Hi­gui­ta,otro vin­cu­la­do con los se­cues­tros

El Mundo de Orizaba - - EL MUNDO SUPER LUNES - To­más Se­tién Fer­nán­dez

Los años no­ven­tas sir­vie­ron co­mo en­tre te­lo­nes pa­ra uno de los peo­res mo­men­tos que ha vi­vi­do el por­te­ro co­lom­biano Re­né Hi­gui­ta, no so­lo in­ven­tor de la ju­ga­da del Escorpión de­fen­dien­do co­mo po­cos su mar­co, sino que al­go más que la pi­ca­du­ra de un ala­crán en­vol­vió su vi­da par­ti­cu­lar, cuan­do fue en­via­do a pri­sión por te­ner un víncu­lo con la li­be­ra­ción de un per­so­na­je se­cues­tra­do en su país.

Hi­gui­ta no es­tu­vo de­ma­sia­do tiempo tras las re­jas, unos seis me­ses, sin te­ner la die­ta del pan y el agua, sino to­do lo con­tra­rio, to­man­do su cel­da co­mo un cuar­to ex­clu­si­vo de ho­tel de cin­co es­tre­llas.

Eso sí su es­tan­cia en la cár­cel le pri­vó de asis­tir a la Co­pa del Mun­do de Es­ta­dos Uni­dos 94, ha­bien­do ju­ga­do en el fút­bol me­xi­cano ren­ta­do, re­sul­tan­do ser un pe­tar­do en su tra­ba­jo con el equi­po de los Ti­bu­ro­nes Ro­jos del Ve­ra­cruz en la tem­po­ra­da 9798, (el equi­po des­cen­dió), en don­de se vio en­vuel­to en pro­ble­mas tras ha­ber­le de­di­ca­do un par­ti­do a un je­fe de la ma­fia co­lom­bia­na, que re­sul­tó ser un gran ami­go del por­te­ro.

Ade­más pro­fe­só gran amis­tad con el nar­co­tra­fi­can­te co­lom­biano Pa­blo Es­co­bar, del cual pú­bli­ca- men­te di­jo ser uno de sus me­jo­res ami­gos.

Re­né den­tro de sus co­sas po­si­ti­vas siem­pre de­mos­tró gran ama­bi­li­dad tan­to con los afi­cio­na­dos por­te­ños, co­mo con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a los cua­les aten­día de ma­ne­ra di­li­gen­te sin po­ses de pri­ma do­na.

Re­cor­dán­do­se que cuan­do es­tu­vo en pri­sión, Hi­gui­ta reali­zó una huelga de ham­bre de­bi­do a las con­di­cio­nes in­hu­ma­nas en que se ha­lla­ban los re­clu­sos y él mis­mo.

RE­NÉ HI­GUI­TA fue uno de los me­jo­res por­te­ros en el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.