El Ba­rça re­cu­pe­ra la fe

Los de Pe­sic sal­van el pri­mer ‘match ball’ en otro fi­nal de in­far­to / Re­mon­ta­ron sie­te pun­tos en los úl­ti­mos dos mi­nu­tos

El Mundo - - DEPORTES - LU­CAS SÁEZ-BRA­VO BARCELONA

No ad­mi­te co­ra­zo­nes dé­bi­les la fi­nal de la ACB, tan en el lí­mi­te de la igual­dad que ele­va la tem­pe­ra­tu­ra a ni­ve­les irres­pi­ra­bles. Sal­vó el Barcelona el pri­mer match ball, de­vol­vien­do la mo­ne­da del orgullo, le­van­tan­do la ca­be­za tras el ma­za­zo del lu­nes de Ca­rroll. Alar­gó la lu­cha por el tí­tu­lo, que tie­ne ci­ta ma­ña­na, de nue­vo en el Pa­lau, gra­cias a un desen­la­ce de fe. Gra­cias tam­bién a que el palmeo de Trey Thomp­kins se que­dó es­ta vez a cen­tí­me­tros del ob­je­ti­vo, pues dos de­rro­tas so­bre la bo­ci­na hu­bie­ran si­do de­ma­sia­do crue­les.

La no­che fue co­mo esa pe­lo­ta de tenis que gol­pea la red, pu­do caer pa­ra cual­quier la­do. Tu­vo en­tre sus ma­nos el tí­tu­lo el Real Ma­drid cuan­do Cam­paz­zo, el me­jor, cla­vó un tri­ple a fal­ta de dos mi­nu­tos y me­dio (71-77). Pe­ro el Ba­rça no de­ses­pe­ró, aun­que mo­ti­vos ten­dría pa­ra ello. Sa­có la cas­ta, pa­ra de­mos­trar que tam­bién la tie­ne. Con to­do per­di­do re­su­ci­tó con un par­cial de 7-0 y los erro­res de to­dos en los úl­ti­mos 30 se­gun­dos de­ja­ron así la par­ti­da, tan ten­sa co­mo emo­cio­nan­te. Una oda a la ri­va­li­dad.

No per­día el Ma­drid en ACB des­de mar­zo, pre­ci­sa­men­te en el Pa­lau, cuan­do su­ma­ba seis de­rro­tas an­te los de Pe­sic en ocho par­ti­dos. Y real­men­te fue su­ya la ba­ta­lla en mu­chos mo­men­tos, aun­que nun­ca la pu­do rom­per del to­do. Pro­cu­ró des­ar­bo­lar el gran ar­gu­men­to azul­gra­na, que es la de­fen­sa al lí­mi­te, con el acier­to por res­pues­ta (lo iba a man­te­ner has­ta los úl­ti­mos mi­nu­tos). Que las mu­ñe­cas es­tu­vie­ran suel­tas bien pron­to, sin com­ple­jos ni mie­dos. Cua­tro tri­ples de cin­co in­ten­tos pa­ra em­pe­zar, que fue­ron co­mo da­gas al co­ra­zón del Pa­lau, de­ci­be­lios al má­xi­mo. Ex­haus­tos tras la acu­mu­la­ción de ba­ta­llas, los pú­gi­les se to­ma­ron cin­co mi­nu­tos de tan­teo an­tes de en­trar real­men­te en fae­na. La pri­me­ra fal­ta del Ba­rça lle­gó en el mi­nu­to 8. El re­bo­te bien tem­prano tam­bién fue su­yo.

