LA GUE­RRA LO FOR­JÓ

Lu­ka Mo­dric fue un ni­ño re­fu­gia­do du­ran­te la Gue­rra de los Balcanes en 1991, san­grien­to dio en la an­ti­gua Yu­gos­la­via. El fut­bol le sal­vó y aho­ra pe­lea­rá Mundo, e in­clu­so el pre­mio al me­jor ju­ga­dor.

El Mundo de Orizaba - - RUSIA 2018 - Agen­cia Re­for­ma

Uno de los pro­ta­go­nis­tas de la Fi­nal del Mun­dial de Ru­sia 2018 se for­jó en­tre ba­las y campos de re­fu­gia­dos.

Se tra­ta del croa­ta Lu­ka Mo­dric, quien vi­vió en car­ne pro­pia la gue­rra croa­ta de in­de­pen­den­cia, en su na­tal Za­dar, de la en­ton­ces Yu­gos­la­via.

Con ape­nas 6 años, en 1991, co­men­zó una vi­da errante, lue­go que él y su pa­dre Sti­pe fue­ron tes­ti­gos del ase­si­na­to del abue­lo del fut­bo­lis­ta por par­te de los re­bel­des ser­bios.

An­tes de la gue­rra, cuan­do vi­vía en ca­sa de su abue­lo; Mo­dric cru­za­ba al me­nos 5 ki­ló­me­tros pa­ra re­unir­se con otros ni­ños pa­ra ju­gar a la pe­lo­ta, pe­ro si no en­con­tra­ba a na­die, se que­da­ba ho­ras ha­cien­do ma­la­ba­res.

Tras el ase­si­na­to de su abue­lo, Lu­ka, jun­to a su pa­pá y su ma­má co­men­za­ron a vivir en di­ver­sos lu­ga­res; a ve­ces en ho­te­les, otras en campos de re­fu­gia­do, du­ran­te el con­flic­to bé­li­co pa­ra la in­de­pen­den­cia croa­ta, que tar­dó 4 años.

En uno de los ho­te­les fue don­de Mo­dric co­men­zó a ju­gar fut­bol. Al prin­ci­pio más co­mo una dis­trac­ción de sus pa­dres ha­cia él pa­ra que so­por­ta­ra el am­bien­te hos­til en el que vi­vían.

Fue ahí don­de los em­plea­dos del ho­tel no­ta­ron el ta­len­to del ni­ño Mo­dric, por lo que de­ci­die­ron ha­blar­le al club NK Za­dar, que quedó ma­ra­vi­lla­do por lo que es­te ni­ño de 8 años ha­cía con el ba­lón.

“Só­lo te­nía 6 años y esos eran mo­men­tos ver­da­de­ra­men­te di­fí­ci­les. Los re­cuer­do muy bien, pe­ro no es al­go en lo que quie­res pen­sar”, co­men­tó Mo­dric en una en­tre­vis­ta en la que se atre­vió a ha­blar del te­ma, en 2008.

“La gue­rra me hi­zo más fuer­te. No qui­sie­ra te­ner eso en mí pa­ra siem­pre, pe­ro tam­po­co quie­ro ol­vi­dar­lo”.

De he­cho, se­gún tes­ti­gos, cuen­tan que al pe­que­ño Mo­dric se le no­ta­ba siem­pre tris­te tras tra­ge­dia fa­mi­liar.

Po­co des­pués lle­gó el Dí­na­mo de Za­greb, uno de los clu­bes más gran­des de Croa­cia, quien apos­tó por el me­dio­cam­pis­ta, a quien mu­chas ve­ces des­pre­cia­ban por su ba­ja es­ta­tu­ra.

El res­to de su his­to­ria es co­no­ci­da. Pa­só al Tot­ten­ham Hots­pur de la Pre­mier Lea­gue in­gle­sa an­tes de ter­mi­nar en el Real Ma­drid, don­de se ha he­cho un fut­bo­lis­ta más ma­du­ro y pun­tal de la Se­lec­ción de Croa­cia que dispu­tará la Fi­nal del Mun­dial de Ru­sia 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.