LA TERMITA DE­MO­GRÁ­FI­CA CORROE ES­PA­ÑA

El Mundo - - PAPEL - POR RO­DRI­GO TERRASA MA­DRID GRÁ­FI­CO: ÁL­VA­RO MA­TI­LLA

Caí­da ré­cord de la na­ta­li­dad. En 2018 se pro­du­je­ron 369.302 na­ci­mien­tos, la ci­fra más ba­ja de la úl­ti­ma dé­ca­da. Los ex­per­tos aler­tan de una cri­sis a cá­ma­ra len­ta que trans­for­ma­rá el país. “Hay que ac­tuar ya pa­ra evi­tar los efec­tos”

Ha­ce só­lo unos me­ses lle­gó a Es­pa­ña un li­bro es­cri­to por los in­ves­ti­ga­do­res ca­na­dien­ses Da­rrell Bric­ker y John Ib­bit­son que, fren­te a quie­nes ad­ver­tían de los pe­li­gros de una ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca en el mun­do, tan su­per­po­bla­do que iba a re­ven­tar, aler­ta­ba jus­to de lo con­tra­rio. «La po­bla­ción pron­to to­ca­rá te­cho y em­pe­za­rá a des­cen­der. Y una vez que co­mien­ce el de­cli­ve, nun­ca ter­mi­na­rá», es­cri­bían Bric­ker e Ib­bit­son en un en­sa­yo lleno de teo­rías ca­tas­tro­fis­tas que, sin em­bar­go, no de­jan de con­fir­mar­se. El li­bro, por cier­to, se lla­ma El pla­ne­ta

va­cío (Edi­cio­nes B). Só­lo du­ran­te el pri­mer se­mes­tre del año pa­sa­do na­cie­ron en Es­pa­ña 179.794 ni­ños y mu­rie­ron 226.384 per­so­nas. Ha­gan la res­ta: son 46.590 ciu­da­da­nos me­nos en só­lo seis me­ses. Nun­ca des­de que co­men­za­ron los re­gis­tros his­tó­ri­cos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) en 1941 se ha­bía con­ta­bi­li­za­do un nú­me­ro tan ba­jo de na­ci­mien­tos y un nú­me­ro tan al­to de de­fun­cio­nes.

Ayer, el in­for­me del INE so­bre Mo­vi­mien­to Na­tu­ral de la Po­bla­ción con­fir­mó la ten­den­cia. El nú­me­ro de na­ci­mien­tos se re­du­jo un 6,1% en to­do 2018 y el des­cen­so du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da es ya de un 29%. El año pa­sa­do na­cie­ron 369.302 es­pa­ño­les, 23.879 me­nos que en 2017, 56.413 me­nos que ha­ce cin­co años y 150.447 me­nos que ha­ce 10, cuan­do el nú­me­ro de na­ci­mien­tos era un 40% ma­yor. Tic, tac, tic, tac.

Ale­jan­dro Ma­ca­rrón La­rum­be, di­rec­tor de la fun­da­ción Re­na­ci­mien­to De­mo­grá­fi­co y au­tor de Sui­ci­dio de­mo­grá­fi­co en Oc­ci­den­te y me­dio mun­do, ha va­ti­ci­na­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes que la po­bla­ción es­pa­ño­la se­rá en 2100 la mi­tad de la ac­tual y el país ha­brá per­di­do ca­si dos ter­cios de su po­bla­ción ac­ti­va. La lla­ma­da bom­ba de­mo­grá­fi­ca. «No creo que se ha­ga lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción si no nos asus­ta­mos de ver­dad, por­que la ba­ja na­ta­li­dad es par­te cen­tral de nues­tro mo­de­lo de so­cie­dad», aler­ta.

Asus­té­mo­nos de ver­dad, en­ton­ces. En El pla­ne­ta va­cío, los au­to­res sos­te­nían que de man­te­ner­se la ten­den­cia ac­tual en to­do el mun­do, Co­rea del Sur se­ría pron­to el país más vie­jo de la Tie­rra y el úl­ti­mo co­reano po­dría mo­rir ha­cia 2750. ¿Cuán­do mo­ri­rá en­ton­ces el úl­ti­mo es­pa­ñol?

Nues­tra ta­sa de na­ta­li­dad es de las más ba­jas de Eu­ro­pa. El año pa­sa­do 7,9 na­ci­mien­tos por ca­da 1.000 ha­bi­tan­tes, cin­co dé­ci­mas me­nos que la re­gis­tra­da en 2017. Y las cau­sas no son nue­vas. Las mu­je­res tie­nen ca­da vez me­nos hi­jos y ca­da vez hay me­nos mu­je­res en edad de ser ma­dres.

«Los ni­ños han de­ja­do de ser un ac­ti­vo pa­ra tra­ba­jar en el cam­po y se han con­ver­ti­do en una res­pon­sa­bi­li­dad, en otra bo­ca pa­ra ali­men­tar», es­cri­ben Bric­ker e Ib­bit­son. Sus re­fle­xio­nes ha­blan del mun­do en­te­ro pe­ro sir­ven igual­men­te pa­ra Es­pa­ña: «En las ciu­da­des, las mu­je­res tie­nen ma­yor ac­ce­so a la edu­ca­ción. La edu­ca­ción lle­va al empoderami­ento, y las mu­je­res empoderada­s a me­nu­do eli­gen te­ner me­nos hi­jos que sus ma­dres».