No tar­dó el par­ti­do en de­ve­nir en cié­na­ga, en ase­me­jar­se al se­gun­do en­vi­te, tra­ba­do, an­gus­tio­so, ape­nas los chis­pa­zos de Heur­tel en una ca­nas­ta; en la otra, el Ma­drid se en­re­da­ba por mo­men­tos en la te­la­ra­ña cu­lé, con po­ca flui­dez en el es­tá­ti­co, sin ras­tro de su te­mi­da tran­si­ción. Ese era el plan de Pe­sic. Pe­ro an­te las ca­de­nas, el ta­len­to. En la pri­me­ra aler­ta ro­ja (27-21), con­tes­ta­ron dos ti­pos con el ge­nio por ban­de­ra. En fras­co pe­que­ño Cam­paz­zo, des­de las al­tu­ras y la cal­ma Trey Thomp­kins, el in­vi­ta­do sor­pre­sa, 11 pun­tos de pu­ra cla­se en el se­gun­do cuar­to.

Se re­com­pu­so el Ma­drid con tres tri­ples del es­ta­dou­ni­den­se, im­pa­ra­ble y de­ses­pe­ran­te, po­nien­do en va­lor el tra­ba­jo en el otro aro. Por­que los blan­cos apre­ta­ron de lo lin­do en de­fen­sa con un quin­te­to inusual, Thomp­kins y Tay­lor de fal­so cin­co en la pin­tu­ra y Ca­rroll y Cau­seur en el pe­rí­me­tro. El re­bo­te de­jó por un pe­que­ño ins­tan­te de ser un pro­ble­ma. Es el mé­ri­to de La­so, te­ner a to­das sus pie­zas lis­tas pa­ra el bai­le. Ahí (29-37), fue la pri­me­ra du­da azul­gra­na: só­lo Heur­tel te­nía al­gún ar­gu­men­to en­ton­ces.

Más se es­ti­ró la cuer­da a la vuel­ta, cuan­do los ner­vios em­pe­za­ban tam­bién a en­trar en jue­go. Un tri­ple de Tay­lor, una an­ti­de­por­ti­va a Heur­tel –por un feo co­da­zo a Rudy– y otro de Ran­dolph pu­sie­ron el +11. Pe­ro no to­do era re­lu­cien­te. Rudy y Ta­va­res se car­ga­ron de fal­tas y el Ba­rça tar­dó un pes­ta­ñeo en re­gre­sar, con un par­cial (12-0) que fue un re­sor­te. Ha­bía sal­va­do al­go más que una vi­da.

El due­lo si­guió ca­mi­na­do por el fi­lo has­ta la mis­mí­si­ma rec­ta de me­ta. Ahí pa­re­ció tem­blar el Ba­rça, cons­cien­te de que ya no te­nía red. Un tri­ple de Rudy, un ro­bo del lis­tí­si­mo Cam­paz­zo cuan­do iba a ma­cha­car Cla­ver y un tri­ple del ar­gen­tino pa­re­cie­ron la sen­ten­cia. Pe­ro así es el ba­lon­ces­to, así es es­ta be­lla fi­nal. La suer­te que le fal­tó el lu­nes apa­re­ció. O la tem­plan­za. Tam­bién le ayu­dó a los de Pe­sic no es­tar car­ga­dos de fal­tas en ese fi­nal (lan­za­ron 14 ti­ros li­bres más). Llull pe­ne­tró pen­san­do en que Cla­ver le pa­ra­ría ile­gal­men­te, pe­ro la de­fen­sa del va­len­ciano fue de ma­nual. La per­dió Han­ga y tu­vo una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad el Ma­drid. Res­ba­ló Cam­paz­zo y a Thomp­kins, bri­llan­te to­da la no­che, le fal­tó un gol­pe de fe en el re­bo­te ofen­si­vo. Só­lo cuan­do el ba­lón sa­lió des­pe­di­do, em­pe­zó la fies­ta del Pa­lau.

Los lo­ca­les lle­ga­ron a los úl­ti­mos mi­nu­tos sin fal­tas. Lan­za­ron 14 ti­ros li­bres más

El Ma­drid aca­ri­ció el tí­tu­lo gra­cias a su acier­to. Cam­paz­zo y Thomp­kins, los me­jo­res

Ayón in­ten­ta po­ner un tapón a To­mic en el par­ti­do de ano­che en el Pa­lau Blau­gra­na. D. GRAU / ACB PHOTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.