La CIA sa­ca a su me­jor es­pía en Ru­sia por Trump

La agen­cia es­ta­dou­ni­den­se de es­pio­na­je te­mía que el pre­si­den­te le de­la­ta­ra

El Mundo - - PORTADA - XAVIER COLÁS MOS­CÚ

La CIA se ha vis­to obli­ga­da a sa­car a su me­jor to­po en Ru­sia, un in­for­man­te que se mo­vía en el en­torno del pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, por mie­do a que Do­nald Trump pu­die­ra de­la­tar­le, des­pués de que el pre­si­den­te ame­ri­cano co­men­ta­ra in­for­ma­ción sen­si­ble con el mi­nis­tro ru­so Ser­gie La­vrov.

EEUU se ha que­da­do sin una de sus fuen­tes cla­ve so­bre el fun­cio­na­mien­to in­terno del Krem­lin. Se­gún la ca­de­na CNN, la CIA te­nía un in­for­man­te en el en­torno del pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, pe­ro en 2017 lo sa­có de Ru­sia por mie­do a que una in­dis­cre­ción de Do­nald Trump lo de­ja­se al des­cu­bier­to.

La in­for­ma­ción de la fuen­te era tan im­por­tan­te que el en­ton­ces di­rec­tor de la CIA, John Bren­nan, ex­clu­yó sus men­sa­jes de la car­pe­ta de in­for­mes dia­rios de In­te­li­gen­cia pa­ra el en­ton­ces pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Ba­rack Oba­ma, y se los ha­cía lle­gar en un so­bre ce­rra­do por se­pa­ra­do. La fuen­te se con­vir­tió en el cen­tro de aten­ción des­pués de que los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción en EEUU co­men­za­sen a in­ves­ti­gar la su­pues­ta in­tro­mi­sión de Ru­sia en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de EEUU en 2016. Trump ale­gó que no sa­bía na­da so­bre es­te to­po ru­so.

La CNN di­jo que se re­ser­va los de­ta­lles so­bre el es­pía pa­ra re­du­cir el ries­go de iden­ti­fi­ca­ción de esa per­so­na. Pe­ro al­gu­nos me­dios ru­sos co­mo el Kom­mer­sant ya han da­do el nom­bre y el ape­lli­do. Se tra­ta­ría de Oleg Smo­len­kov, un em­plea­do de la ad­mi­nis­tra­ción pre­si­den­cial, que se fue de va­ca­cio­nes a Mon­te­ne­gro con su fa­mi­lia en ju­nio de 2017 y des­apa­re­ció.

El Krem­lin, a tra­vés de un por­ta­voz, ca­li­fi­có ayer la his­to­ria co­mo una fan­ta­sía «per­te­ne­cien­te al gé­ne­ro de Pulp Fic­tion». Pe­ro con­fir­mó que al­guien con ese nom­bre tra­ba­jó

El Krem­lin con­fir­ma que el es­pía tra­ba­jó pa­ra ellos, pe­ro en pues­tos in­fe­rio­res

pa­ra ellos. En 2017, Oleg Smo­len­kov tra­ba­jó en la Ofi­ci­na de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior. Des­de ese pues­to pa­só in­for­ma­ción a los nor­te­ame­ri­ca­nos. Pa­ra EEUU po­ner­lo a sal­vo fue com­ple­jo y de­li­ca­do. Fue en una mi­sión se­cre­ta en 2017, has­ta aho­ra no re­ve­la­da. Una ex­trac­ción o «ex­fil­tra­ción» –co­mo lla­man los agen­tes de in­te­li­gen­cia a es­ta ope­ra­ción– es un re­cur­so ex­tra­or­di­na­rio cuan­do se cree que un ac­ti­vo es­tá en pe­li­gro in­me­dia­to. La ex­fil­tra­ción es siem­pre una pér­di­da y más to­da­vía en es­te ca­so: re­clu­tar es­pías en el Krem­lin es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil de­bi­do a la efi­caz con­tra­in­te­li­gen­cia de Ru­sia.

