Dos muer­tos en Ale­ma­nia en un aten­ta­do an­ti­se­mi­ta

El mi­nis­tro del In­te­rior atri­bu­ye la au­to­ría «po­si­ble­men­te a la ul­tra­de­re­cha»

El Mundo - - PORTADA - CAR­MEN VA­LE­RO BER­LÍN

Un hom­bre ves­ti­do con ro­pa mi­li­tar, cas­co y ar­ma­do con un ri­fle ba­ja de un co­che y, sin pri­sas, dis­pa­ra in­dis­cri­mi­na­da­men­te en di­rec­ción a una si­na­go­ga, en ple­na ce­le­bra­ción del Yom Kip­pur. Re­car­ga va­rias ve­ces y, a con­ti­nua­ción, guar­da el ar­ma en el ma­le­te­ro del au­to­mó­vil y sube a él. Las imá­ge­nes, gra­ba­das por un ve­cino, son al­go gra­nu­lo­sas, pe­ro de­mues­tran con ni­ti­dez la nue­va di­men­sión que ha to­ma­do la vio­len­cia en Ale­ma­nia.

En el ti­ro­teo de ayer en Ha­lle, al que si­guió otro en un establecim­iento tur­co de co­mi­da pa­ra lle­var, mu­rie­ron dos per­so­nas. Hu­bo al me­nos dos he­ri­dos de gra­ve­dad, que fue­ron ope­ra­dos de ur­gen­cia por im­pac­tos de ba­la. Los he­chos han si­do ca­li­fi­ca­dos de «ata­que an­ti­se­mi­ta» por el Go­bierno. La em­ba­ja­da de Is­rael en Ber­lín ha­bla de un «bru­tal ata­que te­rro­ris­ta» du­ran­te el re­zo en el día más san­to del ju­daís­mo. Nin­gu­na de las víc­ti­mas eran ju­días.

Con la ciu­dad de Ha­lle en es­ta­do de aler­ta, los ve­ci­nos en sus ca­sas por re­co­men­da­ción de la po­li­cía y el au­tor o au­to­res del ti­ro­teo a la fu­ga, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral to­mó ayer las rien­das de la in­ves­ti­ga­ción al en­ten­der que los he­chos eran de es­pe­cial re­le­van­cia pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Se es­ta­ble­cie­ron así lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que só­lo a esa en­ti­dad com­pe­te abrir, en­tre ellas te­rro­ris­mo y de­li­tos vio­len­tos con tras­fon­do ex­tre­mis­ta.

Tras una jor­na­da re­ple­ta de in­for­ma­cio­nes que apun­ta­ban en to­das las di­rec­cio­nes, in­clui­das co­ne­xio­nes in­ter­na­cio­na­les, al fi­nal del día só­lo que­dó la cer­te­za de que la mo­ti­va­ción de es­tos he­chos fue el odio, el ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia.

Los tres agre­so­res que se ba­ra­ja­ron en un prin­ci­pio, da­do el po­co tiem­po trans­cu­rri­do en­tre el ata­que a la si­na­go­ga, al establecim­iento tur­co y la ex­plo­sión en el cementerio ad­ya­cen­te, han que­da­do re­du­ci­dos a uno. Fue de­te­ni­do co­mo sos­pe­cho­so po­co des­pués de los ti­ro­teos.

Se tra­ta de Step­han B., un ale­mán de 27 años na­ci­do en el es­ta­do fe­de­ra­do de Sa­jo­nia-An­halt, al que per­te­ne­ce Ha­lle. Él fue el au­tor de los dis­pa­ros. Ac­tuó so­lo y prue­ba de ello es el ví­deo que él mis­mo gra­bó, pre­vi­si­ble­men­te con una cá­ma­ra in­te­gra­da en el cas­co, mien­tras dis­pa­ra­ba a la si­na­go­ga y al establecim­iento tur­co. Mien­tras lo ha­cía, se le es­cu­chan in­sul­tos an­ti­se­mi­tas y de ex­tre­ma de­re­cha. En nu­me­ro­sas oca­sio­nes di­ce «ju­díos», «cu­ca­ra­chas» y «ex­tran­je­ros de mier­da».

La alar­ma se desató ha­cia el me­dio­día tras unos pri­me­ros dis­pa­ros en la si­na­go­ga de Ha­lle –una ciu­dad de 233.000 ha­bi­tan­tes con una pe­que­ña co­mu­ni­dad ju­día–, en ple­na ce­le­bra­ción del Yom Kip­pur (Día del Per­dón), una de las fies­tas ju­días más im­por­tan­tes. Una mu­jer que pa­sa­ba a 30 me­tros de la en­tra­da al tem­plo fue aba­ti­da. Su cuer­po per­ma­ne­ció cu­bier­to por una man­ta de co­lor azul en la ca­lle du­ran­te ho­ras, has­ta que la po­li­cía re­ca­bó las prue­bas ne­ce­sa­rias y el juez dio luz ver­de al le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver.

