca­lles, que ade­más se su­ma la fal­ta y des­apa­ri­ción de re­cur­sos fun­da­men­ta­les pa­ra la aten­ción de la se­gu­ri­dad.

Ade­más de es­to, si bien exis­ten op­cio­nes que pue­den ayu­dar a for­ta­le­cer a las po­li­cías de Mé­xi­co, y con ello, me­jo­rar des­de la pre­ven­ción, 2021 se vi­sua­li­za com­pli­ca­do por la in­se­gu­ri­dad, pues, al ser un año elec­to­ral, se ad­vier­te que las au­to­ri­da­des pres­ta­rán más aten­ción al dis­cur­so po­lí­ti­co “de con­tras­te” que al re­fuer­zo de las es­tra­te­gias de se­gu­ri­dad y de sus cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas.

— ¿Cuál es el pa­no­ra­ma ge­ne­ral en el­queel­que se en­cuen­tra Mé­xi­co en cues­tión de se­gu­ri­dad, a ca­si dos años de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción del Go­bierno fe­de­ral?

— En­con­tra­mos, des­de Cau­sa en Co­mún, di­ver­sos pro­ble­mas en torno al te­ma de la se­gu­ri­dad. Ve­mos que los ase­si­na­tos se man­tie­nen en el mis­mo ni­vel, que la dis­mi­nu­ción es­ca­siim­per­cep­ti- im­per­cep­ti­ble por­que ble por­que la vio­len­cia no cesa. Ob­ser­va­mos que ac­tual­men­te no hay una ver­da­de­ra es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad pa­ra erra­di­car la vio­len­cia más allá del des­plie­gue de mi­li­ta­res en las ca­lles, lo cual, he­mos vis­to, no es una so­lu­ción via­ble pa­ra po­ner un al­to a la vio­len­cia, no hay avan­ces reales.

— ¿El Pre­si­den­te ha cum­pli­do en cuan­to a los pla­zos que él mis­mo es­ta­ble­ció en cam­pa­ña, con lo pro­me­ti­do pa­ra dis­mi­nuir la vio­len­cia y los ho­mi­ci­dios?

— Es com­pli­ca­do po­der sus­ten­tar que se ha­ya cum­pli­do con lo pro­me­ti­do en cam­pa­ña, por ejem­plo, que la vio­len­cia dis­mi­nui­ría en sus pri­me­ros seis me­ses de Go­bierno, ya que no hay cer­ti­dum­bre en los da­tos. Aun­que se di­ce que a ca­si dos años hay una me­jo­ría y que los ho­mi­ci­dios do­lo­sos se han des­ace­le­ra­do, la ta­sa de ho­mi­ci­dios se man­tu­vo a su ni­vel más al­to en 2019 con 29 crí­me­nes de es­te ti­po por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes, de acuer­do con el Inegi. Se­gui­mos con una ta­sa muy al­ta. Es­to no re­pre­sen­ta una afir­ma­ción a que real­men­te ha­yan ba­ja­do.

— A po­co más de un año de la con­for­ma­ción de la Guar­dia Na­cio­nal, ¿cuá­les son los acier­tos y las fa­llas de es­ta nue­va cor­po­ra­ción?

— Se­gui­mos to­da­vía sin te­ner in­for­ma­ción pú­bli­ca y con­fia­ble so­bre la ope­ra­ción de la Guar­dia Na­cio­nal. Las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les han pues­to mu­chos fre­nos pa­ra que és­tas sean da­das a co­no­cer y, la­men­ta­ble­men­te, lo que no se pue­de me­dir no se pue­de ana­li­zar. La po­ca in­for­ma­ción que he­mos con­se­gui­do des­de la or­ga­ni­za­ción es a tra­vés de los po­cos in­for­mes que ha da­do el Go­bierno fe­de­ral y la si­tua­ción no ha cam­bia­do. He­mos en­con­tra­do que la Guar­dia Na­cio­nal no es co­mo nos la pin­ta­ron. Que es­ta cor­po­ra­ción, anun­cia­da co­mo ci­vil, si­gue sien­do una ex­ten­sión de las fuer­zas ar­ma­das. Que la­men­ta­ble­men­te nos qui­ta­ron una cor­po­ra­ción ci­vil, co­mo sí lo era la Po­li­cía Fe­de­ral, aun con sus fa­llas, pa­ra dar pa­so a la mi­li­ta­ri­za­ción.

