Lec­tu­ra del san­to Evan­ge­lio se­gún San Ma­teo 6,7-15:

El Mundo de Córdoba - - SOCIALES - Ger­mán ALPUCHE SAN MI­GUEL « EL EVAN­GE­LIO DE HOY »

En aquel tiem­po, Je­sús di­jo a sus dis­cí­pu­los: “Cuan­do us­te­des ha­gan ora­ción no ha­blen mu­cho, co­mo los pa­ga­nos, que se ima­gi­nan que a fuer­za de mu­cho ha­blar, se­rán es­cu­cha­dos. No los imi­ten, por­que el Pa­dre sa­be lo que les ha­ce fal­ta, an­tes de que se lo pi­dan. Us­te­des, pues, oren así:

Pa­dre nues­tro, que es­tás en el cie­lo, san­ti­fi­ca­do sea tu nom­bre, ven­ga tu Reino, há­ga­se tu vo­lun­tad en la tie­rra co­mo en el cie­lo.

Da­nos hoy nues­tro pan de ca­da día, per­do­na nues­tras ofen­sas, co­mo tam­bién no­so­tros per­do­na­mos a los que nos ofen­den; no nos de­jes caer en ten­ta­ción y lí­bra­nos del mal. Si us­te­des per­do­nan las fal­tas a los hom­bres, tam­bién a us­te­des los per­do­na­rá el Pa­dre ce­les­tial. Pe­ro si us­te­des no per­do­nan a los hom­bres, tam­po­co el Pa­dre les per­do­na­rá a us­te­des sus fal­tas”. Pa­la­bra del Señor.

La ora­ción cier­ta­men­te no con­sis­te en una gran pa­la­bre­ría, sino fun­da­men­tal­men­te en un es­tar con el Dios que nos ama. Cuan­do el al­ma del hom­bre aban­do­na su orgullo y au­to­su­fi­cien­cia y se pos­tra an­te su Dios, pi­dién­do­le con­sue­lo, sa­bi­du­ría pa­ra dis­cer­nir lo bueno pa­ra su exis­ten­cia, la cu­ra­ción de las he­ri­das que el pe­ca­do ha oca­sio­na­do en nues­tro in­te­rior y le­van­tar el himno de ala­ban­za pro­cla­man­do las mi­se­ri­cor­dias de Dios, en ese mo­men­to el hom­bre in­te­rior em­pie­za a cre­cer y a trans­for­mar la exis­ten­cia del hom­bre. Los cris­tia­nos no ora­mos por el gus­to de ha­cer­lo, sino por­que es una ne­ce­si­dad el es­tar de­lan­te de nues­tro Dios. To­dos ne­ce­si­ta­mos guar­dar si­len­cio pa­ra es­cu­char la voz de Dios, pa­ra po­ner nues­tra exis­ten­cia a sus pies, aban­do­nán­do­nos en sus bra­zos an­te aque­llos acon­te­ci­mien­tos que no en­ten­de­mos o nos cues­ta tra­ba­jo acep­tar.

So­lo quien dia­lo­ga con Dios pue­de en­ten­der y ex­pe­ri­men­tar su pa­ter­ni­dad, y ha­bla­rá no tan­to de Dios co­mo un sa­bio in­te­lec­tual, sino ha­bla­rá con Dios co­mo un hi­jo que apo­ya su vi­da en los bra­zos de su Pa­dre que le ama y le pro­te­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.