Acu­san al IMSS de ne­gli­gen­cia

El Mundo de Orizaba - - LOCAL - Cé­sar Ca­rri­llo

La apli­ca­ción de un es­te­roi­de co­no­ci­do co­mo dex­ta­me­ta­so­na en un pa­cien­te dia­bé­ti­co a car­go de la doc­to­ra Gri­sel­da Mon­te­ro Cue­vas en la Clí­ni­ca 6 del IMSS pro­vo­có que es­te tu­vie­ra al­zas de glu­co­sa al gra­do de es­tar en ries­go de un co­ma dia­bé­ti­co du­ran­te seis días.

El pa­cien­te iden­ti­fi­ca­do co­mo Fran­cis­co Ja­vier G. de 63 años ha­bía man­te­ni­do es­ta­ble su glu­co­sa du­ran­te tres años, sin em­bar­go es­tos días el ni­vel de su­glu­co­sa lle­gó a los 480 cuan­do an­tes no re­ba­sa­ba los 155 en pro­me­dio.

Se­gún el tes­ti­mo­nio de fa­mi­lia­res y el pro­pio pa­cien­te, la doc­to­ra Mon­te­ro Cue­vas en nin­gún mo­men­to ad­vir­tió que po­drían exis­tir es­tas com­pli­ca­cio­nes, con es­to ne­gan­do el de­re­cho del pa­cien­te so­bre el tra­ta­mien­to y lo efec­tos se­cun­da­rios.

La do­sis fue apli­ca­da el 27 de ju­nio y el día si­guien­te Fran­cis­co Ja­vier se en­con­tra­ba en el ser­vi­cio de ur­gen­cias sin que se pu­die­ra es­ta­bi­li­zar la glu­co­sa.

El mé­di­co de ur­gen­cias que lo re­ci­bió en ese mo­men­to en el Hos­pi­tal del IMSS re­co­no­ció que se tra­ta­ba de un efec­to de la dex­ta­me­ta­so­na sin em­bar­go fue sa­ca­do del hos­pi­tal tras es­ta­bi­li­zar­se.

Es­to no du­ró mu­cho tiem- po, pues al día si­guien­te el efec­to con­ti­nuó cau­san­do es­tra­gos ca­yen­do en una nue­va hi­per­glu­se­mia, por lo que los fa­mi­lia­res acu­die­ron a un ser­vi­cio par­ti­cu­lar, pa­ra re­gre­sar al IMSS el 4 de ju­lio con el mé­di­co in­ter­nis­ta, mis­mo que se ha­bía so­li­ci­ta­do des­de el mes de ma­yo.

En esa con­sul­ta, el mé­di­co in­ter­nis­ta Ro­ber­to Ro­drí­guez Álvarez re­co­no­ció que el pro­ble­ma se ori­gi­nó por la apli­ca­ción de un es­te­roi­de.

Es im­pro­ce­den­te, di­cen

Tras acu­dir a la Coor­di­na­ción de Orien­ta­ción al De­re­cho ha­bien­te e in­ter­po­ner su que­ja y so­me­ter­se al Con­se­jo Con­sul­ti­vo de la De­le­ga­ción, es­te con­clu­yó que “era im­pro­ce­den­te la que­ja pues su va­lo­ra­ción es que la apli­ca­ción de es­te­roi­des no es de­fi­ni­ti­va”.

Iraís Gar­cía, cón­yu­ge del afec­ta­do, in­di­có que exis­ten prue­bas de que la hi­per­glu­se­mia fue pro­vo­ca­da por el es­te­roi­de.

II Los afec­ta­dos ad­vir­tie­ron que bus­ca­rán que se san­cio­ne a la doc­to­ra Gri­sel­da Mon­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.