El Informador

Si­guen Cal­de­rón y Pe­ña Nie­to

- Ru­bén Mar­tín ru­ben­mar­tin­mar­tin@gmail.com Crime · Politics · Enrique Peña Nieto · Salvador Cienfuegos Zepeda · Cienfuegos · Mexico · Como · Miami · York · Joaquín "El Chapo" Guzmán · Andrés Manuel López Obrador · U.S. Drug Enforcement Administration · United States of America · Rosario · Emilio Lozoya Austin · Austin · Felipe Calderon · Tamaulipas · Coahuila · Veracruz · Rosario Robles

La de­ten­ción del ge­ne­ral Sal­va­dor Cienfuegos Ze­pe­da por agen­tes del a DE A en Los Án­ge­les, ba­jo car­gos re­la-cio­na­dos con de­li­tos de nar­co trá­fi­co y la­va­do de di­ne­ro, es una no­ti­cia de la ma­yor re­le­van­cia, no só­lo por­que se tra­ta del mi­li­tar de más al­to ran­go de­te­ni­do ba­jo esas acu­sa­cio­nes, sino por­que, co­mo ocu­rre tam­bién con la de­ten­ción de Ge­ne­ro Gar­cía Lu­na, po­ne en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos al go­bierno me­xi­cano y con­fir­ma lo que mu­chas ve­ces se ha afir­ma­do: la exis­ten­cia de un nar­co-es­ta­do en Mé­xi­co.

Co­mo se sa­be, Ge­na­ro Gar­cía Lu­na fue de­te­ni­do en Mia­mi el 10 de di­ciem­bre de 2019 y pos­te­rior­men­te tras­la­da­do a una pri­sión en Nue­va York pa­ra ser juz­ga­do en la mis­ma cor­te y por el mis­mo juez en­car­ga­do de sen­ten­ciar a Joa­quín “El Cha­po” Guz­mán.

Aho­ra tras la de­ten­ción de Sal­va­dor Cienfuegos se in­for­ma que su cap­tu­ra for­ma par­te de in­ves­ti­ga­cio­nes re­la­cio­na­das con re­ve­la­cio­nes que se hi­cie­ron du­ran­te el jui­cio del Cha­po Guz­mán, uno de los lí­de­res del cár­tel de Si­na­loa.

Un pun­to que lla­ma la aten­ción en re­la­ción al ac­tual go­bierno y el se­cre­ta­rio de De­fen­sa Na­cio­nal (Se­de­na) en el se­xe­nio de En­ri­que Pe­ña Nie­to, es que en el país no hay nin­gu­na in­ves­ti­ga­ción en cur­so y que el go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no fue in­for­ma­do de las in­da­ga­to­rias con­tra Cienfuegos, a pe­sar de que la or­den de aprehen­sión en su con­tra es­tá ra­di­ca­da des­de agos­to del año pa­sa­do.

La DEA acu­sa al ex ti­tu­lar de la Se­de­na de “tres de­li­tos pa­ra cons­pi­rar en la ex­por­ta­ción a Es­ta­dos Uni­dos de he­roí­na, co­caí­na, me­tan­fe­ta­mi­na y ma­ri­gua­na, y otro car­go tie­ne que ver con el la­va­do de di­ne­ro pro­ce­den­te de la ven­ta de dro­gas”.

Se­gún da­tos apor­ta­dos por el fis­cal que es­tá tra­tan­do de con­de­nar a Sal­va­dor Cienfuegos, exis­ten “mi­les” de men­sa­jes de texto que mues­tran có­mo, a cam­bio de so­bor­nos, el ge­ne­ral ayu­dó al­cár­te­lH-2a“ope­rar con im­pu­ni­dad en Mé­xi­co” y a “tra­fi­car mi­les de ki­lo­gra­mos de co­caí­na, he­roí­na, me­tan­fe­ta­mi­na y marihuana a Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­yen­do Nue­va York” (Pro­ce­so, 16 oc­tu­bre).

