Exi­gen jus­ti­cia por muer­te de ra­dió­lo­go

Ayer fa­mi­lia­res y ami­gos die­ron el úl­ti­mo adiós a Pa­co, de ca­mino al ce­men­te­rio se de­tu­vie­ron un mo­men­to fren­te a Pa­la­cio don­de exi­gie­ron se­gu­ri­dad a las au­to­ri­da­des

El Mundo de Orizaba - - ZONGOLICA - Verónica Ama­yo

Zon­go­li­ca.- ayer en una ma­ña­na, so­lea­da pe­ro con un ai­re frío, sa­lían de la mi­sa de cuer­po pre­sen­te, fa­mi­lia­res y ami­gos con una lo­na en la que es­ta­ba la fo­to­gra­fía del ra­dió­lo­go Fran­cis­co Hum­ber­to Tru­ji­llo Tlehuactle, co­no­ci­do co­mo Pa­co, quien fue se­cues­tra­do y ase­si­na­do la no­che del mar­tes so­bre la ca­rre­te­ra Zon­go­li­ca-ori­za­ba.

Du­ran­te el tras­la­do al pan­teón mu­ni­ci­pal, el ai­re frío so­pla­ba lle­ván­do­se el hu­mo del in­cien­so que sa­lía del sahu­me­rio que acom­pa­ña­ba a Pa­co, las mi­ra­das de sus ami­gos y fa­mi­lia­res, al­gu­nos con lá­gri­mas, se ha­cían no­tar por­que de­mos­tra­ban tris­te­za e im­po­ten­cia, an­te es­te sen­ti­mien­to to­dos los que lo acom­pa­ña­ban de­ci­die­ron ha­cer una bre­ve pa­ra­da fren­te al pa­la­cio mu­ni­ci­pal de Zon­go­li­ca exi­gien­do, no con un gri­to, si no con una mi­ra­da ha­cia el bal­cón pre­si­den­cial y un com­ple­to silencio que in­va­dió la ca­lle prin­ci­pal Ig­na­cio Za­ra­go­za.

Al qui­tar la mi­ra­da del pa­la­cio mu­ni­ci­pal y con­ti­nuar, de fon­do se es­cu­cha­ba la me­lo­día, “tú eres mi her­mano del alma, real­men­te mi ami­go que en to­do ca­mino y jor­na­da es­tá siem­pre con­mi­go”.

No só­lo era la fa­mi­lia Tru­ji­llo la que con una mi­ra­da pi­dió jus­ti­cia fren­te al ayun­ta­mien­to, eran más de 50 los que acom­pa­ña­ban el fé­re­tro co­lor ca­fé en don­de iba pa­co y quie­nes se so­li­da­ri­za­ron con la fa­mi­lia.

En­tre hom­bres, mu­je­res y jó­ve­nes que ca­mi­na­ban sos­te­nía una flor en su mano, un arre­glo flo­ral y has­ta una cruz de ma­de­ra que iba a ha­cer de­ja­da en la ca­be­ce­ra de la tum­ba del ra­dió­lo­go que aten­dió a mu­chos zon­go­li­que­ños.

Con es­ta pro­tes­ta pa­cí­fi­ca y con una lo­na co­lor ne­gra y le­tras ro­jas ma­ni­fes­ta­ron que: “exi­gi­mos jus­ti­cia y el pron­to es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos, pa­ra que su co­bar­de ase­si­na­to no que­de im­pu­ne”.

Una no­che an­tes en la ca­sa don­de fue ve­la­do, sus 3 hi­jos, es­po­sa, her­ma­na y de-

más fa­mi­lia, lo des­pi­die­ron no só­lo con un aplau­so, sino con una se­re­na­ta en la que agra­de­cie­ron las mues­tra de ca­ri­ño de to­das las per­so­nas que se en­con­tra­ban sen­ta­dos al­re­de­dor del fé­re­tro, con­clu­ye­ron la se­re­na­ta con una fra­se que di­jo su úni­ca her­ma­na, “mi her­mano mu­rió por la vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad que vi­vi­mos no so­lo en zon­go­li­ca si no en to­do el país, por eso les pi­do sea­mos me­jo­res hu­ma­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.