La prue­ba de que se ta­pó a Ra­to

• Nue­vos do­cu­men­tos apor­ta­dos al jui­cio de Ban­kia mues­tran có­mo Or­dó­ñez acep­tó un plan inad­mi­si­ble del pre­si­den­te de Ban­kia pa­ra «ga­nar un tiem­po esen­cial» • El Ban­co de Es­pa­ña des­pre­ció a sus ins­pec­to­res pa­ra ocul­tar el pro­ble­ma

El Mundo - - ECONOMÍA - CAR­LOS SE­GO­VIA

Tres do­cu­men­tos re­mi­ti­dos por el Ban­co de Es­pa­ña a la Au­dien­cia Na­cio­nal prue­ban có­mo es­ta ins­ti­tu­ción cu­brió y apo­yó pla­nes inad­mi­si­bles de Ro­dri­go Ra­to en Ban­kia tras cen­su­rar la opi­nión de sus pro­pios ins­pec­to­res. El ob­je­ti­vo del en­ton­ces go­ber­na­dor, Mi­guel Ángel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, era «ga­nar un tiem­po esen­cial» y evi­tar «el azo­te de los mer­ca­dos» al ser Ban­kia «una en­ti­dad sis­té­mi­ca», se­gún los es­cri­tos in­ter­nos ofi­cia­les a los que ha te­ni­do ac­ce­so EL MUN­DO.

Los do­cu­men­tos fue­ron re­dac­ta­dos en­tre el 11 y el 17 de abril de 2012, un mes an­tes de la na­cio­na­li­za­ción de Ban­kia y en una épo­ca en la que, se­gún el ac­tual vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Luis de Guin­dos, ha­bía un cla­mor in­ter­na­cio­nal pa­ra sa­near la cuar­ta en­ti­dad fi­nan­cie­ra de Es­pa­ña.

El pri­mer do­cu­men­to es un co­rreo elec­tró­ni­co en­via­do por Jo­sé An­to­nio Del­ga­do, que se en­con­tra­ba en­ton­ces al fren­te del equi­po de ins­pec­to­res del Ban­co de Es­pa­ña cen­tra­do en Ban­kia y que ex­pre­sa­ba su opi­nión so­bre el plan que ha­bía pre­sen­ta­do Ra­to pa­ra sa­near la en­ti­dad. El ex mi­nis­tro lo plan­tea­ba en cum­pli­mien­to con un Real De­cre­to im­pul­sa­do por el en­ton­ces mi­nis­tro Luis de Guin­dos y so­bre el que te­nía que pro­nun­ciar­se en ese mes la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va pre­si­di­da por Fer­nán­dez Or­dó­ñez. Del­ga­do no pu­do ser más cla­ro an­te su su­pe­rior, el je­fe de gru­po, Jo­sé An­to­nio Gra­cia, y ha­bló en nom­bre de Jo­sé An­to­nio Ca­saus y otros ins­pec­to­res. «Co­mo ve­rás nues­tra opi­nión so­bre la pro­pues­ta que ha­bría que tras­la­dar a la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va, en cohe­ren­cia con el aná­li­sis que he­mos rea­li­za­do del plan de ca­pi­ta­li­za­ción pre­sen­ta­do por la en­ti­dad, es que no de­be­ría apro­bar­se di­cho plan ya que, en su con­jun­to, con­tem­pla me­di­das que no se es­ti­man su­fi­cien­tes pa­ra aten­der la co­ber­tu­ra de los sa­nea­mien­tos re­que­ri­dos por la nor­ma, tan­to en la ver­tien­te de pro­vi­sio­nes a cons­ti­tuir co­mo en el ni­vel adi­cio­nal de ca­pi­tal prin­ci­pal», afir­mó Del­ga­do en un co­rreo cu­yo con­te­ni­do ya pu­bli­có es­te dia­rio el pa­sa­do 10 de abril tras tes­ti­fi­car es­te ins­pec­tor en el jui­cio de Ban­kia y que aho­ra es po­si­ble re­pro­du­cir.

