La di­so­lu­ción de la po­lí­ti­ca

El Mundo - - ESPAÑA - JO­SE­BA ARRE­GI

Fue el rey Enrique III de Na­va­rra quien, sien­do hu­go­no­te, se con­vir­tió a la fe ca­tó­li­ca pa­ra po­der lle­gar a ser, co­mo Enrique

IV, rey de Fran­cia y bus­car así po­ner fin a las lu­chas re­li­gio­sas. Y fue el mis­mo rey Enrique IV quien pro­mul­gó el edic­to de Nan­tes con­ce­dien­do la li­ber­tad de con­cien­cia y una li­mi­ta­da li­ber­tad de cul­to a los hu­go­no­tes en Fran­cia. Se­ría su su­ce­sor Luis XIV quien anu­la­ría el Edic­to de Nan­tes de su pre­de­ce­sor.

Lo que es­tá su­ce­dien­do en Na­va­rra, y lo que pa­re­ce que va a su­ce­der, es­tá le­jos de la trans­cen­den­cia his­tó­ri­ca de Enrique de Na­va­rra y de Fran­cia, pri­mer rey bor­bón. A es­tas al­tu­ras po­cos se ufa­na­rán ya de ha­ber en­te­rra­do al bi­par­ti­dis­mo. A es­te no le ha su­ce­di­do un ma­yor plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co ni una ca­pa­ci­dad de diá­lo­go, ne­go­cia­ción y pac­to al ser­vi­cio del bien co­mún. Le ha su­ce­di­do la ra­di­cal di­so­lu­ción de la po­lí­ti­ca.

Con los par­ti­dos de ma­sas han des­apa­re­ci­do las re­fe­ren­cias más o me­nos fir­mes en la po­lí­ti­ca. Las ca­te­go­rías de an­ta­ño co­mo iz­quier­da y de­re­cha, cen­tro y mo­de­ra­ción, pro­gre­sis­mo, li­be­ra­lis­mo o con­ser­va­du­ris­mo ya no sig­ni­fi­can na­da, so­lo di­cen lo que quien los usa en un de­ter­mi­na­do mo­men­to quie­re sig­ni­fi­car con ello, es­pe­cial­men­te si es po­lí­ti­co.

A las ca­te­go­rías tra­di­cio­na­les le su­ce­die­ron los cor­do­nes hi­gié­ni­cos, los «no es no», las lí­neas rojas, pe­ro sin que nin­guno de es­tos ele­men­tos ten­ga ni fir­me­za ni du­ra­bi­li­dad. Son cri­te­rios sujetos a las ne­ce­si­da­des tác­ti­cas del mo­men­to. En Na­va­rra, y no so­lo allí, se equi­pa­ra el no al pac­to con Na­va­rra Su­ma al no pac­to con pre­ser­va­ti­vo con HB-Bil­du. Na­va­rra Su­ma es la pes­te, pe­ro HB-Bil­du es me­re­ce­do­ra de un pues­to en la me­sa del Par­la­men­to fo­ral. Un par­ti­do, el de HB-BIL­DU, que no es ca­paz de con­de­nar la historia de te­rror de ETA y que per­si­gue el mis­mo pro­yec­to de ETA.

Ge­roa Bai, la mar­ca del PNV en Na­va­rra, lo ha im­pues­to por­que le in­tere­sa con­tar con la po­si­bi­li­dad de con­tro­lar la po­lí­ti­ca del Go­bierno na­va­rro gra­cias a la pre­sen­cia de HB en la me­sa del par­la­men­to fo­ral. En­tre el PSN y el PNV se mar­gi

na en Na­va­rra a la coa­li­ción elec­to­ral que ha que­da­do a un par­la­men­ta­rio de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. El PSN y el PNV fa­ci­li­tan un pac­to con pre­ser­va­ti­vo –en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra el PNV sin él– con HB. Los mis­mos que pre­di­can con­tra los ex­tre­mis­mos y agi­tan las con­cien­cias de los ciu­da­da­nos con­tra los ex­tre­mis­mos. O qui­zá es­to tam­bién era y es men­ti­ra: esa pré­di­ca y esa agi­ta­ción se per­se­guían y per­si­guen con fi­nes elec­to­ra­les, aun­que no siem­pre fun­cio­nen. Que se lo pre­gun­ten al can­di­da­to so­cia­lis­ta a la al­cal­día de Ba­ra­cal­do: ar­gu­men­ta que no ha con­se­gui­do la al­cal­día por­que mu­cho vo­to del Par­ti­do Po­pu­lar en ese mu­ni­ci­pio ha ido a en­gor­dar el re­sul­ta­do del PNV por el mie­do al ex­tre­mis­mo pre­di­ca­do por Sán­chez.

El po­der lo jus­ti­fi­ca to­do. La ver­dad no im­por­ta. Y la éti­ca tam­po­co, pues no hay éti­ca sin ver­dad. Cuan­do to­do es men­ti­ra, cuan­do to­do va­le, cuan­do las lí­neas rojas son fal­sas, las in­com­pa­ti­bi­li­da­des no son más que po­ses, cual­quier pac­to es vá­li­do. Lo cual tam­po­co es ver­dad, por­que el pac­to con VOX es del dia­blo, co­mo al pa­re­cer lo es en Na­va­rra el pac­to con el PP y Ciu­da­da­nos, pe­ro el pac­to con HB, sea o no con pre­ser­va­ti­vo, es de quie­nes co­mo mo­nar­cas ab­so­lu­tos a lo Luis XIV, re­cla­man la abs­ten­ción de PP y Ciu­da­da­nos en el par­la­men­to na­cio­nal pa­ra que Sán­chez que­de im­po­lu­to sin man­cha de na­cio­na­lis­mo por­que so­lo tie­ne 123 es­ca­ños de 376.

La po­lí­ti­ca se di­suel­ve en la po­li­ti­qui­lla con ai­res de gran­de­za, pe­ro va­cía de con­te­ni­do, va­cía de pro­pó­si­to al­guno que no sea el de al­can­zar y man­te­ner­se en el po­der co­mo sea al ser­vi­cio de uno mis­mo y de su fic­ti­cia gran­de­za.

Enrique III de Na­va­rra dio el pa­so de con­ver­tir­se al ca­to­li­cis­mo pa­ra pa­sar a ser Enrique IV de Fran­cia y po­der así pro­ce­der a la pa­ci­fi­ca­ción re­li­gio­sa de Fran­cia pa­ra que no vol­vie­ran a re­pe­tir­se las ma­tan­zas de hu­go­no­tes de la no­che de San

Bar­to­lo­mé en París. En la ac­tual Na­va­rra pue­den co­go­ber­nar los que no han con­de­na­do la historia de te­rror de ETA, abrien­do la puer­ta a una gue­rra de iden­ti­da­des, su­ce­dá­nea de a re­li­gio­sa.

El po­der lo jus­ti­fi­ca to­do. La ver­dad no im­por­ta. Y la éti­ca tam­po­co, pues no hay éti­ca sin ver­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.