DO­NA­CIÓN DE CA­DÁ­VE­RES: UNA DES­APA­RI­CIÓN SI­LEN­CIO­SA

>> Al me­nos 228 ca­dá­ve­res fue­ron en­via­dos con fi­nes aca­dé­mi­cos a las dis­tin­tas fa­cul­ta­des de me­di­ci­na de la UV du­ran­te las dos dé­ca­das pa­sa­das, pe­ro no exis­ten re­gis­tros ofi­cia­les con los de­ta­lles

El Mundo de Córdoba - - LOCAL - Avc/no­ti­cias

Al me­nos 228 ca­dá­ve­res fue­ron en­via­dos con fi­nes aca­dé­mi­cos a las dis­tin­tas fa­cul­ta­des de me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na du­ran­te las dos dé­ca­das pa­sa­das, pe­ro no exis­ten do­cu­men­tos ofi­cia­les que per­mi­tan co­no­cer el pro­ce­so de su en­tre­ga y los de­ta­lles so­bre su dis­po­si­ción final.

La Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ser­vi­cios Pe­ri­cia­les de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do res­pon­dió a una so­li­ci­tud de trans­pa­ren­cia que no se en­cuen­tran fa­cul­ta­dos pa­ra do­nar ca­dá­ve­res a ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, “to­da vez que for­man par­te de las in­ves­ti­ga­cio­nes que rea­li­zan los fis­ca­les”.

Sin em­bar­go, el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Fo­ren­se de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na (UV) pro­por­cio­nó un lis­ta­do de­ta­lla­do de los 228 cuer­pos que fue­ron en­via­dos en­tre 2000 y 2019 a sus 10 fa­cul­ta­des de me­di­ci­na y odon­to­lo­gía, otros 51 fue­ron en­via­dos a Uni­ver­si­da­des Pri­va­das co­mo Vi­lla Ri­ca y Cristóbal Co­lón.

El ofi­cio IMF 51-2019, fir­ma­do por la ti­tu­lar del Ins­ti­tu­to, Gua­da­lu­pe Me­lo San­ties­te­ban, pre­ci­sa que “no exis­te do­cu­men­to ofi­cial don­de se ava­la­ba es­tos mo­vi­mien­tos, só­lo con­ta­mos con una re­la­ción que era ac­tua­li­za­da por los em­plea­dos que la­bo­ra­ron en el área del Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se en los años des­cri­tos”.

El Ar­tícu­lo 82 del Re­gla­men­to de la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud (LGS) en ma­te­ria de con­trol sa­ni­ta­rio de la dis­po­si­ción de ór­ga­nos, te­ji­dos y ca­dá­ve­res de se­res hu­ma­nos, es­ta­ble­ce que, cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas ob­ten­gan ca­dá­ve­res pa­ra in­ves­ti­ga­ción o do­cen­cia, por par­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, de­be­rán pre­sen­tar una au­to­ri­za­ción del de­pó­si­to en fa­vor de la ins­ti­tu­ción, fir­ma­da por el agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co con el que se en­tien­da la di­li­gen­cia.

Ade­más de vio­lar la LGS y su re­gla­men­to en la ma­te­ria, la fal­ta de do­cu­men­tos con­cor­dan­tes en­tre am­bas ins­ti­tu­cio­nes vio­len­ta la ca­de­na de cus­to­dia de los ca­dá­ve­res es­ta­ble­ci­da en los pro­to­co­los fo­ren­ses.

Co­mo con­se­cuen­cia, im­po­si­bi­li­ta que el fa­mi­liar de una per­so­na des­apa­re­ci­da pue­da dar se­gui­mien­to, des­de que el cuer­po sin vi­da fue re­co­gi­do por el Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se, has­ta que fue do­na­do, y su dis­po­si­ción final, ya sea en un cre­ma­to­rio o en la fo­sa de un pan­teón.

En res­pues­ta a una se­gun­da so­li­ci­tud de trans­pa­ren­cia, en la que se re­que­ría una co­pia de los do­cu­men­tos que, por ley, de­bie­ron ex­pe­dir pa­ra no­ti­fi­car a la Se­cre­ta­ría de Sa­lud so­bre di­chos cam­bios en la cus­to­dia de los ca­dá­ve­res, el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Fo­ren­se de la UV res­pon­dió: “no con­ta­mos con los do­cu­men­tos re­que­ri­dos, pues los ca­dá­ve­res pa­sa­ban ba­jo res­guar­do del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Fo­ren­se, por fal­ta de es­pa­cio y con­di­cio­nes, a los an­fi­tea­tros de las dis­tin­tas fa­cul­ta­des de me­di­ci­na por pe­rio­do de un año de los ca­dá­ve­res no iden­ti­fi­ca­dos”.

