Di­cen pu­ta

El Mundo - - OPINIÓN - DA­VID GISTAU

ADA Co­lau rom­pió a llo­rar y men­cio­nó a sus hi­jas du­ran­te una en­tre­vis­ta en la ra­dio al re­cor­dar los in­sul­tos a que fue so­me­ti­da en la pla­za de San Jai­me por una tur­ba in­de­pen­den­tis­ta. Su aflic­ción es com­pren­si­ble. Y es­tá lle­na del es­tu­por pro­pio de quie­nes só­lo se con­ci­ben ama­dos por el pue­blo en la mis­ma me­di­da que de­tes­ta­dos por el sis­te­ma ma­lé­fi­co. Más allá de la emo­ción con­te­ni­da y de la ra­bia por el agra­vio, Ada Co­lau bien pu­do ha­ber llo­ra­do tam­bién por el ex­tra­vío de­fi­ni­ti­vo, a tra­vés de una ex­pe­rien­cia per­so­nal, de un per­so­na­je co­lec­ti­vo de cu­ya fo­to­ge­nia es­ta­ba enamo­ra­da: el pue­blo que can­ta el Ima­gi­ne de Len­non mien­tras le pa­san por en­ci­ma las tan­que­tas de la po­li­cía igual que los cris­tia­nos de Quo va­dis? can­ta­ban sal­mos mien­tras les sol­ta­ban los leo­nes. Al­go po­día ha­ber in­tui­do ya cuan­do a co­le­gas de pro­fe­sión co­mo Arri­ma­das y Ál­va­rez de To­le­do tam­bién las apre­ta­ron y lla­ma­ron bo­ti­flers y pu­tas. Pe­ro, en fin, eso no era una ex­pe­rien­cia per­so­nal, afec­ta­ba a las hi­jas de otras en una ga­la­xia ideo­ló­gi­ca­men­te muy re­mo­ta.

Có­mo ha­brán si­do de con­mo­ve­do­ras las lá­gri­mas de Ada Co­lau que, ayer, el gran dia­rio de pro­gre­so edi­to­ria­li­zó so­bre ellas y la­men­tó que el in­de­pen­den­tis­mo hu­bie­ra mos­tra­do su ver­da­de­ra faz. Ca­ray, ¿só­lo aho­ra? Los em­pe­llo­nes a tri­fa­chi­tas en la uni­ver­si­dad o en cual­quier ám­bi­to pú­bli­co don­de aso­men no bas­ta­ron pa­ra que los edi­to­ria­lis­tas or­gá­ni­cos se alar­ma­ran de re­pen­te por la de­gra­da­ción de la po­lí­ti­ca, por el en­ca­na­lla­mien­to de la ca­lle, por la res­tau­ra­ción en el es­ce­na­rio pú­bli­co de una vio­len­cia más o me­nos ama­ga­da que mar­có la úl­ti­ma cam­pa­ña elec­to­ral co­mo no su­ce­día ya en la Es­pa­ña con­ven­ci­da de ser una fies­ta de la de­mo­cra­cia. Es más, has­ta aho­ra, a esa vio­len­cia se le pro­cu­ra­ba exi­men­tes. Co­mo cuan­do era a Mai­te Pa­ga­za a quien lla­ma­ban pu­ta y a quien echa­ban en­ci­ma una tur­ba en el Nor­te. Se ten­día a de­cir que a esa tur­ba no le ha­bía que­da­do más re­me­dio que com­por­tar­se así des­pués de ser pro­vo­ca­da por la pre­sen­cia de unos po­lí­ti­cos en lu­ga­res en los que ya ha­ce tiem­po ten­drían que ha­ber re­nun­cia­do a es­tar.

Por úl­ti­mo, hay que agra­de­cer a la con­sa­gra­ción ins­ti­tu­cio­nal de los ac­ti­vis­tas de la nue­va po­lí­ti­ca que por fin ha­yan re­pa­ra­do en la gro­se­ría y la vio­len­cia del es­cra­che, eso que has­ta ha­ce po­co era el «ja­ra­be de­mo­crá­ti­co» ad­mi­nis­tra­do por el «pue­blo em­po­de­ra­do». Es que re­sul­ta que di­cen pu­ta. Aho­ra re­pa­ran en ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.