Un pa­pá ejem­plar

El Mundo de Orizaba - - LOCAL - Jés­si­ca Ig­not

No hay ma­yor sa­tis­fac­ción pa­ra un pa­dre que ver a su hi­jo con­ver­ti­do en un hom­bre de bien, pro­fe­sio­nis­ta y agra­de­ci­do.

Don Eu­se­bio Gar­cía Mar­tí­nez ha si­do ejem­plo de tra­ba­jo y res­pe­to pa­ra su hi­jo, Gus­ta­vo Gar­cía Flores quien hoy es in­ge­nie­ro eléc­tri­co gra­dua­do del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ori­za­ba.

Du­ran­te más de 35 años, don Eu­se­bio ha tra­ba­ja­do co­mo vo­cea­dor, en es­te tiem­po se ha es­for­za­do dos o tres ve­ces que cual­quier otro pa­dre con pro­fe­sión pa­ra sa­car a su hi­jo ade­lan­te.

Pues no só­lo de­bía tra­ba­jar cuan­do el sol ape­nas sa­le pa­ra lle­var el sus­ten­to a su fa­mi­lia, sino se pro­pu­so ha­cer un es­fuer­zo ma­yor pa­ra dar­le una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria a su hi­jo.

A sus 68 años, don Eu­se­bio ya co­se­cha to­do el amor y sa­cri­fi­cios que hi­zo por su hi­jo. El me­jor re­ga­lo que co­mo pa­dre re­ci­be es ver que su hi­jo es una bue­na per­so­na, que lo­gró ter­mi­nar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria.

“Ca­da quin­ce­na mi hi­jo me lle­va des­pen­sa, siem­pre es­tá al pen­dien­te de no­so­tros. Por ejem­plo, yo que an­do ven­dien­do pe­rió­di­co. A las 8 de la ma­ña­na ya me es­tá ha­blan­do pa­ra sa­ber có­mo es­toy, por­que soy dia­bé­ti­co”, di­jo.

An­tes de tra­ba­jar co­mo vo­cea­dor, fue em­plea­do de una re­fac­cio­na­ria y cho­fer, pe­ro tu­vo un ac­ci­den­te cuan­do su hi­jo te­nía tres años. En ese ac­ci­den­te tu­vo es­ta­lla­mien­to de vís­ce­ras, rup­tu­ra de cabeza y

De aquí (de su tra­ba­jo) pa­gué la pri­ma­ria de mi hi­jo, la se­cun­da­ria, el ba­chi­lle­ra­to, el Tec­no­ló­gi­co... de aquí lo sa­qué ade­lan­te’. Eu­se­bio Gar­cía Mar­tí­nez Pa­dre

rom­pi­mien­to de pier­na.

Sin em­bar­go la em­pre­sa pa­ra la que tra­ba­ja­ba ce­rró. Fue por eso que de­ci­dió tra­ba­jar co­mo vo­cea­dor pa­ra po­der lle­var el sus­ten­to esa fa­mi­lia.

Lo­grar­lo no fue fá­cil, im­pli­ca­ba sa­cri­fi­car ho­ras de sue­ño pa­ra po­der ir a re­co­ger el pe­rió­di­co, pe­ro ade­más, ven­der mu­chos ejem­pla­res pa­ra po­der ob­te­ner el re­cur­so su­fi­cien­te, pa­ra lle­var el ali­men­to a su me­sa y el di­ne­ro pa­ra los es­tu­dios de su hi­jo.

Dar ejem­plo de es­fuer­zo, de­di­ca­ción y valores, han si­do el mo­de­lo de edu­ca­ción que ha em­plea­do pa­ra su hi­jo, quien aho­ra lo re­pli­ca con su nie­ta.

Le en­se­ñó a su hi­jo va­lo­rar el tra­ba­jo y ser agra­de­ci­do, “aquí yo me exi­jo pa­ra sa­car un cen­ta­vo más. Es­toy or­gu­llo­so de mi tra­ba­jo y tra­ba­jo con ale­gría”.

Don Eu­se­bio siem­pre so­ñó con ha­cer de su hi­jo, un hom­bre de bien y ese sue­ño lo ha cum­pli­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.