Si Ciu­da­da­nos cede

El Mundo - - OPINIÓN - DA­VID JI­MÉ­NEZ TO­RRES

SI Ciu­da­da­nos cede a las pre­sio­nes y fa­ci­li­ta la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez, el país des­cu­bri­rá sú­bi­ta­men­te el va­lor de la pa­la­bra da­da. Los mis­mos que aho­ra pre­sen­tan el com­pro­mi­so de Ri­ve­ra de no pac­tar con el PSOE co­mo al­go tri­vial, un me­ro tec­ni­cis­mo, bor­da­rán la re­nun­cia a ese com­pro­mi­so co­mo una le­tra es­car­la­ta so­bre el pe­cho na­ran­ja. Al ter­cer te­le­dia­rio to­dos ol­vi­da­rán la Ra­zón de Es­ta­do que ha­cía ne­ce­sa­ria aque­lla rec­ti­fi­ca­ción, con la mis­ma na­tu­ra­li­dad con que tan­tos han asu­mi­do que el PSOE no es res­pon­sa­ble de con quién pac­ta; el san­chis­mo tie­ne una ra­ra ha­bi­li­dad pa­ra ofus­car me­mo­rias y ador­me­cer ca­pa­ci­da­des crí­ti­cas. Y así, du­ran­te los pró­xi­mos años so­lo se di­rá que Cs es un par­ti­do sin prin­ci­pios y Ri­ve­ra, un lí­der sin pa­la­bra. El PP en­con­tra­rá en ello el ca­mino pa­ra su re­su­rrec­ción y Vox tam­bién se be­ne­fi­cia­rá del nue­vo bri­llo de la ve­le­ta na­ran­ja. El PSOE de­ja­rá el te­ma en bar­be­cho du­ran­te al­gún tiem­po, y en cuan­to le con­ven­ga tam­bién lo uti­li­za­rá.

Si Ciu­da­da­nos cede, Sán­chez ten­drá un enor­me mar­gen pa­ra in­cum­plir cual­quier com­pro­mi­so que ad­quie­ra con Ri­ve­ra. Tie­ne in­cen­ti­vos pa­ra ello, so­bre to­do en po­lí­ti­ca te­rri­to­rial: el PSOE go­bier­na con na­cio­na­lis­tas o apo­ya sus go­bier­nos en Va­len­cia, Ba­lea­res, País Vas­co y qui­zá Na­va­rra. El chan­ta­je se pue­de re­no­var las ve­ces que sea ne­ce­sa­rio: si Cs se po­ne digno, Sán­chez siem­pre pue­de bus­car un acuer­do con Po­de­mos, na­cio­na­lis­tas y fi­loe­ta­rras. Al PSOE no le so­bran es­crú­pu­los y sí vo­tan­tes pro­ba­da­men­te im­per­tur­ba­bles an­te es­tas com­pa­ñías.

Si Ciu­da­da­nos cede, se le se­gui­rá ne­gan­do el sal­vo­con­duc­to de res­pe­ta­bi­li­dad pro­gre­sis­ta. La pro­pa­gan­da mon­clo­vi­ta to­ma­rá ai­re du­ran­te un par de días y lue­go con­ti­nua­rá de­nun­cian­do los acuer­dos con PP y Vox. Los di­ri­gen­tes na­ran­jas se­gui­rán sien­do in­sul­ta­dos en el 8-M y ex­clui­dos de la ca­be­ce­ra del Orgullo Gay. Car­men Cal­vo se­gui­rá ne­gán­do­les el car­né de fe­mi­nis­mo y Al­mu­de­na Gran­des con­ti­nua­rá lla­mán­do­les fas­cis­tas. La ma­qui­na­ria del san­chis­mo cul­tu­ral ha fun­cio­na­do ma­ra­vi­llo­sa­men­te, ¿por qué la iban a cam­biar?

Si Cs cede, es pro­ba­ble que se cum­pla su diag­nós­ti­co acer­ca del tri­ba­lis­mo del vo­tan­te me­dio. Por ca­da Fran­cesc de Ca­rre­ras que re­cu­pe­ren per­de­rán unos 10.000 vo­tan­tes, PSOE y PP con­ti­nua­rán sien­do los prin­ci­pa­les ór­ga­nos de po­der del país y Cs se ha­brá con­de­na­do al pa­pel de bi­sa­gra sim­pá­ti­ca y más o me­nos irre­le­van­te.

Pe­se a to­do es­to, que Ciu­da­da­nos ce­die­ra se­ría, a cor­to pla­zo, lo me­nos ma­lo pa­ra nues­tro país. Y ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.