‘Per­der a al­guien trae­ría es­trés’

Quie­nes pier­den a un ser que­ri­do por muer­te vio­len­ta e ines­pe­ra­da po­drían desa­rro­llar tras­tor­nos de es­trés post trau­má­ti­co: ex­per­to

El Mundo de Córdoba - - LOCAL - Ana De la Luz

Fac­to­res agra­van­tes y ate­nuan­tes con­lle­van al due­lo de una per­so­na; aquél que tie­ne de­ma­sia­do ma­te­rial trau­má­ti­co y/o per­tur­ba­dor pue­de re­fe­rir­se a quie­nes pier­den a un ser que­ri­do por una muer­te vio­len­ta e ines­pe­ra­da y que de no aten­der­se con un es­pe­cia­lis­ta po­drían desa­rro­llar tras­tor­nos de es­trés post trau­má­ti­co, dis­fun­cio­na­li­dad y tras­torno de due­lo com­pli­ca­do, ade­más de gas­tos ele­va­dos en te­ra­pias psi­co­ló­gi­cas, re­ve­ló el ta­na­tó­lo­go Gil­san Ló­pez Be­do­ya, de re­co­no­ci­da fu­ne­ra­ria.

“Un due­lo es más com­pli­ca­do cuan­do hay mu­cho ma­te­rial trau­má­ti­co, per­tur­ba­dor; tie­ne que ver con es­ta va­ria­ble del ti­po de muer­te, cuan­do es ines­pe­ra­da y ade­más vio­len­ta por las fa­mo­sas ba­las per­di­das; esas per­so­nas re­quie­ren mu­cha aten­ción en trau­ma, a apren­der a res­pi­rar me­jor, a los au­to­cui­da­dos, au­to re­gu­lar­se”, ex­pli­có.

El tam­bién psi­có­lo­go trans­per­so­nal de ori­gen co­lom­biano, abun­dó que exis­ten va­rios ni­ve­les de aten­ción: co­mo el psi­co­ló­gi­co, far­ma­co­ló­gi­co y el am­bien­tal, en és­te úl­ti­mo don­de se edu­ca a los fa­mi­lia­res de los deu­dos so­bre qué de­cir y qué no de­cir a un do­lien­te en trau­ma para no re­vic­ti­mi­zar­lo.

“Son va­rias co­sas; no hay tiem­pos, re­glas, hay un mar­co de re­fe­ren­cia de la ca­pa­ci­dad de apren­der del do­lor y las cri­sis pe­ro de­pen­de del historial de pér­di­das, del ti­po de muer­te, de la vin­cu­la­ción que se cons­tru­ye con la con­vi­ven­cia y el tiem­po, de la red de apo­yo fa­mi­liar, de las ca­ren­cias re­la­cio­na­les, por dón­de vie­nen co­jean­do, si has su­fri­do desamor, es ma­te­rial per­tur­ba­dor”, ex­pli­có.

El es­pe­cia­lis­ta, jun­to con la psicóloga Bertha Fer­nán­dez Shet­tino, co­mo tra­ba­ja­do­res de una re­co­no­ci­da fu­ne­ra­ria, han aten­di­do más de 1 mil 800 fa­mi­lias, con el agre­ga­do del ser­vi­cio de ci­tas a do­mi­ci­lio, la ase­so­ría de có­mo dar una ma­la no­ti­cia.

“La pa­la­bra se co­mu­ni­ca con el cuer­po, el len­gua­je ver­bal so­bra, el ver­bo no es acon­se­jar sino es­tar al la­do para cu­brir las ne­ce­si­da­des de la per­so­na, nu­tri­ción, hi­dra­ta­ción, mo­vi­li­za­ción, frío, ca­lor, es la com­pa­ñía lo que te da se­gu­ri­dad, un apo­yo más am­bien­tal y que la per­so­na cuan­do quie­ra ex­pre­se emo­cio­nes y pen­sa­mien­tos. Para al­gu­nas per­so­nas el si­len­cio es in­có­mo­do pe­ro con el tiem­po nos da­mos cuen­ta que es al­go va­lio­so”, abun­da­ron los es­pe­cia­lis­tas.

¿Es cier­to lo que me di­je­ron? ¿Có­mo te sien­tes? Son pre­gun­tas que cau­san daño en un due­lo. To­dos su­fri­mos pe­ro no te­ne­mos la edu­ca­ción de pe­dir ayu­da y de­cir que la es­ta­mos pa­san­do mal’. GIL­SAN LÓ­PEZ BE­DO­YA, TA­NA­TÓ­LO­GO Y PSI­CÓ­LO­GO TRANS­PER­SO­NAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.