Chi­vi­te acep­ta el pri­mer trá­ga­la

• Fa­ci­li­ta que el PNV pre­si­da el Par­la­men­to de Na­va­rra y acep­ta que EH Bil­du es­té en la Me­sa cuan­do ha­bía afir­ma­do que era una ‘lí­nea ro­ja’ que no tras­pa­sa­ría • Na­va­rra Su­ma de­nun­cia que Sán­chez «ben­di­ce» el pac­to

El Mundo - - ESPAÑA - JO­SEAN IZA­RRA

El Par­ti­do So­cia­lis­ta de Na­va­rra cum­plió ayer con dis­ci­pli­na las exi­gen­cias de la mar­ca del PNV en la Co­mu­ni­dad fo­ral y su se­cre­ta­ria ge­ne­ral Ma­ría Chi­vi­te tie­ne un po­co más cer­ca ser la pró­xi­ma pre­si­den­ta. Los so­cia­lis­tas se des­di­je­ron de la con­di­ción que ha­bían ex­hi­bi­do co­mo una lí­nea ro­ja y que se cen­tra­ba en la ex­clu­sión de EH Bil­du de la Me­sa del Par­la­men­to pa­ra re­cal­car su dis­tan­cia­mien­to de la coa­li­ción li­de­ra­da por Arnaldo Ote­gi y pa­ra con­tar con dos re­pre­sen­tan­tes so­cia­lis­tas en el ór­gano de Go­bierno de la Me­sa. Un gi­ro de ca­la­do en sus po­si­cio­na­mien­tos pú­bli­cos que el lí­der de Na­va­rra Su­ma Ja­vier Es­par­za in­ter­pre­tó co­mo la in­ten­ción «in­mo­ral» del PSOE de go­ber­nar la Co­mu­ni­dad Fo­ral con EH Bil­du.

La aún pre­si­den­ta en fun­cio­nes Uxue Bar­kos dic­tó el pa­sa­do lu­nes las con­di­cio­nes pa­ra que Ma­ría Chi­vi­te sea pre­si­den­ta de Na­va­rra y ayer los 11 par­la­men­ta­rios obe­de­cie­ron sin re­chis­tar. Dos días de pre­sun­tas in­ten­sas ne­go­cia­cio­nes en las que el trá­ga­la es­ta­ba es­cri­to en pie­dra y que los so­cia­lis­tas na­va­rros in­ten­ta­ron di­la­tar con el ob­je­ti­vo de mi­ni­mi­zar la pre­sión po­lí­ti­ca. La pro­pues­ta pú­bli­ca de Ge­roa Bai se con­vir­tió en un ul­ti­ma­tum por­que la com­po­si­ción de la Me­sa del nue­vo Par­la­men­to de Na­va­rra era el pea­je pa­ra con­ti­nuar con unas ne­go­cia­cio­nes que des­de ayer man­tie­nen co­mo pro­ta­go­nis­tas en pri­mer plano al PSN con Ge­roa Bai, Po­de­mos e Iz­quier­da-Ez­ke­rra aun­que la go­ber­na­bi­li­dad de un Go­bierno pre­si­di­do por Chi­vi­te de­pen­de­rá de los sie­te par­la­men­ta­rios na­va­rros de Arnaldo Ote­gi.

El PSN ya ha­bía asu­mi­do en los días pre­vios que se­ría Ge­roa Bai quien eli­gie­ra al pre­si­den­te del Par­la­men­to y el PNV co­lo­có al ex cal­de de Al­sa­sua y pre­si­den­te del par­ti­do de An­do­ni Or­tu­zar en Na­va­rra. Los 30 vo­tos lo­gra­dos por Hual­de cons­ti­tu­yen el ob­je­ti­vo de Chi­vi­te pa­ra go­ber­nar Na­va­rra y res­pon­den a la exi­gen­cia de Ge­roa Bai de que con­for­mar un Go­bierno «es­ta­ble» que sí o sí re­que­ri­rá del vis­to bueno de EH Bil­du, con­ver­ti­do aho­ra en el ár­bi­tro de la po­lí­ti­ca en Na­va­rra.

