El buen tío, ‘up­da­ted’

El Mundo - - OPINIÓN - AR­CA­DI ES­PA­DA

LA FIS­CA­LÍA de la Au­dien­cia Na­cio­nal pi­de más de dos años de cár­cel pa­ra el ex­pre­si­den­te Camps, por­que cree que pre­va­ri­có. El Psoe ha ele­va­do la pe­ti­ción a nue­ve, pe­ro no ha pe­di­do pe­na de muer­te. Camps arras­tra tres pro­ce­sos más. Dos de ellos por la Fór­mu­la 1. La Fis­ca­lía desis­tió de acu­sar en am­bos y en uno di­ri­gió tan se­rios re­pro­ches a la ins­truc­ción que la du­da es si la jue­za ac­tuó por des­or­den men­tal, pe­re­za o in­mo­ra­li­dad. Los dos ca­sos si­guen vi­vos, a la es­pe­ra de lo que de­ci­da el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Va­len­cia, gra­cias al em­pe­ño de Puig, el pre­si­den­te au­to­nó­mi­co, que dio ins­truc­cio­nes a sus abo­ga­dos par­ti­cu­la­res –aun­que pa­ga­dos con di­ne­ro pú­bli­co– pa­ra que man­tu­vie­ra las acu­sa­cio­nes. No es que la ele­gan­cia o la de­cen­cia ha­yan des­apa­re­ci­do de la con­duc­ta de Puig –eso su­pon­dría un tras­torno cir­cuns­tan­cial y no una in­com­pa­re­cen­cia on­to­ló­gi­ca–; es que Puig des­co­no­ce las obli­ga­cio­nes no es­cri­tas más ele­men­ta­les del Es­ta­do de De­re­cho.

Del ca­so de la Au­dien­cia pue­de sa­car­se tam­bién gra­ve en­se­ñan­za. Las tres per­so­nas a las que Camps po­día or­de­nar­les –res­pec­to a la acu­sa­ción que se ma­ne­ja– que con­tra­ta­ran con Gür­tel lo han ne­ga­do. Una de ellas, la más di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la con­tra­ta­ción, lo ne­gó ha­ce años y lo ha vuel­to a ne­gar. Sin em­bar­go, el juez De la Ma­ta ba­sa –¡ba­sa!– sus acu­sa­cio­nes en de­cla­ra­cio­nes am­bien­ta­les de Ál­va­ro Pérez y Ricardo Cos­ta, dos sin­ver­güen­zas eti­mo­ló­gi­cos. De la Ma­ta ha lle­ga­do a la pas­mo­sa con­clu­sión que

Las tres per­so­nas a las que Camps po­día or­de­nar­les –res­pec­to a la acu­sa­ción que se ma­ne­ja– que con­tra­ta­ran con Gür­tel lo han ne­ga­do

Pérez y Camps eran ami­gos: no pa­re­ce de­li­to. Co­mo no lo pa­re­ce la amis­tad de De la Ma­ta con el so­cia­lis­mo al que sir­vió. Pe­ro es que la amis­tad de los ami­gui­tos fue muy con­vul­sa. No en vano Pérez di­jo 12 días an­tes de que el ex­pan­si­vo Camps lo lle­va­ra a su al­ma, y sin sa­ber que lo es­cu­cha­ban, que Camps era un ca­gón, un cer­do, un hi­jo de pu­ta y un mier­da. Otro in­te­rés ofre­ce Cos­ta. Lo han li­bra­do de la cár­cel en ra­zón de sus con­fe­sio­nes. Pe­ro lo for­mi­da­ble es que, ob­ser­va­das fi­ja­men­te, no pue­den te­ner nin­gu­na re­le­van­cia pe­nal. Cos­ta no de­mos­tró na­da más que un te­rror com­pren­si­ble a la cár­cel. Pe­ro man­te­nien­do la impu­tación de Camps –e in­clu­so li­bran­do a Cos­ta de la cár­cel: ¡co­mo si hu­bie­ra al­go que pa­gar­le!– los jue­ces per­se­ve­ran en la fic­ción de que Cos­ta pro­bó al­go. To­das las fic­cio­nes que Camps arras­tra aca­ba­rán al­gún día an­te jue­ces de ver­dad. Pe­ro la pre­gun­ta es qué gra­do de co­rrup­ción ju­di­cial, pro­fe­sio­nal, éti­ca, po­lí­ti­ca y pe­rio­dís­ti­ca ha per­mi­ti­do lle­gar has­ta aquí y quié­nes y cuán­to pa­ga­rán por ella.

Ol­vi­da­ba el úl­ti­mo asun­to que afec­ta al ex­pre­si­den­te. La vi­si­ta del Pa­pa. Des­co­noz­co su es­tra­te­gia de de­fen­sa. Pe­ro yo, co­mo el pe­ti­me­tre Cos­ta, ti­ra­ría la ba­su­ra pa­ra arri­ba, y que ape­chu­gue dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.