La in­ves­ti­ga­ción nacional Do­na­cio­nes de Ca­dá­ve­res: una des­apa­ri­ción si­len­cio­sa, rea­li­za­da por EMEEQUIS, en co­la­bo­ra­ción con Con­nec­tas y el In­ter­na­tio­nal Cen­ter for Jour­na­lists re­ve­ló que es­ta si­tua­ción no es ex­clu­si­va de Oa­xa­ca, ya que en 18 es­ta­dos del país pre­va­le­ce una fal­ta ge­ne­ra­li­za­da de ar­chi­vos so­bre la en­tre­ga, res­guar­do o dis­po­si­ción final de los cuer­pos hu­ma­nos do­na­dos a uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les, así co­mo dis­cre­pan­cias sis­te­má­ti­cas en las ci­fras re­por­ta­das por las fis­ca­lías y los cen­tros de es­tu­dios su­pe­rio­res, tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos.

Al me­nos 969 cuer­pos hu­ma­nos es­tán per­di­dos en Mé­xi­co. Fue­ron do­na­dos por fis­ca­lías es­ta­ta­les a uni­ver­si­da­des, pa­ra fi­nes di­dác­ti­cos o de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca, en las úl­ti­mas dos dé­ca­das. Des­apa­re­cie­ron, por­que no exis­ten do­cu­men­tos ofi­cia­les que per­mi­tan co­no­cer el pro­ce­so de en­tre­ga de es­tos ca­dá­ve­res de per­so­nas no iden­ti­fi­ca­das a di­ver­sas fa­cul­ta­des de me­di­ci­na y los de­ta­lles so­bre su dis­po­si­ción final.

“¿Qué hi­cie­ron con el cuer­po de mi hi­ja?”

Gem­ma fue víc­ti­ma de se­cues­tro en 2011. Y has­ta la fe­cha no ha apa­re­ci­do. Por ca­si cin­co años, su pa­pá, Pedro Má­vil, la bus­có, con la es­pe­ran­za de que si­guie­ra vi­va, has­ta que una per­so­na que la­bo­ra­ba en la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia le con­fe­só que le do­lía ver­lo su­frir por no co­no­cer el pa­ra­de­ro de su hi­ja; en­ton­ces, le pro­por­cio­nó el nú­me­ro de una car­pe­ta que con­te­nía in­for­ma­ción so­bre el ho­mi­ci­dio de una per­so­na que po­día ser Gem­ma.

“Pa­ra mí era una lla­ve pa­ra sa­ber lo que ha­bía pa­sa­do a mi hi­ja”, di­ce Pedro, re­cor­dan­do la es­pe­ran­za que des­per­tó la in­for­ma­ción que has­ta ese mo­men­to des­co­no­cía.

La car­pe­ta con­tie­ne el ac­ta del le­van­ta­mien­to del cuer­po de una mu­jer, en ca­li­dad de des­co­no­ci­da. A Pedro le to­ma­ron mues­tras de ADN, las cua­les coin­ci­dían con el re­gis­tro ge­né­ti­co del cuer­po. Ello con­fir­ma­ba la muer­te de Gem­ma, pe­ro no ha­bía in­for­ma­ción so­bre la dis­po­si­ción del cadáver. ¿Dón­de que­dó? Na­die sa­bía.

Pedro ini­ció su pro­pia in­ves­ti­ga­ción pa­ra en­con­trar­la. Los pri­me­ros in­di­cios apun­ta­ban a que po­día ha­ber si­do in­hu­ma­da en una fo­sa co­mún del Pan­teón Pa­lo Ver­de. Pedro in­ten­tó ubi­car­la en tres fo­sas dis­tin­tas y exi­gió a las au­to­ri­da­des que ex­hu­ma­ran los res­tos. Fue im­po­si­ble. “Ahí me di per­fec­ta­men­te cuen­ta de que, des­gra­cia­da­men­te a ellos (au­to­ri­da­des) les va­le un co­mino el do­lor ajeno. Ha­cen las co­sas a mo­do pa­ra no in­vo­lu­crar­se”, di­ce Pedro.

Un día, en­ca­ró a una pe­ri­to de la Di­rec­ción de Ser­vi­cios Pe­ri­cia­les de la Fis­ca­lía de Jus­ti­cia de Ve­ra­cruz que po­día sa­ber dón­de ya­cían los res­tos de Gem­ma.

Frente a un juez de con­trol, en una sa­la de audiencias, la fun­cio­na­ria de­cla­ró que el cadáver pu­do ha­ber si­do do­na­do a la Uni­ver­si­dad del Con­de, en Coa­te­pec, un cen­tro de es­tu­dios su­pe­rio­res que im­par­te la maestría en Me­di­ci­na Es­té­ti­ca y Lon­ge­vi­dad, pa­ra ser usa­do en prác­ti­cas es­tu­dian­ti­les.

