Lec­tu­ra del San­to Evan­ge­lio se­gún san Mar­cos 1,14-20:

El Mundo de Córdoba - - SOCIALES -

Des­pués de que arres­ta­ron a Juan el Bau­tis­ta, Je­sús se fue a Ga­li­lea pa­ra pre­di­car el Evan­ge­lio de Dios y de­cía: “Se ha cum­pli­do el tiem­po y el Reino de Dios ya es­tá cer­ca. Arre­pién­tan­se y crean en el Evan­ge­lio”.

Ca­mi­na­ba Je­sús por la ori­lla de la­go de Ga­li­lea, cuan­do vio a Si­món y a su her­mano, An­drés, echan­do las re­des en el la­go, pues eran pes­ca­do­res. Je­sús les di­jo: “Sí­gan­me y ha­ré de us­te­des pes­ca­do­res de hom­bres”. In­me­dia­ta­men­te de­ja­ron las re­des y lo si­guie­ron.

Un po­co más ade­lan­te, vio a San­tia­go y a Juan, hi­jos de Ze­be­deo, que es­ta­ban en la bar­ca, re­men­dan­do sus re­des. Los lla­mó, y ellos, de­jan­do en la bar­ca a su pa­dre con los tra­ba­ja­do­res, se fue­ron con Je­sús. Ade­más de com­par­tir sus idea­les co­mo par­te de la aso­cia­ción, las da­mas de la Me­sa Re­don­da Pa­na­me­ri­ca­na de Cór­do­ba, dis­fru­tan de una amis­tad en­tra­ña­ble que las ha­ce re­unir­se y dis­fru­tar de las fe­chas es­pe­cia­les del ca­len­da­rio, por lo que la Ros­ca de Re­yes no fue la ex­cep­ción.

Exis­te una reali­dad im­por­tan­te que nues­tra so­cie­dad ne­ce­si­ta co­no­cer, que los hom­bres sin sa­ber es­tán ne­ce­si­tan­do y bus­can­do a cie­gas, que es la so­lu­ción a sus su­fri­mien­tos y que Dios quie­re en­tre­gar­les a tra­vés de su per­so­na: el Reino de Dios. Por­que el tiem­po en que Dios quie­re ac­tuar es és­te, y es tan im­por­tan­te es­te anun­cio que hoy Je­sús pa­sa lla­ma­do gen­te pa­ra es­ta mi­sión.

Tal vez us­ted di­rá que es­tá muy ocu­pa­do, el tra­ba­jo, la “cues­ta de ene­ro”, cuan­do es­té un po­co más de­socu­pa­do, que crez­can sus hi­jos, o que sus pa­dres en­fer­mos no le re­quie­ran tan­to, no obs­tan­te to­do aque­llo que es muy vá­li­do, Je­sús sa­be qué es lo im­por­tan­te y por eso le di­ce “sí­gan­me y ha­ré de us­te­des pes­ca­do­res de hom­bres”. Por­que es­ta in­vi­ta­ción o lla­ma­do no fue rea­li­za­do pa­ra en­trar en un con­ven­to o se­mi­na­rio, sino pa­ra to­das las per­so­nas, por­que exis­te la ur­gen­cia de anun­ciar el rei­na­do de Dios, por­que en ese anun­cio va la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to que re­cons­tru­ye fa­mi­lias, des­tru­ye las ba­rre­ras del ren­cor, y rom­pe las ca­de­nas de los vi­cios y es­cla­vi­tu­des.

Dios es­pe­ra que las per­so­nas que es­tán muy ocu­pa­das, pon­gan a Dios so­bre “to­das” las co­sas, por­que no ha lla­ma­do a gen­te de­socu­pa­da o que no tie­ne na­da que ha­cer, sino que ha lla­ma­do a gen­te con ocu­pa­cio­nes y de­be­res, co­mo se per­ci­be en es­te tex­to evan­gé­li­co, y sa­bien­do de sus múl­ti­ples ocu­pa­cio­nes con fuer­za les lla­ma: “Sí­gan­me”. Que Dios te mar­que su ca­mino.

F i n a La­drón De Gue­va­ra y Elo Da­mián. L u z Ma­ría Can­se­co de ar­mi­llas y al­ma Sa­lo­mé agui­lar. Vir­gi­nia noé de ro­drí­guez y Ofe­lia La­drón De Gue­va­ra. Fer­nan­doha­roy­sues­po­sa­li­gia­ma­za­co­nar­gen­ti­na­sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.