Es­pa­ña fre­na que ‘Ter­ne­ra’ sal­ga de pri­sión tras li­ber­lar­lo Fran­cia

El ex je­fe de ETA vuel­ve a ser de­te­ni­do a pe­ti­ción de la Jus­ti­cia es­pa­ño­la, que pi­de su en­tre­ga

El Mundo - - ESPAÑA - IÑA­KI GIL MA­RI­SA RECUERO

La Jus­ti­cia es­pa­ño­la im­pi­dió a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de de ayer que Jo­sé An­to­nio Urru­ti­koet­xea Ben­goet­xea, alias Jo­su Ter­ne­ra, fue­ra pues­to en li­ber­tad por las au­to­ri­da­des fran­ce­sas. El ex je­fe de ETA, en lu­gar de sa­lir an­dan­do de la cár­cel de la San­té, en París, con el be­ne­plá­ci­to del Tri­bu­nal de Ape­la­ción de es­ta ciu­dad fran­ce­sa, aban­do­nó la pri­sión en un co­che po­li­cial rum­bo a otras de­pen­den­cias po­li­cia­les.

El ex lí­der de la ban­da, que es­ta­ba en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do des­de 2002 y fue de­te­ni­do el pa­sa­do 16 de ma­yo en la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Sa­llan­ches, re­ci­bió ayer el vis­to bueno de Fran­cia pa­ra sa­lir de pri­sión. El Tri­bu­nal de Ape­la­ción de­cre­tó su pues­ta en li­ber­tad ba­jo con­trol ju­di­cial. Sin em­bar­go, el his­tó­ri­co di­ri­gen­te de ETA no con­si­guió pi­sar la ca­lle y fue re­te­ni­do en apli­ca­ción de una de las ór­de­nes de de­ten­ción dic­ta­das por la Au­dien­cia Na­cio­nal.

El ex lí­der de la ban­da te­rro­ris­ta tie­ne cua­tro ca­sos abier­tos en los Juz­ga­dos Cen­tra­les de Ins­truc­ción y hay en vi­gor cua­tro ór­de­nes de bus­ca y cap­tu­ra dic­ta­das por los juz­ga­dos cen­tra­les nú­me­ros 1, 2, 3 y 5. Fuen­tes ju­rí­di­cas se­ña­la­ron a es­te dia­rio que la nue­va de­ten­ción de Ter­ne­ra se de­be a la cau­sa que ins­tru­ye el Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 por el aten­ta­do con co­che bom­ba con­tra una ca­sa cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil en Za­ra­go­za, en 1987, en el que mu­rie­ron 11 per­so­nas y 88 re­sul­ta­ron he­ri­das.

En es­ta cau­sa, a Urru­ti­koet­xea se le impu­taron 11 de­li­tos de ase­si­na­to y 88 frus­tra­dos. Nun­ca fue juz­ga­do, pe­se a ser lla­ma­do en dos oca­sio­nes a de­cla­rar por el Tri­bu­nal Su­pre­mo al es­tar afo­ra­do –era dipu­tado au­to­nó­mi­co por Eus­kal He­rri­ta­rrok. Nun­ca se pre­sen­tó. Se fu­gó en 2002, des­pués de que el Al­to Tri­bu­nal le de­ja­ra en li­ber­tad, en el mar­co del ca­so So­koa, al con­si­de­rar que ya fue juz­ga­do en Fran­cia.

Otras fuen­tes con­sul­ta­das por es­te dia­rio ex­pli­ca­ron que tras la de­ci­sión de Fran­cia de po­ner en li­ber­tad a Ter­ne­ra, la Jus­ti­cia es­pa­ño­la ace­le­ró la tra­mi­ta­ción de una de las ór­de­nes de de­ten­ción emi­ti­das por Es­pa­ña, fre­nan­do así la pues­ta en li­ber­tad del ex je­fe de ETA y obli­gan­do de nue­vo a de­te­ner­lo.

Las au­to­ri­da­des fran­ce­sas dis­po­nen aho­ra de 48 ho­ras pa­ra co­mu­ni­car­le la pe­ti­ción de ex­tra­di­ción, se­gún in­for­mó Efe, y des­pués se­rá un juez fran­cés el que de­ci­da si que­da en li­ber­tad pro­vi­sio­nal con me­di­das cau­te­la­res o vuel­ve a pri­sión has­ta que se re­suel­va la ex­tra­di­ción. Fuen­tes ju­rí­di­cas apun­ta­ron que el ex lí­der de la ban­da te­rro­ris­ta po­dría vol­ver a que­dar en li­ber­tad por cau­sas mé­di­cas.

