Cin­co co­sas que no sabías del Pe­na­cho de Moc­te­zu­ma

El Informador - - Revista -

Ob­je­to de enor­me va­lor his­tó­ri­co e in­men­so sig­ni­fi­ca sim­bó­li­co, el lla­ma­do Pe­na­cho de Moc­te­zu­ma ha vuel­to a ser ob­je­to de de­ba­te en nues­tro país, por la ne­ga­ti­va de Aus­tria de pres­tar­lo a Mé­xi­co. La po­lé­mi­ca so­bre quién de­be­ría te­ner­lo, su es­ta­do de con­ser­va­ción y has­ta si de ver­dad fue una po­se­sión del tla­toa­ni me­xi­ca es­tán nue­va­men­te so­bre la me­sa.

Con to­do y que por es­tos días es te­ma de no­ti­cia en dia­rios y pro­gra­mas de te­le­vi­sión, exis­ten mu­chas in­cóg­ni­tas y se­cre­tos a su al­re­de­dor. Des­de que no se pue­de to­car por­que se de­sin­te­gra has­ta el ori­gen de las plu­mas que tie­ne, pa­san­do por la idea de que era ¡mu­sul­mán!, hay un sin­fín de cu­rio­si­da­des a su al­re­de­dor. ¿Qué te pa­re­ce si las des­cu­bri­mos, be­bé?

¿De qué es­tá he­cho?: 1

En su mo­men­to con­ta­ba con 1544 pie­zas de oro que te­nían for­ma de me­dia­lu­na, dis­co y es­ca­mas. Con­ta­ba con va­ri­llas de ma­de­ra, hi­los de aga­ve y al­go­dón, pa­pe­les de fi­bra, cue­ro y plu­mas. La pie­za te­nía un pi­co de oro fron­tal, que se es­pe­cu­la fue fun­di­da.

Los hi­los de me­dia­lu­na de oro hi­cie­ron que al­gu­nos es­pe­cu­la­ran, en si­glos pos­te­rio­res, que la cul­tu­ra me­xi­ca tu­vo in­fluen­cia ¡mu­sul­ma­na!, al ser la me­dia­lu­na re­la­cio­na­da con el is­lam. La idea, ob­via­men­te, fue desecha­da.

¿Era de Moc­te­zu­ma? 2

El tla­toa­ni me­xi­ca usa­ba en una dia­de­ma de tur­que­sas lla­ma­da xihuit­zo­lli, que se fa­bri­ca­ba con tur­que­sas e in­crus­ta­cio­nes de oro. La teo­ría más acep­ta­da es que es­te pe­na­cho per­te­ne­ció a un sa­cer­do­te me­xi­ca pa­ra ce­re­mo­nias, qui­zás en ho­nor a Quet­zal­coatl. Otra po­si­bi­li­dad es que fue­ra de un gue­rre­ro de éli­te. Pe­ro es ca­si se­gu­ro que Moc­te­zu­ma ja­más lo tu­vo pues­to.

¿Có­mo aca­bó en Vie­na? 3

La leyenda se­ña­la que el pe­na­cho fue uno de los pri­me­ros re­ga­los que le hi­cie­ron los me­xi­cas a Her­nán Cor­tés, aun­que es­to ha si­do ob­je­to de lar­gos de­ba­tes. Lo que sí se sa­be es que pa­ra 1596 el pe­na­cho ya es­ta­ba en Vie­na. Cor­tés se lo man­dó al em­pe­ra­dor Car­los V, quien a su vez se lo re­ga­ló a su her­mano Fer­nan­do II, quien he­re­dó el im­pe­rio y cla­ro, el pe­na­cho. Es­tá des­de 1928 en el Welt Mu­seum de esa ciu­dad y si mues­tras tu pa­sa­por­te me­xi­cano en la en­tra­da, po­drás ver­lo de for­ma gra­tui­ta.

Por cier­to, Cor­tés le en­vió dos pe­na­chos al em­pe­ra­dor, pe­ro uno se per­dió ha­ce cien­tos de años.

¿De ver­dad no se pue­de mo­ver?: 4

Al es­tar cons­ti­tui­do por pie­zas or­gá­ni­cas (plu­mas, ma­de­ra, al­go­dón), el pe­na­cho es muy frá­gil. De he­cho ha si­do so­me­ti­do en va­rias oca­sio­nes a pro­fun­das res­tau­ra­cio­nes de la mano de ex­per­tos del INAH. Sus plu­mas de­quet­zal­de­quet­zal son ori­gi­na­les, pe­ro al­gu­nas pie­zas de oro se cam­bia­ron por otras de la­tón en 1878.

¿Al­gu­na vez lo ve­re­mos en nues­tro país? 5

No es la pri­me­ra vez que Mé­xi­co in­ten­ta traer­lo de re­gre­so: Ya se hi­zo la pe­ti­ción en 1991 y 2011. In­clu­so se plan­teó “can­jear­lo” por la ca­rro­za de Ma­xi­mi­li­ano, pe­ro las au­to­ri­da­des de Aus­tria pre­fi­rie­ron de­jar pa­sar la pro­pues­ta.

Eso sí, te­ne­mos una mag­ní­fi­ca ré­pli­ca en el Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria en Ciu­dad de Mé­xi­co, ela­bo­ra­da en 1940 por el aman­te­ca me­xi­cano Fran­cis­co Moc­te­zu­ma. El ar­tis­ta ja­más pu­do ver el ori­gi­nal, así que hi­zo su ré­pli­ca ba­sa­do en fo­to­gra­fías. A pe­sar de eso, es una obra de enor­me belleza.

ES­PE­CIAL

DIS­COR­DIA. El Pe­na­cho de Moc­te­zu­ma, dispu­tado en­tre dos paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.