Bo­rrell ten­drá en Bru­se­las me­nos com­pe­ten­cias de las que anun­ció Sán­chez

• La fu­tu­ra pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Von der Le­yen, pre­sen­ta su equi­po de go­bierno, con Bo­rrell co­mo al­to re­pre­sen­tan­te • No asu­me to­do el con­trol de Ayu­da Hu­ma­ni­ta­ria o Áfri­ca, co­mo anun­ció Sán­chez, sino su coor­di­na­ción

El Mundo - - PORTADA - PA­BLO R. SUANZES BRU­SE­LAS CORRESPONS­AL

La fu­tu­ra pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ur­su­la von der Le­yen, pre­sen­tó ayer su equi­po de go­bierno, en­tre los que se en­cuen­tra Jo­sep Bo­rrell co­mo je­fe de la di­plo­ma­cia de la UE. Sin em­bar­go, el es­pa­ñol no ten­drá en Bru­se­las to­das las com­pe­ten­cias que en su día anun­ció el pre­si­den­te Sán­chez.

El po­lí­ti­co es­pa­ñol se­rá el al­to re­pre­sen­tan­te eu­ro­peo pa­ra el ex­te­rior, pe­ro no asu­me el con­trol de la Ayu­da Hu­ma­ni­ta­ria o Áfri­ca, só­lo su coor­di­na­ción.

«Jo­sep Bo­rrell es una per­so­na acre­di­ta­da, con ex­pe­rien­cia pa­ra un pues­to vi­tal pa­ra los pró­xi­mos cin­co años en la Po­lí­ti­ca Ex­te­rior y de De­fen­sa. Con un Pre­su­pues­to de 14.000 mi­llo­nes, un equi­po ex­tra­or­di­na­rio de más de 4.000 per­so­nas, que pre­si­de los Con­se­jos de Ex­te­rio­res, que par­ti­ci­pa en las se­sio­nes del Con­se­jo Eu­ro­peo. Es­pa­ña ha vuel­to y con fuer­za. Pe­ro a ello hay que unir­le que las ca­pa­ci­da­des y com­pe­ten­cias que va a te­ner Pe­pe Bo­rrell van a ser au­men­ta­das». El 2 de ju­lio, tras una ma­ra­tón eu­ro­pea de más de 48 ho­ras, el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, sa­có pe­cho. Re­par­ti­dos los car­gos, de­fen­dió el re­sul­ta­do y des­ta­có la im­por­tan­cia del top job lo­gra­do por el ac­tual mi­nis­tro de Ex­te­rio­res en fun­cio­nes. Pe­ro ade­más, ase­gu­ró que el pues­to ten­dría más po­der que el os­ten­ta­do en la ac­tua­li­dad por la ita­lia­na Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni. «Si ya de por sí es una res­pon­sa­bi­li­dad muy im­por­tan­te (…) se le va a unir al­go muy im­por­tan­te pa­ra Es­pa­ña: la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria y to­dos los re­cur­sos que se va­yan a vol­car ha­cia Áfri­ca», ase­gu­ró. Y su equi­po apun­tó in­clu­so a las com­pe­ten­cias de la di­men­sión ex­te­rior de la cues­tión mi­gra­to­ria. Sin em­bar­go, ayer, la ale­ma­na Ur­su­la von der Le­yen pre­sen­tó al que se­rá su equi­po pa­ra los pró­xi­mos cin­co años y las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das por el pre­si­den­te es­pa­ñol no se cum­plie­ron.