Ca­si si­mul­tá­nea­men­te, un in­di­vi­duo con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas al que dis­pa­ró en los al­re­de­do­res de la si­na­go­ga se apos­tó fren­te a una ca­fe­te­ría tur­ca. Se­gún el re­la­to de una de las per­so­nas que se en­con­tra­ban en ese mo­men­to al­mor­zan­do y que pu­die­ron ver al in­di­vi­duo a tra­vés de la vi­tri­na, és­te lan­zó la gra­na­da con­tra la puer­ta, pe­ro re­bo­tó, por lo que em­pe­zó a dis­pa­rar a los cris­ta­les. Un pin­tor que tra­ba­ja en una obra cer­ca­na y ha­bía acu­di­do al lo­cal pa­ra co­mer al­go, fue al­can­za­do por los dis­pa­ros. Los clien­tes, unas cin­co o seis per­so­nas en ese mo­men­to, in­ten­ta­ron po­ner­se a sal­vo ba­jo las me­sas y en los aseos. «En­ce

El ata­can­te gra­bó un ví­deo en el que tacha a ju­díos y ex­tran­je­ros de «cu­ca­ra­chas»

rra­do y pen­san­do que no vi­vi­ría, es­cri­bí un men­sa­je a mi fa­mi­lia di­cien­do lo mu­cho que la que­ría», re­la­tó uno de los tes­ti­gos. Po­co des­pués es­cu­chó a la po­li­cía y sa­lió.

Es­ce­nas igual­men­te dra­má­ti­cas de­bie­ron vi­vir­se en la si­na­go­ga, don­de pu­do ha­ber­se pro­du­ci­do un ba­ño de san­gre di­fí­cil de asu­mir por la so­cie­dad ale­ma­na. Más de un cen­te­nar de per­so­nas lle­na­ban el tem­plo. Pa­ra el pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad ju­día, Max Pri­vo­roz­ki, no ca­be du­da de que el co­lec­ti­vo, pre­ci­sa­men­te en la ce­le­bra­ción del Yom Kip­pur, era el ob­je­ti­vo del ata­que. «He­mos vi­sio­na­do las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia de la si­na­go­ga y en ellas se ve con cla­ri­dad có­mo un hom­bre fuer­te­men­te ar­ma­do in­ten­tó de­rri­bar la puer­ta. El in­di­vi­duo pa­re­cía per­te­ne­cer a fuer­zas de éli­te, pe­ro nues­tra puer­ta aguan­tó», afir­ma. Nin­gu­na de las dos per­so­nas muer­tas per­te­ne­cían a la co­mu­ni­dad ju­día.

Lo ocu­rri­do en Ha­lle trae ma­los re­cuer­dos en Ale­ma­nia por su pa­ra­le­lis­mo con los ase­si­na­tos co­me­ti­dos por la cé­lu­la te­rro­ris­ta NSU, gru­po de ex­tre­ma de­re­cha que ase­si­nó des­de la clan­des­ti­ni­dad a nue­ve mi­gran­tes, en su ma­yo­ría tur­cos, y a una ofi­cial de po­li­cía, en­tre 2000 y 2006. Es­te mis­mo año, el al­cal­de del dis­tri­to de Kas­sel, Wal­ter Lübc­ke, fue pre­sun­ta­men­te ase­si­na­do por ex­tre­mis­tas de de­re­chas.

Pre­vio a la fes­ti­vi­dad ju­día y con ca­rác­ter pre­ven­ti­vo, la po­li­cía reali­zó re­gis­tros en cua­tro es­ta­dos fe­de­ra­dos. La aten­ción se cen­tro en sie­te ex­tre­mis­tas de Ba­vie­ra, Tu­rin­gia y Sa­jo­nia-An­halt que pre­sun­ta­men­te ha­bían ame­na­za­do a po­lí­ti­cos y mez­qui­tas. No se ha en­con­tra­do nin­gu­na co­ne­xión con el ata­que en Ha­lle, un ac­to con­de­na­do por to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas.

El Go­bierno ca­li­fi­có ayer los he­chos de «aten­ta­do» y su por­ta­voz, Stef­fen Sei­bert, in­for­mó en Twit­ter de que la can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel, es­ta­ba al tan­to de lo su­ce­di­do y ex­pre­só su so­li­da­ri­dad con to­da la co­mu­ni­dad ju­día.

En la si­na­go­ga de Ha­lle se re­cu­pe­ró la nor­ma­li­dad. Los fie­les re­to­ma­ron la ce­le­bra­ción del Yom Kip­pur y las igle­sias cris­tia­nas de la ciu­dad –que ano­che ofre­cie­ron mi­sa por las víc­ti­mas de los ti­ro­teos– ex­pre­sa­ron sus con­do­len­cias a los fa­mi­lia­res.

La in­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, sin em­bar­go, con­ti­núa. Tras los ti­ro­teos en Ha­lle se pro­du­je­ron otros en Lands­berg, ciu­dad si­tua­da a unos 15 ki­ló­me­tros al es­te. Al cie­rre de es­ta edi­ción, fuer­zas de se­gu­ri­dad ar­ma­das se­guían pa­tru­llan­do las ca­lles y lle­van­do a ca­bo re­gis­tros, edi­fi­cio por edi­fi­cio, en el ba­rrio de Wied­ders­dorf. La Fis­ca­lía no ofre­ció de­ta­lles de es­ta ope­ra­ción.

REU­TERS

El ata­can­te dis­pa­ra su ar­ma en di­rec­ción a la si­na­go­ga, ayer en la ciu­dad de Ha­lle (Ale­ma­nia).

FSEBASTIAN WILLNOW / AFP

El cuer­po sin vi­da de una de las víc­ti­mas ya­ce cu­bier­to en ple­na ca­lle, mien­tras la po­li­cía ale­ma­na acor­do­na el área en la que se co­me­tió el ti­ro­teo con­tra una si­na­go­ga, ayer en Ha­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.