Ve­ci­nos acu­san ries­go en tras­la­do de ba­su­ra

El Mundo de Orizaba - - L A REGIÓN - Ya­mi­let Gá­mez

baile en pa­re­ja y so­los, don­de ca­da uno sa­có sus me­jo­res pa­sos.

La par­te del jue­go tam­bién es­tu­vo pre­sen­te du­ran­te es­te día de di­ver­sión, ha­cien­do equi­pos los abue­li­tos se di­vir­tie­ron a tra­vés de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des con jue­gos que ca­da uno dis­fru­tó al ser di­ver­sión tra­di­cio­nal, re­cor­dan­do ade­más par­te de su el ayun­ta­mien­to, se creó en ellos la mo­ti­va­ción de in­ver­tir su tiem­po en ac­ti­vi­da­des que les per­mi­tan un me­jor de­sa­rro­llo.

Au­na­do a lo an­te­rior, el apo­yo que los pa­dres de fa­mi­lia die­ron a los pe­que­ños pa­ra su cons­tan­te asis­ten­cia fue de gran ayu­da pa­ra que se pu­die­ra ge­ne­rar un be­ne­fi­cio a los me­no­res re­fe­ren­te a su de­sen­vol­vi­mien­to so­cial con otros ni­ños de su edad y de su ima­gi­na­ción.

So­bre el ca­mino a Pe­mex en la co­lo­nia Lá­za­ro Cár­de­nas es co­mún el pa­so de ca­mio­nes de ba­su­ra que re­gre­san del Relleno Sa­ni­ta­rio de las Al­tas Mon­ta­ñas, si­tua­ción que afec­ta a los ve­ci­nos pues los ca­mi­nos son muy an­gos­tos, co­rrien­do el ries­go los peatones de su­frir un per­can­ce.

Ve­ci­nos de es­ta co­lo­nia pi­den la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les pa­ra que se ac­túe en cuan­to a la cir­cu­la­ción de las uni­da­des ya que los con­duc­to­res en lu­gar de uti­li­zar la au­to­pis­ta, uti­li­zan el ca­mino de te­rra­ce­ría que atra­vie­sa la in­fan­cia y mo­men­tos agra­da­bles del pa­sa­do.

Y co­mo par­te del ob­je­to de la ac­ti­vi­dad era la aten­ción mé­di­ca, los abue­li­tos tam­bién re­ci­bie­ron aten­ción a tra­vés de che­queos ru­ti­na­rios có­mo tomas de pre­sión ar­te­rial, don­de ade­más re­ci­bie­ron re­co­men­da­cio­nes y en los ca­sos re­que­ri­dos se les re­ce­ta­ron me­di­ca­men­tos. lo­ca­li­dad, por don­de los me­no­res tran­si­tan rum­bo a sus es­cue­las, si­tua­ción que preo­cu­pa ya que no to­dos los ni­ños via­jan acom­pa­ña­dos.

In­di­ca­ron que hay con­duc­to­res que ma­ne­jan a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad y otros apro­ve­chan­do la gra­ve­dad apa­gan el mo­tor, lo que ha pro­vo­ca­do que los ani­ma­les do­més­ti­cos sean atro­pe­lla­dos, lo que les ha­ce te­mer por los ni­ños y adul­tos ma­yo­res.

De­bi­do a que es un ca­mino an­gos­to, re­sul­ta tam­bién com­pli­ca­do cir­cu­lar pa­ra los po­bla­do­res que con­du­cen su ga­na­do al cam­po, “no es se­gu­ro ca­mi­nar, los ca­mio­nes pa­san muy rá­pi­do y don­de es más com­pli­ca­do pa­sar es en el puen­te por­que ahí só­lo es un ca­rril y son ca­mio­nes gran­des”, co­men­tó el ciu­da­dano Isi­dro Huer­ta.

EN­TRE OTRAS co­sas, el plan sir­vió pa­ra desa­rro­llar ha­bi­li­da­des co­mo la com­pren­sión y to­le­ran­cia.

AC­TI­VI­DA­DES re­crea­ti­vas y de sa­lud, for­ma­ron par­te de la jor­na­da de con­vi­ven­cia pa­ra los ciu­da­da­nos.

AL FI­NAL de las ac­ti­vi­da­des, los asis­ten­tes re­ci­bie­ron un re­co­no­ci­mien­to por su par­ti­ci­pa­ción.

EL PRIN­CI­PAL in­con­ve­nien­te ra­di­ca en lo an­gos­to de los ca­mi­nos que se ocu­pan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.