FE­NÓ­MENO ALAR­MAN­TE

El Mundo de Córdoba - - SOCIALES - Ado­ra­ción Cas­te­lán

La hi­per­se­xua­li­dad o hi­per­se­xua­li­za­ción es un fe­nó­meno que siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en la so­cie­dad, pe­ro en años re­cien­tes se ha acen­tua­do en nues­tros ni­ños y jó­ve­nes de­bi­do al bom­bar­deo intenso de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ha­cien­do que de cier­ta ma­ne­ra se vea “nor­mal” y se va­li­de por la so­cie­dad es­ta ma­ne­ra de ver ac­tuar a las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes.

Es im­por­tan­te que en es­tos tiem­pos le de­mos la im­por­tan­cia ade­cua­da a es­tas for­mas de con­du­cir­se de la ju­ven­tud, sien­do que en el ca­so de los ni­ños y ado­les­cen­tes la hi­per­se­xua­li­za­ción pue­de ser la raíz de for­mas de vio­len­cia más ex­tre­mas. Para los adul­tos, com­pren­der los ries­gos que es­to pue­de traer para los me­no­res es de su­ma im­por­tan­cia ya que así es la úni­ca ma­ne­ra de evi­tar da­ños ma­yo­res.

La psi­có­lo­ga Mi­riam Or­du­ña Mo­ra­les es se­xó­lo­ga clí­ni­ca en for­ma­ción, y es­te con­cep­to no es nue­vo para ella.

”La hi­per­se­xua­li­za­ción es la ten­den­cia a en­fa­ti­zar el va­lor se­xual de la per­so­na por en­ci­ma de cual­quier otra cua­li­dad que pu­die­ran po­seer. Un cla­ro ejem­plo de la hi­per­se­xua­li­za­ción, en el ca­so de las ni­ñas, es de aque­llos pro­gra­mas de te­le­vi­sión so­bre con­cur­sos de be­lle­za, en los que ex­po­nen sus cuer­pos con pren­das di­mi­nu­tas, ta­co­nes y ma­qui­lla­je en ex­ce­so com­pi­tien­do con otras ni­ñas. En cues­tión con los ni­ños hay si­mi­li­tud”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Mi­riam.

Los mo­ti­vos por las que es­ta eta­pa se em­pie­za a ha­cer pre­sen­te son di­ver­sos, y sin po­der se­ña­lar un ori­gen es­pe­cí­fi­co, los fac­to­res son cla­ros y hay que pres­tar aten­ción para así po­der to­mar ac­ción y rea­li­zar al­go al n Es de mu­cha preo­cu­pa­ción sa­ber y ver que es­te fe­nó­meno se es­tá dan­do ca­da vez más, a muy tem­pra­na edad, 5-6 años, ha­cien­do que el desa­rro­llo na­tu­ral de nues­tros hi­jos se vea afec­ta­do, de tal for­ma, que se sal­ten eta­pas na­tu­ra­les de cre­ci­mien­to y em­pie­cen a llevar a ca­bo ac­ti­vi­da­des que no per­te­ne­cen a su edad. Si no se les da una in­for­ma­ción ade­cua­da, pue­den for­mar un con­cep­to erró­neo de la se­xua­li­dad. n “El con­cep­to de hi­per­se­xua­li­dad o hi­per­se­xua­li­za­ción es nue­vo, sin em­bar­go, es­te fe­nó­meno se ha em­pe­za­do a ver des­de ha­ce un par de años atrás, pe­ro aho­ra con más “nor­ma­li­dad”. Lo ve­mos con los mo­vi­mien­tos sen­sua­les al rit­mo del reg­gae­tón, tu­to­ria­les de ma­qui­lla­je para ni­ñas, los lla­ma­dos Tik­toks imi­tan­do es­tán­da­res de be­lle­za vis­tos en las mis­mas re­des so­cia­les, en­tre otros ejem­plos”, fi­na­li­za.

res­pec­to para que es­ta con­duc­ta de­je de nor­ma­li­zar­se en­tre la so­cie­dad. “Con­si­de­ro que to­do va de la mano: la fal­ta de ‘tiem­po’ o aten­ción por par­te de los pa­dres, que no con­si­de­ran que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tam­bién jue­gan un papel muy im­por­tan­te en la hi­per­se­xua­li­za­ción, más si no se usa el con­trol pa­ren­tal y res­trin­ge el ac­ce­so a re­des so­cia­les a de­ter­mi­na­das eda­des, o no se ha­ga su­per­vi­sión cuan­do sean ado­les­cen­tes; in­clu­yo a la so­cie­dad por­que, al con­tra­rio de fre­nar es­tas ac­cio­nes, dan pau­ta e in­clu­so las pro­mue­ven”, aña­de Mi­riam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.