Se­gún uno de sus abo­ga­dos, Jo­su Ter­ne­ra iba a ser alo­ja­do por Louis Joi­net, ma­gis­tra­do fran­cés pa­dre de la doc­tri­na Mit­te­rrand, que jus­ti­fi­có la ne­ga­ti­va fran­ce­sa a ex­tra­di­tar a nu­me­ro­sos ita­lia­nos re­cla­ma­dos por te­rro­ris­mo du­ran­te los años del plo­mo en el país trans­al­pino.

Al ex je­fe de la ban­da le fue re­cla­ma­do el pa­sa­por­te, que afir­mó no te­ner. En las con­di­cio­nes de su li­be­ra­ción se in­cluían la prohi­bi­ción de sa­lir de Fran­cia y la obli­ga­ción de pre­sen­tar­se en una co­mi­sa­ría de París una vez por se­ma­na. El día de su de­ten­ción, el pa­sa­do mes de ma­yo, él mis­mo ex­pli­có que iba a ser ope­ra­do de la prós­ta­ta y que ha­bía per­di­do ocho ki­los en tres se­ma­nas. El mé­di­co que le tra­ta­ba con­fir­mó su ver­sión y aña­dió que de­bía ser in­ter­ve­ni­do an­tes de un mes.

Sus de­fen­so­res, Lau­re Hei­nich y Lau­rent Pas­quet Ma­ri­nac­ce, ale­ga­ron pa­ra pe­dir su li­ber­tad que su es­tan­cia en la cár­cel «no es po­si­ble te­nien­do en cuen­ta su sa­lud». Lue­go, an­te los me­dios, ex­pli­ca­ron que su li­be­ra­ción se de­bía a que ha­bía da­do ga­ran­tías de que no elu­di­rá la ac­ción de la Jus­ti­cia.

Gra­cias a la doc­tri­na Mit­te­rrand al­gu­nos his­tó­ri­cos del te­rro­ris­mo ita­liano rehi­cie­ron su vi­da en Fran­cia. En­tre ellos, To­ni Ne­gri, ideo­ló­go de Au­to­no­mia Ope­ra­ria y que es­ta­ba en­tre los fir­man­tes de una tri­bu­na pu­bli­ca­da en Li­bé­ra­tion que loa­ba la «al­tu­ra mo­ral» de Jo­su Ter­ne­ra, al que com­pa­ra­ba con Nel­son Man­de­la. El tex­to sos­te­nía que «la de­ten­ción de Jo­su Urru­ti­koet­xea no es una buena no­ti­cia, es un gol­pe a la in­te­li­gen­cia po­lí­ti­ca, a la per­se­ve­ran­cia en la idea de la jus­ti­cia, al com­pro­mi­so en fa­vor de la re­con­ci­lia­ción de los pue­blos y a la hi­pó­te­sis de­mo­crá­ti­ca sub­ya­cen­te [sic]».

El tex­to fue con­tes­ta­do, en Li­bé­ra­tion, por un ar­tícu­lo fir­ma­do por Fer­nan­do Aram­bu­ru, Fer­nan­do Sa­va­ter y Mai­te Pa­ga­zaur­tun­dua, en­tre otros. Afir­ma­ban: «Es­ta­mos in­quie­tos y cons­ter­na­dos de ver que in­te­lec­tua­les que se di­cen de iz­quier­das se re­ba­jen a men­tir so­bre la reali­dad del te­rro­ris­mo de ETA, apo­yen una ideo­lo­gía na­cio­na­lis­ta ex­clu­si­va y pi­so­teen la me­mo­ria de sus víc­ti­mas». Con­tra Joi­net pre­sen­tó una de­man­da Co­vi­te por «obs­ta­cu­li­zar la de­ten­ción de eta­rras».

La Au­dien­cia lo re­cla­ma por un aten­ta­do con­tra un cuar­tel de Za­ra­go­za

EFE

Vehícu­los po­li­cia­les lle­gan a la cár­cel de la San­té (París) pa­ra re­co­ger a ‘Jo­su Ter­ne­ra’ y tras­la­dar­le a otras de­pen­den­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.