Tu mun­do es co­mo tú eres...

El Mundo de Tecamachalco - - TU BUEINMAPEASRTRELLA -

ob­sér­va­te y com­prué­ba­lo, y cuan­do lo acep­tes... bus­ca el cam­bio. en­con­tra­ran en los ex­tre­mos opues­tos de un es­ta­dio de fút­bol.

Las fuer­zas si­mi­la­res se atraen. Que­ri­do lec­tor, es una re­gla ele­men­tal de la fí­si­ca, pe­ro de ma­ne­ra to­tal­men­te dis­tin­ta a la de la vi­bra­ción de un dia­pa­són, los se­res hu­ma­nos con nues­tras fre­cuen­cias e in­ten­si­da­des mag­né­ti­cas va­ria­bles, so­mos se­me­jan­tes a pe?lo­tas de ping pong dis­pa­ra­das en to­das las di­rec­cio­nes ima­gi­na­bles.

En un mo­men­to po­de­mos le­van­tar el vue­lo tan al­to co­mo un pa­pa­ga­yo, sen­tir­nos tan po­de­ro­sos co­mo el sol, y al si­guien­te día sen­tir­nos con tan ba­ja ener­gía que anu­la­mos lo an­te­rior y cree­mos que na­da cam­bia­rá nues­tras vi­das, o al me­nos, no tan rá­pi­da­men­te.

To­do es­to se de­be al ti­po y a la in­ten­si­dad ?de sen­ti­mien­tos que ten­ga­mos, los cua­les van de cá­li­dos o ale­gres, has­ta ex­plo­si­vos o des­truc­to­res.

Pe­ro no es­ta­mos he­chos de me­tal. A di­fe­ren­cia de los dia­pa­so­nes, lo que re­gre­sa a no­so­tros co­mo re­sul­ta­do de la con­fu­sión de ener­gía emo­cio­nal (vi­bra­cio­nes), que sa­le de no­so­tros a ca­da ins­tan­te y que po­cas ve­ces es agra­da­ble, es una in­ter­mi­na­ble ca­de­na de pe­que­ñas desave­nen­cias, cir­cuns­tan­cias y even­tos no pla­nea­dos.

Noes­ne­ce­sa­rio­de­cir­que­lo­quehe­mos es­ta­do crean­do con to­do es­te flu­jo in­dis­cri­mi­na­do de ener­gía es un ver­da­de­ro in­fierno, en el me­jor de los ca­sos, una vi­da me­dio­cre se­gún con­ti­nua­mos atra­yen­do ha­cia nues­tra exis­ten­cia dia­ria cuan­ta ex­pe­rien­cia, per­so­na, jue­go, su­ce­so, en­cuen­tro, in­ci­den­te, even­to, ries­go, oca­sión o epi­so­dio en el cual es­te­mos vi­bran­do, to­do lo cual sig­ni­fi­ca sen­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.