Un re­co­no­ci­mien­to que que­dó plas­ma­do en la elec­ción de Maiorga Ra­mí­rez co­mo se­cre­ta­rio se­gun­do de la Me­sa. Una vo­ta­ción que se ajus­tó co­mo un guan­te a la pro­pues­ta de Ge­roa Bai con­ver­ti­do en in­ter­lo­cu­tor de los in­tere­ses de EH Bil­du. Los so­cia­lis­tas pre­sen­ta­ron a Ain­hoa Un­zu co­mo can­di­da­ta a una se­cre­ta­ría cuan­do ya sa­bían que iba a ser de­rro­ta­da por los can­di­da­tos de Na­va­rra Su­ma y de EH Bil­du. La elec­ción de Ra­mí­rez cer­ti­fi­ca­ba el sai­ne­te pre­vio de una pre­sun­ta ne­go­cia­ción que lle­gó a frac­tu­rar­se vein­ti­cin­co mi­nu­tos an­tes de que se ini­cia­ra la se­sión pe­ro que vol­vió a reac­ti­var­se ya con el pleno ini­cia­do con unas con­ver­sa­cio­nes in ex­tre­mis que des­de Na­va­rra Su­ma ca­li­fi­ca­ron de «pa­ri­pé». Por­que en esos lla­ma­ti­vos en­cuen­tros de úl­ti­ma ho­ra y con los par­la­men­ta­rios na­va­rros mi­ran­do el re­loj por los pa­si­llos du­ran­te me­dia ho­ra, los so­cia­lis­tas ce­die­ron an­te las pre­ten­sio­nes de sus fu­tu­ros so­cios

«La ga­ra­nía de que Na­va­rra se­gui­rá sien­do Na­va­rra es el PSOE», afir­ma Fe­rraz

y tan só­lo lo­gra­ron un com­pro­mi­so pa­ra am­pliar en un fu­tu­ro in­de­ter­mi­na­do la Me­sa del Par­la­men­to pa­ra aña­dir dos nue­vos re­pre­sen­tan­tes que es­ta­rán ocu­pa­dos por un re­pre­sen­tan­te del PSN y otro de Po­de­mos.

El pac­to en el Par­la­men­to de Chi­vi­te con las for­ma­cio­nes na­cio­na­lis­tas –sin ver­se obli­ga­da a ne­go­ciar di­rec­ta­men­te con EH Bil­du– fue cri­ti­ca­do con du­re­za por UPN, PP y Ciu­da­da­nos, las tres fuer­zas in­te­gra­das en Na­va­rra Su­ma y que ga­na­ron las elec­cio­nes con más de 125.000 vo­tos el pa­sa­do 26-M. El can­di­da­to a la pre­si­den­cia y lí­der de UPN Ja­vier Es­par­za de­nun­ció la exis­ten­cia de «un pac­to en­tre el PSOE y EH Bil­du. «Con los ami­gos de los ase­si­nos no se pue­de pac­tar y Pe­dro Sán­chez tie­ne que ex­pli­car por qué ha da­do su ben­di­ción a es­te acuer­do», des­ta­có Es­par­za. El lí­der de UPN, que lle­gó a pro­po­ner a Sán­chez el apo­yo a su in­ves­ti­du­ra de sus dos dipu­tados, la­men­tó que «no po­de­mos dar apo­yo al pre­si­den­te que es ca­paz de pac­tar con los ami­gos de Jo­su Ter­ne­ra». Una in­dig­na­ción com­par­ti­da por el pre­si­den­te del PP Pa­blo Ca­sa­do y por la por­ta­voz de Cs Inés Arri­ma­das. Ca­sa­do ad­vir­tió que el pac­to en la Cá­ma­ra es el «pri­mer pa­go» a los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra que apo­yen a Sán­chez en su in­ves­ti­du­ra mien­tras que Arri­ma­das ca­li­fi­có de «in­fa­mia» un fu­tu­ro go­bierno del PSN con el vis­to bueno de EH Bil­du.

Des­de el PSOE, sin em­bar­go, se con­si­de­ra que un Eje­cu­ti­vo pre­si­di­do por Chi­vi­te se­rá una «ga­ran­tía» fren­te a cual­quier in­ten­to por par­te de EH Bil­du de ali­men­tar el in­de­pen­den­tis­mo. «La ga­ran­tía de que Na­va­rra se­gui­rá sien­do Na­va­rra es el PSOE», re­cal­ca­ron fuen­tes de Fe­rraz. La di­rec­ción so­cia­lis­ta con­fía en que la am­plia­ción de la Me­sa fa­ci­li­te la ca­pa­ci­dad le­gis­la­ti­va del Eje­cu­ti­vo de Chi­vi­te don­de sí o sí ne­ce­si­ta­rá de la mar­ca po­lí­ti­ca del PNV de Na­va­rra, el par­ti­do que des­de Sa­bin Et­xea y en con­tac­to per­ma­nen­te con Ma­drid ha im­pul­sa­do el nue­vo pac­to.

EFE

Ma­ría Chi­vi­te fe­li­ci­ta ayer al na­cio­na­lis­ta Hual­de tras ser ele­gi­do pre­si­den­te con los vo­tos del PSN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.