El Informador

“Si no ten­go uti­li­dad so­cial, le veo po­co sen­ti­do a la vi­da”

- Ma­ra N. Ro­bles Vi­lla­se­ñor Politics · Spain · Latin American School for Social Sciences · Bertolt Brecht · University of Oviedo · Oviedo · University of Guadalajara

Per­fil: Doc. en Coope­ra­ción e In­ter­ven­ción So­cial por la Uni­ver­si­dad de Ovie­do, Es­pa­ña; Mtra. en Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas Com­pa­ra­das por la Fa­cul­tad La­ti­noa­me­ri­ca­na de Cien­cias So­cia­les, Lic. en Eco­no­mía y Es­pe­cia­lis­ta en Pla­nea­ción de la Edu­ca­ción Su­pe­rior por la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra.

Ma­ra N. Ro­bles Vi­lla­se­ñor es una mu­jer que des­de su vi­da es­tu­dian­til en­ten­dió que la ac­ti­vi­dad política era la ma­ne­ra de al­zar la voz, de ma­ni­fes­tar su in­con­for­mi­dad. Sin em­bar­go, el con­ven­ci­mien­to de que, si uno no es útil so­cial­men­te, en­ton­ces la vi­da no tie­ne mu­cho sen­ti­do, es lo que le ha per­mi­ti­do tra­zar ca­mino en su vi­da per­so­nal, pe­ro, so­bre to­do, en la vi­da pú­bli­ca y política.

“La vi­da per­so­nal, la vi­da co­ti­dia­na, la vi­da fa­mi­liar, son sa­tis­fac­cio­nes pa­ra uno mis­mo y son de­li­cio­sas, pe­ro si no ayu­das a que el res­to de tu co­mu­ni­dad, el res­to de la ciu­dad, el res­to del país, el res­to del pla­ne­ta, me­jo­re un po­co pues en­ton­ces no es­tás sien­do con­gruen­te real­men­te con ese bie­nes­tar que quie­res pa­ra tu fa­mi­lia y pa­ra ti mis­mo.”

A lo lar­go de su tra­yec­to­ria ha desem­pe­ña­do di­ver­sos car­gos pú­bli­cos tan­to a ni­vel es­ta­tal co­mo fe­de­ral, ac­tual­men­te se desem­pe­ña co­mo Dipu­tada y Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­te del Con­gre­so del Es­ta­do de Ja­lis­co, una la­bor que a pe­sar de ser al­go que la apa­sio­na re­co­no­ce no ha lo­gra­do in­ci­dir en la me­di­da que ella le gus­ta­ría, pues con­si­de­ra que si uno se mi­de en fun­ción de las ne­ce­si­da­des so­cia­les, y de la la­bor que tie­ne el par­la­men­to, el Con­gre­so del Es­ta­do de Ja­lis­co, no ha lo­gra­do su ob­je­ti­vo.

“El Con­gre­so del es­ta­do no ocu­pa el lu­gar que le co­rres­pon­de en la geo­me­tría política del es­ta­do y es una tra­ge­dia, no­so­tros te­ne­mos que ser mu­cho más úti­les so­cial­men­te. En ese sen­ti­do yo, en efec­to, la­men­to, que el par­la­men­to en es­te mo­men­to no sea su­fi­cien­te­men­te au­daz, pa­ra re­for­mar las le­yes de una ma­ne­ra que lo­gre­mos au­tén­ti­ca­men­te la ne­ce­sa­ria re­fun­da­ción del es­ta­do.”

La dipu­tada re­co­no­ce las ven­ta­jas que exis­ten al ser po­der eje­cu­ti­vo, pues lo ha ejer­ci­do co­mo Se­cre­ta­ria de edu­ca­ción de la ca­pi­tal del país, sin em­bar­go, lo que real­men­te le apa­sio­na es ser par­la­men­ta­ria, lo con­si­de­ra un pri­vi­le­gio, en­ten­dién­do­lo co­mo la re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar, el le­gis­la­ti­vo es el lu­gar más emo­cio­nan­te, el que tie­ne más tras­cen­den­cia. “Cla­ro que el le­gis­la­ti­vo es el po­der más im­por­tan­te, lo que te­ne­mos que ha­cer es ha­cer­lo va­ler.”

A pe­sar de re­co­no­cer en la ju­ven­tud gran­des ven­ta­jas, en­tien­de que su des­dén por par­ti­ci­par en la vi­da política se de­be a di­ver­sos fac­to­res, so­bre to­do que no se es­tá for­man­do pa­ra la de­mo­cra­cia.

“Lo que te­ne­mos que ha­cer en los sa­lo­nes des­de el prees­co­lar has­ta el pos­gra­do, es in­cen­ti­var la dis­cre­pan­cia, es de­cir la du­da, fo­men­tar el de­ba­te. Lo di­go en­se­rio, el pro­ble­ma es que no es­ta­mos for­man­do pa­ra de­mo­cra­cia, y por eso mi di­vi­sa des­de ha­ce mu­chos años, ha si­do que la edu­ca­ción de­be ser una edu­ca­ción pa­ra la vi­da.”

EN DOS PRE­GUN­TAS: -¿Qué es más pe­li­gro­so, la ig­no­ran­cia o la in­di­fe­ren­cia? -De­fi­ni­ti­va­men­te la in­di­fe­ren­cia, por­que la ig­no­ran­cia tie­ne re­me­dio, se re­suel­ve pre­ci­sa­men­te con edu­ca­ción, con in­for­ma­ción, con cu­rio­si­dad, con in­te­rés. En cam­bio, la in­di­fe­ren­cia es­ta re­tra­ta­da des­de la bi­blia has­ta en poe­mas re­vo­lu­cio­na­rios co­mo el de Brecht. En la bi­blia se di­ce que si al­guien no es frio ni ca­lien­te, sino es ti­bio en­ton­ces no me­re­ce el res­pe­to de los de­más. -¿Cuál ha si­do el ma­yor re­to en su vi­da pú­bli­ca y den­tro del Con­gre­so, pe­ro a su vez, su ma­yor ins­pi­ra­ción pa­ra con­ti­nuar en es­ta lu­cha día a día?

-Con­ven­cer­me que va­le la pe­na se­guir ha­cien­do política. Es de­cir, hay días en los que uno di­ce que los es­fuer­zos que ha­ce­mos no re­suel­ven los pro­ble­mas, el tra­ba­jo que ha­ce­mos no so­lu­cio­na las co­sas, en­ton­ces el ma­yor re­to pa­ra mi es con­ven­cer de que va­le la pe­na con­ti­nuar, que va­le la pe­na se­guir­le, y si­go muy con­ven­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico