La­gui­llo­ti­na

El Mundo de Córdoba - - ACCIÓN - Tomás SE­TIÉN FER­NÁN­DEZ

In­ven­ta­da en Fran­cia con su cu­chi­lla fi­lo­sa en ex­tre­mo, ro­dan­do va­rias, mu­chas ca­be­zas, den­tro de la ce­le­bre y san­grien­ta re­vo­lu­ción en don­de la san­gre azul se mez­clo con la ro­ja, aho­ra en tiem­pos mo­der­nos la gui­llo­ti­na se apli­ca ya no pa­ra ce­gar vi­das, re­ba­nan­do una que otra uña per­ver­sa, con el agre­ga­do de cas­ti­gar pe­ca­dos, so­bre to­do de gen­te im­por­tan­te en el de­por­te, en es­te ca­so del pro­pio fut­bol pro­fe­sio­nal, que allá por esas re­gio­nes lo es to­do, an­te lo cual Mi­chel Pla­ti­ni con acu­sa­cio­nes de so­borno por to­das par­tes, in­clu­si­ve al­gu­na vez ya con­fe­sa­das por él, fue a pa­rar a la cár­cel, pa­ra sa­lir al ra­ti­to, pen­dien­do an­te el la Es­pa­da de Da­mo­cles, den­tro de un ca­so que con­ti­nua olien­do a pleno gas.

To­do en­vuel­to en el ca­so de la ob­ten­ción de la Co­pa del Mun­do de Qa­tar 2022, en don­de ya nos ima­gi­na­mos los je­ques ára­bes de­bie­ron de ten­tar al­mas na­da cas­tas, y ma­nos ava­ri­cio­sas, in­clu­si­ve con ac­cio­nes de pe­tró­leo en gran­des can­ti­da­des, no ha­bién­do­se po­di­do subs­traer Pla­ti­ni, aso­cia­do con uno de los más per­ver­sos pre­si­den­tes que han mo­ra­do en FIFA, Jo­seph Blat­ter, pa­ra ha­ber he­cho una reali­dad que la pró­xi­ma Co­pa del Mun­do de Fut­bol se jue­gue en aque­llas re­gio­nes tan ri­cas, que a lo me­jor a la ho­ra su­pre­ma de los par­ti­dos, se con­tem­plen por­te­rías con pos­tes y lar­gue­ros de pu­ro oro.

Pe­ro aho­ra no es el oro lo que bri­lla, sino la in­mun­di­cia de los vo­tos com­pra­dos, ase­so­ra­dos prin­ci­pal­men­te por Pla­ti­ni, uno de los astros más ru­ti­lan­tes y efec­ti­vos que cons­te so­lo en una can­cha de ba­lom­pié, que ha te­ni­do en su historia el fut­bol fran­cés pro­fe­sio­nal.

In­clu­si­ve con­fe­san­do ha­ce ya un tiem­po den­tro de sus ini­cia­les de­cla­ra­cio­nes an­te la ley, Pla­ti­ni ex­pre­so que el señor Blat­ter le hi­zo lle­gar na­da me­nos que 1.8 mi­llo­nes de eu­ros, co­mo tes­ti­mo­nio y re­com­pen­sa de sus ser­vi­cios, pa­ra que Qa­tar apa­re­cie­se por las bue­nas, o por las peo­res, co­mo la se­de ya ofi­cial del Mun­dial del año 2022.

No sa­bién­do­se si aplau­dir la va­len­tía, o la des­ver­güen­za to­tal del ex as­tro Pla­ti­ni al mo­men­to de las de­cla­ra­cio­nes, que jú­ren­lo ya die­ron la vuel­ta al mun­do en me­nos de ochen­ta días.

Por lo pron­to vuel­ve a ser po­pu­lar co­mo en aque­lla épo­ca del mie­do, Jo­seph Ig­na­ce Gui­llo­tin, un me­di­co fran­cés que pi­dió ca­si a gri­tos la pe­na ca­pi­tal por me­dio de la cu­chi­lla ba­jan­do, pa­ra to­dos aque­llos que in­flin­gían la ley de una o de otra ma­ne­ra. Es de­cir, ta­che.

Aun­que la ca­be­za de Pla­ti­ni no ro­da­rá, lo que cae­rá del que fue­ra es­tu­pen­do fut­bo­lis­ta, se­rá su pro­pia mo­ral y cre­di­bi­li­dad, al­go peor que per­der la tes­ta. Y ya de úl­ti­mo mi­nu­to Pla­ti­ni fue li­be­ra­do, tal vez por su va­lor de con­fe­sion, o por ha­ber si­do un ca­si dios en la can­cha de­fen­dien­do el ho­nor de Fran­cia. Y ya ve­re­mos que su­ce­de con Qtar 2022.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.