El pri­mer pro­ble­ma que se­ña­la­ba es que «el cálcu­lo de las ne­ce­si­da­des de sa­nea­mien­tos y ca­pi­tal adi­cio­nal es­tá cla­ra­men­te in­fra­va­lo­ra­do, por­que no se es­tá re­fle­jan­do la mo­ro­si­dad real de la car­te­ra pro­mo­to­ra y por­que hay in­di­cios de que no es­tá iden­ti­fi­ca­do to­do el ries­go pro­mo­tor».

Dos días des­pués, Gra­cia, en­ton­ces je­fe de gru­po y ac­tual­men­te as­cen­di­do a di­rec­tor de de­par­ta­men­to en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Su­per­vi­sión, ele­vó una pro­pues­ta a la cú­pu­la en di­rec­ción con­tra­ria a la re­co­men­da­da por los ins­pec­to­res, pe­ro en ple­na sin­to­nía con la po­lí­ti­ca de Or­dó­ñez de ta­par y ga­nar tiem­po. En ese se­gun­do es­cri­to fe­cha­do el 13 de abril de 2012 y fir­ma­do tam­bién por el en­ton­ces di­rec­tor de de­par­ta­men­to Pe­dro Gon­zá­lez, se re­co­men­da­ba a Or­dó­ñez apro­bar el plan de Ra­to, por­que, co­mo pri­mer pun­to, «se ga­na un tiem­po esen­cial». La es­pe­ran­za era que Ra­to lo­gra­ra en­de­re­zar la en­ti­dad sin que el Ban­co de Es­pa­ña tu­vie­ra que to­mar de­ci­sio­nes trau­má­ti­cas. So­bre to­do, por­que «no se ve fac­ti­ble en es­te mo­men­to la al­ter­na­ti­va de una po­si­ble in­te­gra­ción con una en­ti­dad más só­li­da que pue­da aguan­tar el azo­te de los mer­ca­dos tras di­cha in­te­gra­ción». En cuan­to a una in­ter­ven­ción del Es­ta­do -que ter­mi­nó pro­du­cién­do­se un mes des­pués– tam­po­co era acon­se­ja­ble a su jui­cio: «Es di­fí­cil de so­por­tar po­si­bles ac­tua­cio­nes su­per­vi­so­ras drás­ti­cas (...) y mu­cho más de ejecutarla­s, en su ca­so. da­da la di­men­sión sis­té­mi­ca de la en­ti­dad».

Or­dó­ñez, que te­nia re­la­ción di­rec­ta con Ca­saus y otros ins­pec­to­res, no du­dó en es­co­ger la pro­pues­ta de Gra­cia y no la de Del­ga­do, co­mo cons­ta en el ter­cer do­cu­men­to. Es­tá fe­cha­do el 17 de abril, seis des­pués de que Del­ga­do re­co­men­da­ra no apro­bar el plan, y en él la cú­pu­la del Ban­co de Es­pa­ña co­mu­ni­ca­ba a Ra­to que se le apro­ba­ba su plan. «Le par­ti­ci­po que la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va del Ban­co de Es­pa­na, su se­sión de hoy, ha apro­ba­do el Plan de Sa­nea­mien­to pre­sen­ta­do por con­si­de­rar que las pa­lan­cas in­clui­das en el mis­mo de­be­rían ser su­fi­cien­tes pa­ra el cum­pli­mien­to de los re­que­ri­mien­tos fi­ja­dos por el Real De­cre­to».

In­clu­so usa­ba co­mo ar­gu­men­to las pa­lan­cas de ca­pi­ta­li­za­ción que ha­bían des­ca­li­fi­ca­do sus ins­pec­to­res. Es­tos ha­bían ase­gu­ra­do lo si­guien­te: «En cuan­to a las pa­lan­cas de ca­pi­tal pre­vis­tas, con­si­de­ra­mos que el in­co­rrec­to cómpu­to de de­ter­mi­na­dos ele­men­tos co­mo re­cur­sos pro­pios uni­do a la in­cer­ti­dum­bre so­bre el im­pac­to fi­nal y fe­cha de eje­cu­ción de las me­di­das pro­pues­tas por la en­ti­dad, no per­mi­te ga­ran­ti­zar que la en­ti­dad no va­ya a in­cu­rrir en in­cum­pli­mien­tos de los ra­tios de sol­ven­cia co­mo con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción del Real De­cre­to».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.