El gru­po de mu­je­res es­pa­ño­las de 25 a 40 años (que son las que con­cen­tran el 85% de na­ci­mien­tos), se re­du­jo un 2,5% en 2018, por lo que se man­tie­ne así la ten­den­cia a la ba­ja ini­cia­da en 2009. Ese ran­go de eda­des es­tá for­ma­do por ge­ne­ra­cio­nes me­nos nu­me­ro­sas na­ci­das du­ran­te la cri­sis de na­ta­li­dad de los 80 y la pri­me­ra mi­tad de los 90, se­gún el INE. La edad me­dia de las mu­je­res que fue­ron ma­dres se ele­vó a 32,2 años en 2018 y el nú­me­ro de na­ci­mien­tos de ma­dres de 40 o más años ha cre­ci­do un 63,1% en los úl­ti­mos 10 años.

Ade­más, el nú­me­ro me­dio de hi­jos por mu­jer se si­túa en 1,25, lo que su­po­ne el va­lor más ba­jo des­de el año 2002. La ci­fra se re­du­jo seis cen­té­si­mas en­tre las ma­dres es­pa­ño­las (has­ta 1,19) y ocho cen­té­si­mas en­tre las ex­tran­je­ras (has­ta 1,63).

«Hay que em­pe­zar a ac­tuar ya pa­ra que los efec­tos de la cri­sis de­mo­grá­fi­ca no sean per­ju­di­cia­les pa­ra nues­tra so­cie­dad», re­cla­mó ayer mis­mo el De­fen­sor del Pue­blo en fun­cio­nes, Fran­cis­co Fer­nán­dez Ma­ru­gán, tras exi­gir un re­fuer­zo de las po­lí­ti­cas de con­ci­lia­ción pa­ra lu­char con­tra el des­cen­so de la na­ta­li­dad. «Hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra adop­tar un con­jun­to de re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les, eco­nó­mi­cas y so­cia­les que sean ca­pa­ces de co­rre­gir la ba­jí­si­ma ta­sa de fe­cun­di­dad en Es­pa­ña. Es im­pres­cin­di­ble in­for­mar a la so­cie­dad sin dra­ma­tis­mos y ac­tuar con pru­den­cia, de­ter­mi­na­ción y sin tar­dan­za».

El in­for­me del INE arro­ja más da­tos pa­ra la ra­dio­gra­fía de lo que Fer­nán­dez Ma­ru­gán lla­ma «un país dis­tin­to». Sa­be­mos que el año pa­sa­do la es­pe­ran­za de vi­da au­men­tó só­lo una dé­ci­ma, has­ta si­tuar­se li­ge­ra­men­te por en­ci­ma de los 83 años y que mu­rie­ron un to­tal de 426.053 per­so­nas, un 0,4% más que en 2017. Sa­que­mos de nue­vo la cal­cu­la­do­ra: 2018 se ce­rró con 56.751 es­pa­ño­les me­nos y ba­jan­do...

«No es­ta­mos sa­lien­do de la cri­sis. ¿Qué es sa­lir de la cri­sis? ¿Que la ma­cro­eco­no­mía cre­ce?», se pre­gun­ta­ba ayer el ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de La Co­ru­ña An­to­nio Iz­quier­do. «No, eso no es sa­lir de la cri­sis. La gen­te no tie­ne hi­jos por la ma­cro­eco­no­mía. La gen­te ten­drá hi­jos cuan­do su em­pleo no sea pre­ca­rio, no sea tem­po­ral, ten­ga se­gu­ri­dad en él y ten­ga una pers­pec­ti­va de una ca­rre­ra la­bo­ral», ex­pli­ca­ba en de­cla­ra­cio­nes a Eu­ro­pa Press.

El país, di­ce An­to­nio Iz­quier­do, se en­cuen­tra en «un ré­gi­men de muy ba­ja fe­cun­di­dad».

¿Cuál es la so­lu­ción? Pa­ra Bric­ker e Ib­bit­son, la úni­ca so­lu­ción a cor­to y me­dio pla­zo es la in­mi­gra­ción. «Pa­ra los paí­ses que con­si­de­ren que te­ner tan­tos ex­tran­je­ros en su tie­rra es inacep­ta­ble, el de­cli­ve se­rá inevi­ta­ble», pro­nos­ti­can.

La po­bla­ción na­ci­da en el ex­tran­je­ro en el año 2000 no al­can­za­ba el mi­llón y me­dio de per­so­nas en Es­pa­ña; 18 años des­pués, se si­tua­ba por en­ci­ma de los seis mi­llo­nes.

El es­tu­dio del De­fen­sor del Pue­blo en res­pues­ta a los da­tos del INE ci­ta al de­mó­gra­fo fran­cés Al­fred Sauvy, quien es­cri­bió que las cri­sis eco­nó­mi­cas so­lían ac­tuar co­mo di­na­mi­ta, mien­tras que las cri­sis de­mo­grá­fi­cas ac­tua­ban co­mo las ter­mi­tas. Las dos, de­cía Sauvy, pue­den de­rri­bar un edi­fi­cio pe­ro ca­si na­die re­pa­ra en las se­gun­das. «Sa­bien­do que las ter­mi­tas só­lo des­tru­yen el edi­fi­cio a lar­go pla­zo y que cuan­do se cai­ga es­ta­re­mos to­dos muer­tos, ¿pa­ra qué ocu­par­se de ellas? Eso es lo que se ha he­cho en Es­pa­ña du­ran­te mu­chos años». La termita de­mo­grá­fi­ca si­gue tra­ba­jan­do sin des­can­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.