“Pá­sa­me el des­te”. Las pa­la­bras im­por­tan

El Informador - - Tapatío - Ma­ría Pa­lo­mar

No sa­ber nom­brar las co­sas es re­sul­ta­do de la flo­je­ra y la ig­no­ran­cia, pe­ro ade­más es muy pe­li­gro­so. Por­que va jun­to con no en­ten­der lo que se di­ce, y to­da­vía me­nos lo que se es­cri­be, aun­que sean las ins­truc­cio­nes bá­si­cas pa­ra el uso de un apa­ra­to, pa­ra to­mar una me­di­ci­na, pa­ra com­pren­der des­de un cuen­ta in­fan­til has­ta un con­tra­to y mi­les de co­sas más. Los re­sul­ta­dos se ven to­dos los días.

Si el idio­ma es ma­ne­ja­do en el ám­bi­to pú­bli­co, por ejem­plo, por un si­mio anaran­ja­do y avie­so al que se le di­fi­cul­tan las pa­la­bras de más de dos sí­la­bas, o por un tar­ta­jo­so ig­no­ran­te y acom­ple­ja­do, lo que re­gur­gi­tan sue­le te­ner la de­li­ca­de­za de una re­tro­ex­ca­va­do­ra. Su vo­ca­bu­la­rio de cer­ca de tres­cien­tas pa­la­bras no les al­can­za, por más que quie­ran, pa­ra nin­gún ma­tiz, pa­ra nin­gu­na con­gruen­cia, y eso sig­ni­fi­ca que su ce­re­bri­to con­sis­te en una primitiva y en­fa­do­sa pe­lí­cu­la en irre­me­dia­ble blan­co y ne­gro, pro­du­ci­da y pro­ta­go­ni­za­da por sus tri­pas. Son un pe­li­gro atroz y real. Y ade­más son tan bur­dos que re­sul­tan ofen­si­vos has­ta las ra­ras ve­ces que no quie­ren ser­lo, sim­ple­men­te por­que no dan pa­ra más. Y el res­pe­ta­ble, que an­da por el es­ti­lo, en­can­ta­do de tra­gar rue­das de mo­lino.

De vez en cuan­do, Ga­briel Zaid es­cri­be ar­tícu­los mag­ní­fi­cos que se ocu­pan di­rec­ta­men­te de la len­gua y el lé­xi­co (y ade­más es­tá su li­bro Mil pa­la­bras, pu­bli­ca­do en 2018 por De­ba­te), no só­lo por cu­rio­si­dad per­so­nal (que tam­bién), sino in­ten­tan­do el sal­va­men­to de la he­rra­mien­ta más va­lio­sa del gé­ne­ro humano, don­de re­si­de ni más ni me­nos que su po­si­bi­li­dad de re­den­ción.

To­do co­rre pe­li­gro cuan­do se pier­de la ca­pa­ci­dad de po­ner or­den en el mun­do, lo cual só­lo pue­de ha­cer­se nom­brán­do­lo con la ma­yor pre­ci­sión po­si­ble. Pa­ra eso hay que sa­ber dis­cer­nir y dis­cri­mi­nar (sí: dis­cri­mi­nar), es­ta­ble­cer ca­te­go­rías, re­gis­tros y ni­ve­les de lenguaje, ma­ne­jar los ma­ti­ces y las alu­sio­nes; tam­bién po­der ju­gar con el idio­ma y has­ta in­ven­tar­lo. Pe­ro eso es al­go que re­sul­ta muy cues­ta arri­ba, por no de­cir im­po­si­ble, sin edu­ca­ción ni lec­tu­ras.

Si ya de por sí el vo­ca­bu­la­rio co­ti­diano de la gran ma­yo­ría de la gen­te es tan li­mi­ta­do, cuan­do to­do em­peo­ra de ma­ne­ra ace­le­ra­da, co­mo ocu­rre hoy, has­ta cier­tos su­pues­tos ade­lan­tos se con­ju­ran con­tra las pa­la­bras: ho­rro­ri­za pen­sar que la ga­ma de emo­cio­nes que al­guien es ca­paz de for­mu­lar se re­duz­ca al re­per­to­rio de “emo­jis” de su te­lé­fono. Y qué de­cir de ar­ti­lu­gios co­mo los que pre­ten­den ser ca­pa­ces de traducir de un idio­ma a otro: el día que las po­ten­cias con­fíen en ellos pa­ra sus ne­go­cia­cio­nes, sin du­da lle­ga­rá la gue­rra nu­clear. El mun­do, su his­to­ria y la vi­da co­lec­ti­va y per­so­nal, en voz de los anal­fa­be­tos fun­cio­na­les que do­mi­nan ca­da vez más el fo­ro po­lí­ti­co y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, no pa­san de ser, co­mo di­ce Sha­kes­pea­re, “un cuen­to con­ta­do por un idio­ta, lleno de rui­do y fu­ria, que na­da sig­ni­fi­ca”.

Y mien­tras, ahí va­mos pa­ra los no­ven­ta mil muer­tos (ofi­cia­les) de la pan­de­mia en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.