La de­ci­sión de­fi­ni­ti­va de lle­var a ca­bo la ex­trac­ción se pro­du­jo po­co des­pués de una reunión ce­le­bra­da en ma­yo de 2017 en el Des­pa­cho Oval en la que Trump dis­cu­tió in­for­ma­ción de In­te­li­gen­cia cla­si­fi­ca­da y muy sen­si­ble con el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res ru­so, Ser­gei La­vrov, y el en­ton­ces em­ba­ja­dor de Ru­sia en Washington, Ser­gei Kisl­yak. La in­for­ma­ción, re­la­cio­na­da con el Es­ta­do Is­lá­mi­co en Si­ria, ha­bía si­do su­mi­nis­tra­da en ese ca­so por Is­rael.

Di­ver­sos me­dios de EEUU des­cri­bie­ron la des­con­fian­za mu­tua en­tre el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano y sus ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia. En 2018, Trump se reunió en pri­va­do con el pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­di­mir Pu­tin, y to­mó una me­di­da inusual: con­fis­car las notas de la in­tér­pre­te. En ese mo­men­to al­gu­nas vo­ces en los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia ex­pre­sa­ron nue­va­men­te su preocupaci­ón de que el pre­si­den­te ha­ya co­men­ta­do de ma­ne­ra inade­cua­da in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da con ru­sos, se­gún la CNN. Pa­ra The New York Ti­mes, el es­cru­ti­nio de los me­dios fue la úni­ca ra­zón de la ex­trac­ción.

Un por­ta­voz de la CIA des­es­ti­mó la no­ti­cia de CNN co­mo «inexac­ta». Pe­ro la his­to­ria de Smo­len­kov apa­re­ció tam­bién en ca­na­les ru­sos de Te­le­gram. Mos­cú con­fir­mó ofi­cial­men­te que ese nom­bre exis­te. Oleg Smo­len­kov tra­ba­jó en la Ad­mi­nis­tra­ción del Krem­lin, pe­ro fue des­pe­di­do ha­ce va­rios años, di­jo ayer el por­ta­voz pre­si­den­cial, Di­mi­tri Pes­kov: «Su pues­to no per­te­ne­cía a la ca­te­go­ría de al­tos fun­cio­na­rios». Se­gún The New York Ti­mes, es­te to­po de la CIA no era par­te del círcu­lo ín­ti­mo de Pu­tin. Pe­ro «veía [al pre­si­den­te] re­gu­lar­men­te y te­nía ac­ce­so a la to­ma de de­ci­sio­nes de al­to ni­vel en el Krem­lin». Me­dios ru­sos pu­sie­ron en du­da la im­por­tan­cia de es­te to­po.

Smo­len­kov lle­gó a ser un asis­ten­te de con­fian­za de Yu­ri Us­ha­kov, un im­por­tan­te ase­sor de po­lí­ti­ca ex­te­rior de Pu­tin. Su re­la­ción se re­mon­ta a los años de Us­ha­kov co­mo em­ba­ja­dor ru­so en los EEUU. En 2010, por de­cre­to del en­ton­ces pre­si­den­te ru­so, Di­mi­tri Med­ve­dev, a Oleg Bo­ri­so­vich Smo­len­kov se le asig­nó el ran­go de Ase­sor Es­ta­tal In­te­ri­no de la Fe­de­ra­ción Ru­sa de ter­cer ni­vel. Smo­len­kov po­dría ha­ber si­do re­clu­ta­do du­ran­te su es­tan­cia en Washington, des­pués de lo cual se le asig­nó la ta­rea de ha­cer ca­rre­ra en el Go­bierno ru­so, se­gún The New York Ti­mes.

Se­gún la NBC, el «in­for­man­te» vi­ve hoy cer­ca de Washington usan­do su pro­pio nom­bre y es­tá pro­te­gi­do por el Go­bierno de EEUU. The Washington Post dio in­for­ma­ción so­bre la ven­ta de un in­mue­ble en ju­nio de 2018, en la ciu­dad de Staf­ford (Vir­gi­nia), por un va­lor de apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón de dó­la­res a Oleg Smo­len­kov y An­to­ni­na Smo­len­ko­va. Y en efec­to la es­po­sa de Smo­len­kov se lla­ma An­to­ni­na. Un fi­nal dul­ce pa­ra una ca­rre­ra de es­pía trun­ca­da por los ru­mo­res y las fil­tra­cio­nes.

AFP

Do­nald Trump con­ver­sa con el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res ru­so, Ser­gei La­vrov (iz­quier­da), y el en­ton­ces em­ba­ja­dor en Washington, Ser­gei Kisl­yak.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.