Bo­rrell se­rá, si el Par­la­men­to Eu­ro­peo lo res­pal­da, el pró­xi­mo Al­to Re­pre­sen­tan­te, pe­ro sus fun­cio­nes no van a ser muy di­fe­ren­tes de las que hoy tie­ne Mog­he­ri­ni. El es­pa­ñol se­rá vi­ce­pre­si­den­te, pe­ro no un vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo, co­mo el ho­lan­dés Frans Tim­mer­mans (res­pon­sa­ble tam­bién de Ac­ción Cli­má­ti­ca), la da­ne­sa Mar­gret­he Ves­ta­ger (Di­gi­tal y Com­pe­ten­cia) ni el le­tón Val­dis Dom­brovs­kis (Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros y te­mas eco­nó­mi­cos). Se­gui­rá sien­do, co­mo has­ta aho­ra, coor­di­na­dor de to­do lo que ten­ga que ver con la di­men­sión ex­te­rior en las po­lí­ti­cas co­mu­ni­ta­rias. Pe­ro no asu­me las com­pe­ten­cias ni de Ayu­da Hu­ma­ni­ta­ria ni las de Áfri­ca o Emi­gra­ción. Lo coor­di­na­rá su equi­po, sin que re­por­ten directamen­te o de­pen­dan de su úl­ti­ma pa­la­bra. «No va a asu­mir las com­pe­ten­cias de Ayu­da, pa­ra eso ha­brá un co­mi­sa­rio de Ayu­da, aun­que aho­ra le ha­yan cam­bia­do el nom­bre a Par­te­na­ria­dos In­ter­na­cio­na­les», di­cen fuen­tes di­plo­má­ti­cas.

En el te­ma afri­cano, Von der Le­yen des­car­tó un co­mi­sa­rio es­pe­cí­fi­co pa­ra el con­ti­nen­te, aun­que lo ba­ra­jó. Pe­ro al ser pre­gun­ta­da ayer por el con­ti­nen­te, el nom­bre que men­cio­nó no fue el del es­pa­ñol, sino el de la fin­lan­de­sa Jut­ta Ur­pi­lai­nen, la res­pon­sa­ble de esos Par­te­na­ria­dos. Y en la mi­sión es­pe­cí­fi­ca, a la nór­di­ca se le en­car­ga «una es­tra­te­gia com­prehen­si­va pa­ra Áfri­ca» en co­la­bo­ra­ción con el es­pa­ñol. Y se­rá ella, por ejem­plo, la que ten­ga el tra­to más re­gu­lar con or­ga­nis­mos de la Unión Afri­ca­na. Lo mis­mo ocu­rre con te­mas mi­gra­to­rios, cu­ya coor­di­na­ción que­da en ma­nos del grie­go Mar­ga­ri­tis Schi­nas, ba­jo la car­te­ra de Pro­tec­ción del mo­do de vi­da eu­ro­peo.

«To­do de­pen­de de los me­ca­nis­mos de coor­di­na­ción que se es­ta­blez­can. Quién coor­di­ne a quién y có­mo. Pe­ro es ver­dad que la re­sis­ten­cia de la Co­mi­sión a la fi­gu­ra del Al­to Re­pre­sen­tan­te no ha dis­mi­nui­do en los úl­ti­mos 10 años y no pa­re­ce te­ner vi­sos aho­ra de ha­cer­lo», ex­pli­can fuen­tes eu­ro­peas. «Se que­da la co­sa en un ma­cro think tank con un pre­su­pues­to muy po­ten­te pa­ra via­jes», la­men­ta con amar­gu­ra un ana­lis­ta con­ti­nen­tal. «Cla­ra­men­te Bo­rrell no en­tra co­mo sú­per vi­ce­pre­si­den­te coor­di­nan­do to­do lo ·Ex­te­rior. No ha es­ta­do en la lu­cha ni Es­pa­ña tam­po­co por dar­le con­te­ni­do. Aho­ra ten­drá que pe­lear pa­ra coor­di­nar a los co­mi­sa­rios ex­te­rio­res y no sa­be­mos con cuán­to apo­yo de la pre­si­den­ta», sen­ten­cia un ex­per­to en te­mas eu­ro­peos. Sán­chez usó mu­cho ca­pi­tal en ve­rano, pe­ro des­pués no ha man­te­ni­do la pre­sión co­mo sí han he­cho otros eje­cu­ti­vos.

