¿

El Mundo de Tecamachalco - - TU BUEINMAPEASRTRELLA -

SO­MOS GE­NE­RA­DO­RES DE VI­BRA­CIO­NES ....

No te en­can­ta la idea?

In­de­pen­dien­te de lo que es­tu­dias­te, o en lo que tra­ba­jas, eres, en reali­dad “un imán vi­vien­te” (¡Va­ya pe­que­ño­de­ta­lle!).por­des­ca­be­lla­do que pa­rez­ca, ha lle­ga­do el mo­men­to de des­per­tar an­te el he­cho de que so­mos se­res elec­tro­mag­né­ti­cos y de que va­mos por la vi­da con esa abru­ma­do­ra ca­pa­ci­dad de mag­ne­ti­zar (atraer) ha­cia nues­tra vi­da to­do cuan­to desea­mos, con só­lo con­tro­lar los sen­ti­mien­tos que pro­vie­nen de nues­tros pen­sa­mien­tos.

Si­nem­bar­go,de­bi­doa­que­vi­vi­mo­se­nes­te pla­ne­ta, en un cam­po de ener­gía en el que pre­do­mi­na­la­ba­ja­fre­cuen­cia,pro­ce­den­te­de más de seis mil mi­llo­nes de per­so­nas que vi­bran con sen­ti­mien­tos más de ten­sión y te­mor que de ale­gría, ad­mi­ti­mos in­vo­lun­ta­ria­men­te esas vi­bra­cio­nes y reac­cio­na­mos an­te ellas, lo cual sig­ni­fi­ca que has­ta que apren­da­mos a so­bre­po­ner­nos cons­cien­te­men­te a esas fre­cuen­cias ne­ga­ti­vas que nos in­va­den to­do, y en las cua­les vi­vi­mos, se­gui­re­mos re­ci?clan­do sus des­agra­da­bles efec­tos en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, des­pués de un te­dio­so día.

Es al­go se­me­jan­te a na­dar en agua sa­la­da, si no en­jua­ga­mos los re­si­duos de la sal en nues­tro cuer­po, tar­de o tem­prano nos sen­ti­re­mos incómodos ¿lo ves? no hay de otra. La for­ma en que sen­ti­mos de­ter­mi­na lo que

atrae­mos, y con mu­cha fre­cuen­cia esos sen­ti­mien­tos pro­ce­den de nues­tros pen­sa­mien­tos, los cua­les ins­tan­tá­nea­men­te pro­du­cen reac­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas en ca­de­na que, fi­nal­men­te, ha­cen que su­ce­dan, que sean crea­das, ob­te­ni­das o des­trui­das las co­sas.

Así que, una vez más, nues­tros sen­ti­mien­tos sur­gen de no­so­tros en for­ma de on­das elec­tro­mag­né­ti­cas. La fre­cuen­cia que se emi­ta atrae­rá au­to­má­ti­ca­men­te a otra fre­cuen­cia idén­ti­ca, pro­vo­ca­rá que ocu­rran las co­sas, bue­nas o ma­las, al en­con­trar em­pa­tía en la vi­bra­ción. Las vi­bra­cio­nes de fre­cuen­cias al­tas, po­si­ti­vas, atrae­rán cir­cuns­tan­cias de vi­bra­cio­nes al­tas, po­si­ti­vas. Las vi­bra­cio­nes de fre­cuen­cias ba­jas, ne­ga­ti­vas, atrae­rán cir­cuns­tan­cias de vi­bra­cio­nes ba­jas, ne­ga­ti­vas.

En am­bos ca­sos, lo que se nos re­gre­sa nos ha­ce sen­tir con el es­pí­ri­tu tan ele­va­do, o tan ba­jo, co­mo lo que he­mos es­ta­do trans­mi­tien­do (sen­ti­mien­to) por­que lo que se re­gre­sa es una vi­bra­ción que coin­ci­de exac­ta­men­te con la que en­via­mos. Se tra­ta del mis­mo prin­ci­pio que el del dia­pa­són, haz so­nar un dia­pa­són en una ha­bi­ta­ción don­de hay va­rios más, to­dos afi­na­dos en di­fe­ren­tes to­nos, y só­lo los que es­tén afi­na­dos en la mis­ma fre­cuen­cia del que hi­cis­te so­nar, so­na­rán al uní­sono, co­mo so­na­rían aun­que se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.