Ha­cen ne­go­cio con la san­gre

En la re­gión se han de­tec­ta­do ven­de­do­res de plas­ma san­guí­neo en el HRRB, de­li­to que al­can­za has­ta 17 años de cár­cel

El Mundo de Orizaba - - PORTADA - Jés­si­ca Ig­not

La ven­ta de san­gre se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio muy lu­cra­ti­vo, pues hay per­so­nas que pi­den has­ta un mil pe­sos por uni­dad de plas­ma.

El año pa­sa­do, en la zo­na de Ori­za­ba se de­tec­tó a una per­so­na que ven­día su san­gre, pe­ro el ne­go­cio era de to­da la fa­mi­lia, pues al me­nos diez de sus in­te­gran­tes ven­dían su san­gre.

Sin em­bar­go, la ley se­ña­la que la do­na­ción del plas­ma san­guí­neo de­be ser al­truis­ta y no re­mu­ne­ra­da.

La en­car­ga­da del Ban­co de San­gre del IMSS en Ori­za­ba, Ma­ría del Car­men Nú­ñez Or­te­ga, se­ña­ló que de­bi­do a que el ca­so fue de­tec­ta­do en el ban­co de san­gre del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Río Blan­co, se aler­tó tan­to al IMSS co­mo al Issste de la prác­ti­ca ile­gal de es­ta per­so­na.

Tras el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción en­tre las tres ins­ti­tu­cio­nes, es­ta fa­mi­lia fue eti­que­ta­da con el co­lor ro­jo, so­bre la prác­ti­ca que rea­li­za­ban.

Un de­li­to, ven­der san­gre

Y es que la ven­ta de san­gre es un de­li­to, pe­ro ade­más pue­den po­ner en ries­go la vi­da de quien re­ci­be y al que do­na, pues si lo ha­ce de ma­ne­ra con­ti­nua y sin con­trol, pue­de desa­rro­llar di­ver­sas en­fer­me­da­des tan­to el do­nan­te co­mo el re­cep­tor del plas­ma.

Sin em­bar­go, ase­gu­ró que los ban­cos de san­gre lle­van los re­gis­tros de los do­nan­tes, y es por el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción co­mo de­tec­tan es­te ti­po de prác­ti­cas.

Cuan­do se de­tec­ta a una per­so­na que acu­de a do­nar san­gre, pe­ro la ven­dió, se ha­bla con él, se le ex­pli­ca que es un de­li­to, y en su his­to­rial de do­na­ción se le po­ne una no­ta pa­ra que se de­tec­te en el ca­so de que quie­ra ha­cer una se­gun­da do­na­ción, ex­pli­có Nú­ñez Or­te­ga.

Al ce­le­brar­se hoy el Día Mun­dial del Do­nan­te de San­gre, la es­pe­cia­lis­ta di­jo que es im­por­tan­te erra­di­car las prác­ti­cas lu­cra­ti­vas de la do­na­ción de san­gre y for­ta­le­cer el vo­lun­ta­ria­do.

Y re­co­no­ció que no se ha al­can­za­do el al­truis­mo en la do­na­ción de san­gre, pues aún hay per­so­nas que ven en la ven­ta de plas­ma una for­ma de sub­sis­ten­cia.

La ven­ta de san­gre se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio muy lu­cra­ti­vo, a pe­sar de que es con­si­de­ra­do un de­li­to y po­ne en ries­go tan­to del do­nan­te co­mo del re­cep­tor, di­jo la en­car­ga­da del Ban­co de San­gre del IMSS en Ori­za­ba, Ma­ría del Car­men Nú­ñez Or­te­ga.

Se­ña­ló que la gen­te que se de­di­ca a es­ta prác­ti­ca bus­ca bur­lar a las au­to­ri­da­des, sin em­bar­go, los ban­cos de san­gre lle­van los re­gis­tros de los do­nan­tes, y es por el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción co­mo de­tec­tan es­te ti­po de prác­ti­cas.

Cuan­do se de­tec­ta a una per­so­na que acu­de a do­nar san­gre, pe­ro la ven­dió, se ha­bla con él, se le ex­pli­ca que es un de­li­to, y en su his­to­rial de do­na­ción se le po­ne una no­ta pa­ra que se de­tec­te en el ca­so de que quie­ra ha­cer una se­gun­da do­na­ción.

Al con­me­mo­rar­se hoy el Día Mun­dial del Do­nan­te de San­gre, la es­pe­cia­lis­ta di­jo que es im­por­tan­te erra­di­car las prác­ti­cas lu­cra­ti­vas de la do­na­ción de san­gre y for­ta­le­cer el vo­lun­ta­ria­do.

El 99 por cien­to de la cap­ta­ción de san­gre que se ha­ce en es­ta ins­ti­tu­ción, di­jo, es do­na­ción a re­po­si­ción, es de­cir, pa­cien­tes que fue­ron trans­fun­di­dos por al­gún ac­ci­den­te, en­fer­me­dad o in­ter­ven­ción, de­ben de re­po­ner la san­gre que se uti­li­zó con ellos en los pro­ce­sos mé­di­cos.