— ¿Cuál ha si­do la im­por­tan­cia que se ha da­do a las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, so­bre to­do con la des­apa­ri­ción del apo­yo fe­de­ral co­no­ci­do co­mo For­ta­seg?

— Se per­ci­be que no ha ha­bi­do una aten­ción y preo­cu­pa­ción ver­da­de­ras por los po­li­cías lo­ca­les, quie­nes son de una re­le­van­cia fun­da­men­tal pa­ra la ciu­da­da­nía, pues son ellos el pri­mer con­tac­to con la gen­te. Lo an­te­rior se ve fun­da­men­ta­do, pri­me­ro, en la re­duc­ción que se tu­vo pa­ra es­te y el año pa­sa­do del pre­su­pues­to pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la Se­gu­ri­dad, el For­ta­seg, el cual, aca­ba­mos de ver, ya fue des­apa­re­ci­do. Es­te pre­su­pues­to era de gran im­por­tan­cia pa­ra es­tas po­li­cías y pa­ra su de­sa­rro­llo, pues era uti­li­za­do pa­ra la com­pra de equi­po, vehícu­los y ca­pa­ci­ta­ción de las cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les, que muy di­fí­cil­men­te po­drán ad­qui­rir­se so­lo con re­cur­sos es­ta­ta­les o mu­ni­ci­pa­les.

— ¿Có­mo afec­ta es­to en la im­par­ti­ción de jus­ti­cia a tra­vés del nue­vo sis­te­ma?

— Lo an­te­rior afec­ta tam­bién a la for­ma en la que his­tó­ri­ca­men­te se ha im­par­ti­do jus­ti­cia, por­que ade­más no se le da al po­li­cía la im­por­tan­cia que de­be­ría te­ner en es­tos pro­ce­sos ju­rí­di­cos, cuan­do son ellos, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, los pri­me­ros res­pon­dien­tes cuan­do se co­me­te un ilí­ci­to. Se ha in­sis­ti­do en im­pul­sar una re­for­ma que ha­ga efec­ti­vo el Nue­vo Sis­te­ma de Jus­ti­cia Pe­nal, don­de los po­li­cías sean los pro­ta­go­nis­tas.

— ¿En qué de­ben cen­trar­se el Pre­si­den­te y los go­ber­nan­tes lo­ca­les pa­ra en­de­re­zar el rum­bo de la se­gu­ri­dad na­cio­nal?

— Se hi­zo, en la or­ga­ni­za­ción, un aná­li­sis del pro­gra­ma sec­to­rial de se­gu­ri­dad, y ve­mos que la res­pues­ta no es­tá ahí, por­que ni si­quie­ra hay una ver­da­de­ra es­tra­te­gia. El Pre­si­den­te se ha en­fo­ca­do me­ra­men­te a cues­tio­nes po­lí­ti­cas que no tie­nen na­da que ver con la se­gu­ri­dad. Ne­ce­si­ta­mos una po­lí­ti­ca real que se en­fo­que en las po­li­cías, en la pre­ven­ción, en la pro­xi­mi­dad so­cial, en la fuer­za ci­vil, que, co­mo co­men­tá­ba­mos, es el pri­mer con­tac­to con la ciu­da­da­nía. En es­tos ca­si dos años he­mos vis­to que des­ple­gar mi­li­ta­res en las ca­lles no ha si­do la res­pues­ta y las ta­sas se man­tie­nen. To­da­vía es tiem­po de cam­biar el rum­bo. La si­tua­ción po­dría ser otra con una po­lí­ti­ca efec­ti­va, pues ac­tual­men­te y ade­más de to­do es­to, han ig­no­ra­do a las víc­ti­mas, dis­mi­nu­yen­do tam­bién el pre­su­pues­to pa­ra su aten­ción. La gen­te, su vi­da, su pa­tri­mo­nio, eso es lo más im­por­tan­te.

Ac­tual­men­te no hay una ver­da­de­ra es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad pa­ra erra­di­car la vio­len­cia más allá del des­plie­gue de mi­li­ta­res en las ca­lles

La Guar­dia Na­cio­nal no es, por sí mis­ma, la so­lu­ción a la cri­sis de vio­len­cia que hay en el país, pues no ha ayu­da­do a pre­ve­nir el de­li­to

EL IN­FOR­MA­DOR • G. GA­LLO

PRO­XI­MI­DAD. Ele­men­tos de la Guar­dia Na­cio­nal en el Cen­tro ta­pa­tío.

Raúl Ro­sa­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.