La res­pues­ta de­jó im­pá­vi­do a Pedro. No en­ten­día có­mo el cuer­po de su hi­ja Gem­ma pu­do ha­ber si­do en­tre­ga­do a una uni­ver­si­dad por la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia lo­cal, sien­do que des­de el día en que re­ci­bió la lla­ma­da de sus se­cues­tra­do­res exi­gien­do su res­ca­te, ha­bía apor­ta­do to­dos los da­tos pa­ra su iden­ti­fi­ca­ción.

Pedro in­ten­tó com­pro­bar la ver­sión de la pe­ri­to de que el cuer­po de Gem­ma pu­do ha­ber si­do do­na­do a esa uni­ver­si­dad o a otra, pe­ro se to­pó con una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des bu­ro­crá­ti­cas que trun­ca­ron su bús­que­da. Has­ta el día de hoy, no lo­gra co­no­cer el pa­ra­de­ro de su hi­ja.

En reite­ra­das oca­sio­nes se so­li­ci­tó una pos­tu­ra por par­te de la Uni­ver­si­dad del Con­de, pe­ro no se ob­tu­vo res­pues­ta.

“Nun­ca hu­bo un pro­to­co­lo que obe­de­cie­ra a dar­le un tra­to digno de iden­ti­fi­ca­ción ge­né­ti­ca a los cuer­pos que lle­ga­ban en ca­li­dad de des­co­no­ci­dos. No ha­bía tra­to digno, no ha­bía res­pe­to, co­mo si fue­ran vi­les ani­ma­les”, la­men­ta.

La ra­zón que da Vi­lla­nue­va so­bre esa fal­ta de do­cu­men­ta­ción es que for­ma par­te “de las in­ves­ti­ga­cio­nes que rea­li­zan los fis­ca­les y las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes, quie­nes tie­nen la ex­clu­si­vi­dad de las car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción, y con­cen­tran los in­for­mes y/o dic­tá­me­nes emi­ti­dos de los ca­sos que in­ves­ti­gan”.

A pe­sar de que la UV tie­ne el re­gis­tro de la can­ti­dad de cuer­pos re­ci­bi­dos du­ran­te las dos dé­ca­das pa­sa­das, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ser­vi­cios Pe­ri­cia­les de la Fis­ca­lía es­ta­tal nie­ga ofi­cial­men­te ha­ber do­na­do cuer­pos, crá­neos, osa­men­tas o res­tos óseos a nin­gu­na au­to­ri­dad o ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va.

Pa­ra un alumno de me­di­ci­na, un cadáver do­na­do a su uni­ver­si­dad es “su pri­mer pa­cien­te, su pri­mer li­bro, su pri­mer acer­ca­mien­to al cuer­po hu­mano, a la di­sec­ción a tra­vés de pla­nos anató­mi­cos pa­ra iden­ti­fi­ca­ción de es­truc­tu­ras anató­mi­cas”. Así lo de­fi­ne el doc­tor Die­go Pi­ne­da Martínez, res­pon­sa­ble del Pro­gra­ma de Do­na­ción de Cuer­pos de la UNAM.

Pi­ne­da ex­pli­ca que, en es­ta uni­ver­si­dad, los ca­dá­ve­res tam­bién son uti­li­za­dos por alum­nos de ci­ru­gía y de pos­gra­dos, mé­di­cos que ne­ce­si­tan me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des qui­rúr­gi­cas pa­ra re­du­cir la po­si­bi­li­dad de erro­res, así co­mo desa­rro­llar in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca. Es­pe­ci­fi­ca que los cuer­pos no pue­den pro­ve­nir de víc­ti­mas de vio­len­cia, pues es­tán li­ga­dos a in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les que ne­ce­si­tan desaho­gar­se.

Es­te ca­te­drá­ti­co re­co­mien­da a las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les que, pa­ra evi­tar pro­ble­mas le­ga­les y ape­gar­se a las bue­nas prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, atien­dan con cui­da­do los as­pec­tos le­ga­les de la do­na­ción de ca­dá­ve­res; “pa­ra que no que­de nin­gún hue­co ahí, de­ben cui­dar muy bien los trá­mi­tes”, sub­ra­ya.

Pa­ra Pedro Má­vil, la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal es de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Ve­ra­cruz, por ca­re­cer de la do­cu­men­ta­ción que –por ley– de­be man­te­ner de ca­da uno de los ca­sos de do­na­ción, y per­fi­les ge­né­ti­cos re­gis­tra­dos an­tes de ser en­tre­ga­dos a las uni­ver­si­da­des pa­ra uso de los es­tu­dian­tes.

“¿Dón­de es­tá el cuer­po de mi hi­ja?”, cues­tio­na Pedro. “Fue el mis­mo go­bierno del Es­ta­do, que ya te­nía en su cus­to­dia el cuer­po de mi hi­ja y me la des­apa­re­ció”, re­cla­ma.

II No exis­te un do­cu­men­to ofi­cial que ava­le las do­na­cio­nes de cuer­pos a la UV, so­lo una re­la­ción que em­plea­dos de la uni­ver­si­dad rea­li­za­ron e iban ac­tua­li­zan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.