Pi­den man­te­ner es­pí­ri­tu na­vi­de­ño

El Mundo de Orizaba - - LOCAL - Adria­na Es­tra­da

La Igle­sia ca­tó­li­ca ex­hor­tó a los ciu­da­da­nos a no “apa­gar” los sen­ti­mien­tos y va­lo­res que se des­bor­dan en la épo­ca na­vi­de­ña y por lo con­tra­rio, con­ti­nuar con es­tas de­mos­tra­cio­nes ha­cia el pró­ji­mo du­ran­te to­do el año, ex­pu­so Helkyn En­rí­quez Báez, vo­ce­ro de la Dió­ce­sis de Ori­za­ba.

El bau­tis­mo que re­ci­ben los ca­tó­li­cos es por el nom­bre del Pa­dre, del Hi­jo y del Es­pí­ri­tu San­to, se ce­le­bra el bau­tis­mo pa­ra ser hi­jos de Dios, pe­ro es im­por­tan­te ha­cer ca­so a lo que Juan el Bau­tis­ta de­cía sobre el bau­tis­mo. Que es pa­ra el arre­pen­ti­mien­to, pa­ra con­ver­tir­se ver­da­de­ra­men­te en hi­jos de Dios.

Con el tér­mino de la tem­po­ra­da de Na­vi­dad, se co­rre el ries­go de que se “des­in­flen” los de­seos de bon­dad, por­tar­se bien, es­tar bien con to­dos y de fra­ter­ni­dad se di­lu­yan y des­pués se des­in­fle el es­pí­ri­tu que Jesús dio en la na­vi­dad.

“Du­ran­te el tiempo que vie­ne, el año, de­be­mos de man­te­ner el pro­pó­si­to de dar tes­ti­mo­nio de nues­tro bau­tis­mo, pa­ra pa­re­cer ver­da­de­ra­men­te hi­jos de Dios, y por el bau­tis­mo no­so­tros tam­bién so­mos in­jer­ta­dos en una re­li­gión”, apun­tó En­rí­quez Báez.

En es­te sen­ti­do di­jo que por el bau­tis­mo se ha de­ja­do una vi­da sin re­li­gión, pe­ro tam­bién se de­be re­cor­dar que hay ca­tó­li­cos que aun­que ha­yan si­do bau­ti­za­do, pa­re­ce que no tu­vie­ran re­li­gión y vi­ven el pa­ga­nis­mo, sin dar tes­ti­mo­nio de su fe, por lo que

De­be­mos de man­te­ner el pro­pó­si­to de dar tes­ti­mo­nio de nues­tro bau­tis­mo, pa­ra pa­re­cer ver­da­de­ra­men­te hi­jos de Dios’.

Helkyn En­rí­quez Báez

Vo­ce­ro de la dió­ce­sis de Ori­za­ba

la in­vi­ta­ción es que to­dos aque­llos que han si­do bau­ti­za­dos a que vivan co­mo hi­jos de Dios y tes­ti­mo­niar con su vi­da el don que han re­ci­bi­do.

En cuan­to a los re­gis­tros de fe­mi­ni­ci­dio que se han re­gis­tra­do en el es­ta­do, a más de un mes que in­ci­dió la nue­va ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal, re­fi­rió que es es muy pre­ci­pi­ta­do pa­ra juz­gar un go­bierno, pues mu­chas ve­ces los da­tos ofi­cia­les y no ofi­cia­les son va­rian­tes y no se sa­be cuál es la ver­dad, sin em­bar­go to­ca in­ves­ti­gar la ver­dad.

“Cuan­do hay dos opi­nio­nes con­tra­rias, al­gu­na tie­ne que ser la ver­dad; la vio­len­cia no es­tá con­cen­tra­da en un so­lo sec­tor pues la pa­de­ce­mos en to­da la so­cie­dad”, apun­tó.

Ma­ni­fes­tó que no se pue­de com­ba­tir la vio­len­cia has­ta que no ha­ya una re­edu­ca­ción de la so­cie­dad, un nue­vo mo­do de ver, una re­cu­pe­ra­ción de los va­lo­res cí­vi­cos, hu­ma­nos, so­cia­les y es­pi­ri­tua­les, don­de la vio­len­cia, co­rrup­ción en im­pu­ni­dad se com­ba­ta con cul­tu­ra y edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.