Von der Le­yen ha op­ta­do por una es­truc­tu­ra al­go di­fe­ren­te res­pec­to a la de Jean-Clau­de Junc­ker, pe­ro sin lo­cu­ras. Con más pe­so pa­ra los vi­ce­pre­si­den­tes y ha­cien­do que los gran­des de Eu­ro­pa se que­den to­dos los pues­tos im­por­tan­tes. Fran­cia e Ita­lia sa­len muy bien pa­ra­das, asu­mien­do Mer­ca­do In­te­rior y Asun­tos Eco­nó­mi­cos res­pec­ti­va­men­te. Y con el de­ta­lle de que la ele­gi­da de Ma­cron, Syl­vie Gou­lard, asu­me com­pe­ten­cias y las di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les so­bre la in­dus­tria de De­fen­sa y Es­pa­cio. Un pues­to de mu­cho pe­so, mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y vi­tal pa­ra los in­tere­ses de Pa­rís. El aña­di­do es un re­ga­lo ade­más pa­ra la po­de­ro­sí­si­ma in­dus­tria na­cio­nal del sec­tor, y un mo­ti­vo de mu­chí­si­ma preocupaci­ón pa­ra sus equi­va­len­tes es­pa­ño­les.

Hay paí­ses que re­pi­ten car­te­ras po­ten­tes, rom­pien­do una re­gla no es­cri­ta del re­par­to. Tam­bién hay com­bi­na­cio­nes lla­ma­ti­vas: Jus­ti­cia a un bel­ga. Eco­no­mía a un Ita­liano. La coor­di­na­ción de mi­gra­cio­nes a un grie­go. Am­plia­ción a Hun­gría. Co­mer­cio a un ir­lan­dés, los más afec­ta­dos por el Bre­xit y quié­nes de­be­rían ne­go­ciar el fu­tu­ro acuer­do co­mer­cial con Reino Uni­do. O los te­mas de Es­ta­do de De­re­cho a al­guien de Vi­se­gra­do, co­mo la che­ca Ve­ra Jou­ro­va. Es­tá he­cho de tal for­ma que in­clu­so los can­di­da­tos más con­tro­ver­ti­dos as­pi­ran a su­pe­rar los exá­me­nes par­la­men­ta­rios. Hay es­ta­bi­li­dad, cier­to con­ti­nuis­mo y po­cas fric­cio­nes en ge­ne­ral. Sin cho­ques con las ca­pi­ta­les prin­ci­pa­les o los gru­pos po­lí­ti­cos. Gus­ta­rán más o me­nos pe­ro no es pro­ba­ble que ge­ne­ren escándalos.

La fu­tu­ra pre­si­den­ta bus­ca re­con­ci­lia­ción, unión. Quie­re re­cu­pe­rar la con­fian­za, en es­pe­cial en­tre es­te y oes­te. Pe­ro tam­bién nor­te-sur. De ahí las com­bi­na­cio­nes, la re­pe­ti­ción de car­gos. No bus­ca cho­ques. No es el acer­ca­mien­to más va­lien­te, a prio­ri, pe­ro des­de el pri­mer día ha mos­tra­do que su prio­ri­dad, en lí­nea con lo que siem­pre ha he­cho An­ge­la Mer­kel, es se­guir ade­lan­te. No tra­ta de pa­sar a la His­to­ria co­mo la más in­no­va­do­ra, original o atre­vi­da, sino ga­ran­ti­zar cier­ta es­ta­bi­li­dad.

A fi­na­les de es­te mes, los can­di­da­tos ten­drán que so­me­ter­se a una ba­te­ría de au­dien­cias an­te las di­fe­ren­tes co­mi­sio­nes de la Eu­ro­cá­ma­ra. Los dipu­tados pue­den tum­bar a can­di­da­tos si con­si­de­ran que no reúnen los re­qui­si­tos, po­lí­ti­cos, téc­ni­cos y de ho­no­ra­bi­li­dad su­fi­cien­tes. Ha ocu­rri­do en el pa­sa­do y es pro­ba­ble que vuel­va a ocu­rrir, en es­pe­cial con los nom­bres que ha pues­to so­bre la me­sa Po­lo­nia, Hun­gría o Ru­ma­nía, cu­yos go­bier­nos cho­can con las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias. Ade­más, el con­jun­to del equi­po de­be re­ci­bir la luz ver­de del Pleno el mes que vie­ne. Y con los an­te­ce­den­tes de lo ocu­rri­do en ju­lio, hay mu­chos en Es­tras­bur­go que tie­nen ga­nas de pe­lea.

KENZO TRIBOUILLA­RD / AFP

La pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ur­su­la von der Le­yen, anun­cia ayer en Bru­se­las los nom­bres de los nuevos co­mi­sa­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.