El Rey apu­ra­rá los pla­zos pe­se a la rup­tu­ra de PSOE y Po­de­mos

No ce­le­bra­rá la ron­da de con­sul­tas has­ta la pró­xi­ma se­ma­na pa­ra «cons­ta­tar la dis­po­si­ción» de los par­ti­dos a lle­gar a un pac­to ▶ So­cia­lis­tas y ‘mo­ra­dos’ no pre­vén ver­se más tras ha­blar só­lo de si­llo­nes

El Mundo - - PORTADA - RAÚL PIÑA MA­RI­SOL HER­NÁN­DEZ MA­DRID

En un ex­tre­mo el PSOE. En el otro, Uni­das Po­de­mos. El puen­te que los une, re­ple­to de di­na­mi­ta dis­pues­ta a ha­cer­lo vo­lar por los ai­res. Só­lo fal­ta acer­car la me­cha a los car­tu­chos pa­ra que pren­dan y la ne­go­cia­ción que­de he­cha ce­ni­zas. Al­go que em­pe­za­ron a ha­cer ayer, des­pués de cua­tro ho­ras de reunión bal­días. Un nue­vo diá­lo­go de sor­dos que es­tre­cha el mar­gen de en­ten­di­mien­to y en­cien­de el es­ce­na­rio elec­to­ral. Es­te blo­queo in­tro­du­ce un nue­vo ac­tor en la escena: el Rey, cu­ya po­tes­tad es de­sig­nar o no un nue­vo can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra. Aun­que en la es­fe­ra po­lí­ti­ca es apues­ta se­gu­ra la re­pe­ti­ción de nuevos co­mi­cios, Fe­li­pe VI man­tie­ne su pro­pó­si­to de «ago­tar los pla­zos pa­ra cons­ta­tar la dis­po­si­ción de los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos» de lle­gar o no a un pac­to.

«En el mo­men­to opor­tuno, el Rey co­mu­ni­ca­rá a la pre­si­den­ta del Con­gre­so las fe­chas de la con­sul­ta», ex­pli­can fuen­tes de Zar­zue­la. El ca­len­da­rio y la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da se­ña­lan que el Rey con­vo­ca­rá la ron­da a prin­ci­pios de la pró­xi­ma se­ma­na –lu­nes y mar­tes– pa­ra per­mi­tir que ha­ya mar­gen pa­ra con­vo­car un nue­vo pleno de in­ves­ti­du­ra a fi­na­les de se­ma­na. Es­to es, de­ja una se­ma­na de mar­gen a Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias pa­ra rec­ti­fi­car o re­to­mar el diá­lo­go en pos de un acuer­do.

Pe­ro ni un so­lo dato abo­na en es­tos mo­men­tos que es­to pue­da pa­sar. El nau­fra­gio del se­gun­do en­cuen­tro en­tre el PSOE y Uni­das Po­de­mos si­túa a Es­pa­ña al bor­de de unas nuevas elec­cio­nes el pró­xi­mo 10 de no­viem­bre. Las dos for­ma­cio­nes lo cer­ti­fi­ca­ron pú­bli­ca­men­te des­pués de vol­ver­se a cons­ta­tar que los mo­ra­dos no re­nun­cian a un Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción y que los so­cia­lis­tas no acep­tan aho­ra a mi­nis­tros mo­ra­dos. Pa­blo Eche­ni­que ase­gu­ró que no ha­brá más ci­tas por­que el PSOE no se mue­ve de su plan­tea­mien­to de for­mar un Go­bierno de par­ti­do úni­co. Es­to, di­jo, «abo­ca de­fi­ni­ti­va­men­te al país a elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das».

Los so­cia­lis­tas se han con­ju­ra­do pa­ra no alu­dir aún a una re­pe­ti­ción elec­to­ral pe­ro no con­tem­plan otra sa­li­da. «No hay una vía pa­ra al­can­zar un acuer­do», se­ña­ló Adria­na Las­tra, «por­que Po­de­mos se ha ne­ga­do en to­do mo­men­to a un pac­to pro­gra­má­ti­co y de go­ber­nan­za de es­te país», que pa­sa por ocu­par pues­tos en ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­nis­mos de la pe­ri­fe­ria del Go­bierno.

Co­mo su­ce­dió la se­ma­na pa­sa­da, en la pri­me­ra reunión, la reali­dad de dos par­ti­dos in­mer­sos en una gue­rra de si­llo­nes condujo a otro fra­ca­so. De he­cho en los dos en­cuen­tros no han ha­bla­do de na­da que no fue­ra coa­li­ción sí, coa­li­ción no. Sin nin­gún ne­xo de en­ten­di­mien­to so­bre es­te pun­to, la úni­ca op­ción que con­tem­pla el PSOE es que Po­de­mos mo­di­fi­que su pos­tu­ra. «To­do de­pen­de de ellos. O acep­tan pac­to pro­gra­má­ti­co o elec­cio­nes». Pe­ro los pro­pios so­cia­lis­tas re­co­no­cen que es im­pro­ba­ble. Que no hay «sig­nos» de apun­ten a es­te cam­bio, in­di­can.

Fuen­tes de Mon­cloa sos­tie­nen que siem­pre les avi­sa­ron que la in­ves­ti­du­ra de­bía sus­tan­ciar­se en ju­lio y «cam­bia­mos has­ta acep­tar que en­tra­ran en el Go­bierno, al­go que no es­ta­ba en nues­tra ca­be­za». Una vez que lo re­cha­za­ron (una vi­ce­pre­si­den­cia so­cial y tres Mi­nis­te­rios), ex­pli­can, «no pue­den vol­ver» con la idea de la coa­li­ción. «No ha ha­bi­do ma­ne­ra de sa­car­les de ahí», apun­tan.

Aun­que ase­gu­ran que ellos no quie­ren otras elec­cio­nes en el PSOE ya so­pe­san los ries­gos y los be­ne­fi­cios del 10-N. No te­men a una des­mo­vi­li­za­ción del elec­to­ra­do pro­gre­sis­ta por­que, ex­pli­can, an­te una ci­ta con las ur­nas de ca­rác­ter na­cio­nal los es­pa­ño­les siem­pre acu­den a vo­tar. Ad­mi­ten que el mie­do a Vox y a la su­ma con PP y Cs que ope­ró el 28 de abril no va a fun­cio­nar aho­ra. «La cam­pa­ña no pi­vo­ta­rá so­bre iz­quier­da o de­re­cha sino so­bre qué par­ti­do del blo­que ofre­ce ma­yor es­ta­bi­li­dad». So­bre to­do, afir­man, an­te una eta­pa de in­cert­dum­bre: el Bre­xit, Ca­ta­lu­ña, la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca.

Pa­ra Po­de­mos, la reunión de ayer era cru­cial. Es­pe­ra­ban «en­trar en

ma­te­ria» y abor­dar la for­ma­ción de un go­bierno. Sin em­bar­go, a la ho­ra que se ce­le­bra­ba la ci­ta, Pa­blo Igle­sias cen­tra­ba su aten­ción en el par­ti­do Ar­gen­ti­na-Ser­bia del Mun­dial de ba­lon­ces­to –«Ex­tra­ño a Gi­no­bi­li pe­ro qué lin­do jue­ga Ar­gen­ti­na y qué ma­ra­vi­lla que si­ga Sco­la», co­men­tó en las redes so­cia­les– y Al­ber­to Gar­zón se mos­tra­ba «pe­si­mis­ta mo­de­ra­do» y apos­ta­ba a que no ha­bría una nue­va in­ves­ti­du­ra en sep­tiem­bre.

Des­de el equi­po ne­go­cia­dor de Uni­das Po­de­mos mos­tra­ron su de­cep­ción y de­sen­can­to con el PSOE, to­da vez que ex­pli­can que «las tres pri­me­ras ho­ras de la reunión han con­sis­ti­do en ex­pli­car­nos por qué no po­día­mos vol­ver a la ofer­ta de coa­li­ción de ju­lio». No en­tien­den que lo que va­lía ha­ce dos me­ses es­té ca­du­co. Es­tas fuen­tes es­gri­men que ni se en­tró en me­di­das y re­for­mas ni se abor­dó si quie­ra la ofer­ta de car­gos pú­bli­cos ex­pues­ta en los úl­ti­mos días por los so­cia­lis­tas. Es más, des­de la de­le­ga­ción mo­ra­da la sen­sa­ción es que es­ta me­sa ne­go­cia­do­ra es­tá fi­ni­qui­ta­da to­da vez que no pre­vén que Cal­vo vuel­va a lla­mar a Eche­ni­que.

– ¿Qué ha pa­sa­do en cin­co ho­ras de reunión?

– El tiempo, res­pon­dió un miem­bro del equi­po ne­go­cia­dor.

Uni­das Po­de­mos cul­pa al PSOE de una po­si­ción «ina­mo­vi­ble» y que su pre­ten­sión de un go­bierno en so­li­ta­rio «abo­ca de­fi­ni­ti­va­men­te al país a elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das», ex­pu­so Eche­ni­que. La for­ma­ción se es­for­zó por mos­trar una ima­gen de uni­dad, com­pa­re­cien­do miem­bros de to­das sus con­fluen­cias, en la exi­gen­cia de coa­li­ción. Y es que pe­se a que sec­to­res del gru­po, co­mo IU, ad­mi­ten que hay «uni­dad pe­ro no ho­mo­ge­nei­dad» y que hay «dis­tin­tas opi­nio­nes», Gar­zón des­car­tó que se rom­pa la uni­dad de vo­to. Ha­brá «uni­dad de ac­ción». No obs­tan­te, Jau­me Asens, lí­der de los co­mu­nes y miem­bro del equi­po ne­go­cia­dor, se­ña­ló que aho­ra tie­nen que re­unir­se «las di­rec­cio­nes de los dis­tin­tos es­pa­cios po­lí­ti­cos y ha­cer un de­ba­te res­pon­sa­ble».

En Uni­das Po­de­mos aun­que hay pos­tu­ras dis­tin­tas, ha­brá uni­dad de ac­ción

AL­BER­TO DI LOLLI

Pa­blo Eche­ni­que y otros miem­bros de la di­rec­ción de Po­de­mos y las con­fluen­cias, ayer, vi­si­ble­men­te afec­ta­dos tras el fra­ca­so del en­cuen­tro con el PSOE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.