Cre­ce nú­me­ro de voluntarios

A di­fe­ren­cia de otros años, en don­de no se han pre­sen­ta­do do­na­do­res voluntarios y al­truis­tas, en es­te pri­mer se­mes­tre si se han pre­sen­ta­do ocho, quie­nes se han sen­si­bi­li­za­do de la ne­ce­si­dad que tie­nen los pa­cien­tes de una trans­fu­sión.

Son los ni­ños con leu­ce­mia, los adul­tos con leu­ce­mia y pa­cien­tes con cán­cer quie­nes tie­nen ma­yor ne­ce­si­dad de trans­fu­sión de san­gre.

El Ban­co de San­gre del IMSS tra­ta de te­ner una re­ser­va de san­gre de al me­nos 10 uni­da­des de gló­bu­los ro­jos pa­ra emer­gen­cias obs­té­tri­cas, pe­ro en el in­ven­ta­rio se de­ben de te­ner pro­duc­tos fi­jos y la ci­fra os­ci­la en­tre 40 y 50 uni­da­des.

La san­gre de ti­po 0 rh+ es la de ma­yor de­man­da por ser la más co­mún, pe­ro tam­bién se tie­nen re­ser­va de los ti­pos A, los ti­pos B y los ti­pos ra­ros, de los cua­les se han man­te­ni­do re­ser­vas de 60 uni­da­des de gló­bu­lo ro­jos pa­ra aten­der a los pa­cien­tes en emer­gen­cias, pe­ro tam­bién pa­ra aten­der a pa­cien­tes de otros hos­pi­ta­les que de­pen­den de la de­le­ga­ción, así co­mo al hos­pi­tal de Tux­te­pec en Oa­xa­ca.

Re­gla­men­ta­ción

Ex­pli­có que la Nor­ma Ofi­cial Me­xi­ca­na les in­di­ca que al mo­men­to de ha­cer tras­la­dos de pa­que­tes de san­gre a otros hos­pi­ta­les, se de­be de cui­dar la tem- pe­ra­tu­ra y de­po­si­tar los pa­que­tes en con­te­ne­do­res her­mé­ti­cos con re­fri­ge­ran­tes.

En tan­to, man­te­ner­los en el hos­pi­tal tam­bién im­pli­ca cui­da­dos y pro­ce­di­mien­tos es­pe­cia­les. Por ejem­plo, se man­tie­nen en bol­sas cuá­dru­ples con sus­tan­cias adi­ti­vas y an­ti­coa­gu­lan­tes que per­mi­ten que los gló­bu­los ro­jos de man­ten­gan en re­fri­ge­ra­ción du­ran­te 42 días.

Los fac­to­res de coa­gu­la­ción, de acuer­do a la tem­pe­ra­tu­ra que se re­fri­ge­ra, ex­pli­có, se pue­de man­te­ner de 12 me­ses o has­ta tres años.

Ex­pli­có que cuan­do se tie­nen pa­cien­tes de ti­po rh ne­ga­ti­vo y tie­ne un re­que­ri­mien­to fuer­te de san­gre, por ejem­plo, al ser so­me­ti­do a una ci­ru­gía y ha te­ni­do un san­gra­do en don­de re­quie­re de tres o más uni­da­des, “no­so­tros te­ne­mos que re­cu­rrir a los apo­yos con otros ban­cos de san­gre del sec­tor pú­bli­co, por ejem­plo nos apo­ya­mos con el ban­co de san­gre de la UMAE en Ve­ra­cruz, el Hos­pi­tal Re­gio­nal de Río Blan­co o en al­gún mo­men­to da­do con el cen­tro es­ta­tal de la trans­fu­sión san­guí­nea”.

En re­ser­va de es­te ti­po de san­gre se tra­ta de te­ner por lo me­nos unas cua­tro uni­da­des, pe­ro hay oca­sio­nes en las que so­lo tie­nen uno o dos.

Re­co­no­ció que no se ha al­can­za­do el al­truis­mo en la do­na­ción de san­gre y la­men­tó que existan per­so­nas que ven en la ven­ta de san­gre una for­ma de sub­sis­ten­cia.

Sin em­bar­go, tam­bién se han de­tec­ta­do gru­pos de per­so­nas que acu­den a do­nar de ma­ne­ra so­li­da­ria. So­bre­to­do gen­te de co­mu­ni­da­des que acu­den a do­nar­le san­gre a un ve­cino y vie­nen en gru­po a ha­cer­lo, por el so­lo es­pí­ri­tu de so­li­da­ri­dad.

No­so­tros te­ne­mos que re­cu­rrir a los apo­yos con otros ban­cos de san­gre del sec­tor pú­bli­co, por ejem­plo nos apo­ya­mos con el ban­co de san­gre de la UMAE en Ve­ra­cruz’. MA­RÍA DEL CAR­MEN NÚ­ÑEZ OR­TE­GA EN­CAR­GA­DA DEL BAN­CO DE SAN­GRE DEL IMSS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.