Con la de­ten­ción de Sal­va­dor Cienfuegos son ya tres los in­te­gran­tes del ga­bi­ne­te de En­ri­que Pe­ña Nie­to que es­tán sien­do juz­ga­dos por di­ver­sos de­li­tos. Los otros dos son Ro­sa­rio Ro­bles y Emilio Lozoya Aus­tin.

Pe­ña Nie­to de­be te­ner mo­ti­vos de so­bra pa­ra preo­cu­par­se, pues así co­mo es po­co creí­ble que el ex pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón Hi­no­jo­sa no su­pie­ra de las re­la­cio­nes que su ex se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Ge­na­ro Gar­cía Lu­na, te­nía víncu­los con ca­pos del cár­tel de Si­na­loa, al igual es di­fí­cil pen­sar que el ex pre­si­den­te priis­ta no fue­ra en­te­ra­do de las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas de su ex je­fe del Ejér­ci­to.

Di­je al prin­ci­pio que las de­ten­cio­nes y jui­cios con­tra Gar­cía Lu­na y Sal­va­dor Cienfuegos, tam­bién po­nen en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos al go­bierno me­xi­cano. Y no pue­de ser de otra ma­ne­ra, pues es­tas acu­sa­cio­nes son una cons­ta­ta­ción de que los más al­tos fun­cio­na­rios de se­gu­ri­dad y del Ejér­ci­to en los dos se­xe­nios an­te­rio­res, es­tu­vie­ran im­pli­ca­dos en la pro­tec­ción a cár­te­les de la dro­ga y otros ne­go­cios del ca­pi­ta­lis­mo ile­gal me­xi­cano.

Co­mo se sa­be, es­tos dos ex se­cre­ta­rios de los go­bier­nos de Fe­li­pe Cal­de­rón y de Pe­ña Nie­to no son los úni­cos que han si­do acu­sa­dos y de­te­ni­dos por es­tas mis­mas ra­zo­nes. Va­rios ex go­ber­na­do­res de Ta­mau­li­pas, Coahui­la, Ve­ra­cruz y otros es­ta­dos tam­bién han si­do acu­sa­dos de tra­ba­jar o pro­te­ger a los cár­te­les de la dro­ga. Y en Es­ta­dos Uni­dos tam­bién es­tá sien­do juz­ga­do el ex fis­cal de Na­ya­rit, Éd­gar Vey­tia, no só­lo de tra­ba­jar, si-si­nono de for­mar par­te del cár­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción.

Es­tas de­ten­cio­nes son la cons­ta­ta­ción, que re­pe­ti­das ve­ces se han es­cri­to en es­tas pá­gi­nas, de que los gran­des ne­go­cios ilegales del trá­fi­co de dro­gas, ar­mas y per­so­nas no po­drían fun­cio­nar sin la com­pli­ci­dad y pro­tec­ción del apa­ra­to de Es­ta­do me­xi­cano: des­de los go­ber­nan­tes fe­de­ra­les o es­ta­ta­les, has­ta sol­da­dos, ma­ri­nos y po­li­cías de to­dos los ni­ve­les, pa­san­do por jueces o en­car­ga­dos de las adua­nas del país.

El nar­co­trá­fi­co fun­cio­na en Mé­xi­co por la pro­tec­ción del Es­ta­do y la política me­xi­ca­na fun­cio­na gra­cias al di­ne­ro que le sir­ven los cár­te­les de la dro­ga. Y pro­ba­ble­men­te se se­pan más de­ta­lles de es­ta re­la­ción en los jui­cios con­tra Ge­na­ro Gar­cía Lu­na y Sal­va­dor Cienfuegos. Por lo pron­to, Fe­li­pe Cal­de­rón y En­ri­que Pe­ña Nie­to de­be­rían ir pre­pa­ran­do a sus abo­ga­dos. Es pro­ba­ble que ellos sean los si­guien­tes en la lis­ta.

El nar­co­trá­fi­co fun­cio­na en Mé­xi­co por la pro­tec­ción del Es­ta­do y la política me­xi­ca­na fun­cio­na gra­cias al di­ne­ro que le sir­ven los cár­te­les de la dro­ga

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico