Del­ga­do es­cri­bió al mi­nis­tro ita­liano pa­ra me­diar a fa­vor de Jua­na Ri­vas

La mi­nis­tra de Jus­ti­cia en­vió una car­ta a su ho­mó­lo­go en nom­bre de la ma­dre con­de­na­da pa­ra pe­dir­le ex­pli­ca­cio­nes so­bre el es­ta­do de los ni­ños

El Mundo - - PORTADA - POR QUI­CO ALSEDO

La mi­nis­tra de Jus­ti­cia en fun­cio­nes, Do­lo­res Del­ga­do, es­cri­bió el pa­sa­do 9 de agos­to una mi­si­va a su ho­mó­lo­go ita­liano, Al­fon­so Bo­na­fe­de, pa­ra ex­pre­sar­le la preo­cu­pa­ción de la es­pa­ño­la Jua­na Ri­vas por la si­tua­ción de sus hi­jos en Ita­lia, don­de se en­con­tra­ban con su pa­dre. Ri­vas ha si­do con­de­na­da a cin­co años de cár­cel por sus­traer a sus hi­jos del pa­dre y se le ha re­ti­ra­do la cus­to­dia por «ma­ni­pu­la­do­ra».

La mi­nis­tra de Jus­ti­cia en fun­cio­nes, Do­lo­res Del­ga­do, en­vió el pa­sa­do 9 de agos­to una mi­si­va a su ho­mó­lo­go ita­liano, Al­fon­so Bo­na­fe­de, pa­ra in­ter­ce­der en fa­vor de Jua­na Ri­vas, la ma­dre es­pa­ño­la con­de­na­da por sus­trac­ción in­ter­na­cio­nal de sus dos hi­jos y cu­ya cus­to­dia le fue re­ti­ra­da por la Jus­ti­cia ita­lia­na. Del­ga­do pu­so a Bo­na­fe­de al co­rrien­te de la preo­cu­pa­ción de Ri­vas y se in­tere­só por la si­tua­ción de los dos me­no­res, se­gún ha po­di­do con­fir­mar EL MUN­DO.

Ri­vas, apo­ya­da en sus reivin­di­ca­cio­nes por PSOE y Po­de­mos, fue con­de­na­da en ju­lio de 2018 a cin­co años de cár­cel, re­mar­can­do el juez que ha­bía ex­plo­ta­do «el ar­gu­men­to del mal­tra­to». En Ita­lia, la Jus­ti­cia le ne­gó a fi­na­les del mis­mo año la cus­to­dia de sus hi­jos por te­ner un «fun­cio­na­mien­to men­tal pa­to­ló­gi­co», por ser ella mis­ma un pe­li­gro pa­ra los me­no­res por «ma­ni­pu­la­do­ra», y la en­vió por ello mis­mo a tra­ta­mien­to.

Sin em­bar­go, pe­se a man­te­ner­se pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les en mar­cha en am­bos paí­ses –bá­si­ca­men­te sus re­cur­sos a am­bas de­ci­sio­nes ju­di­cia­les, y tam­bién a la des­es­ti­ma­ción de va­rias de­nun­cias in­ter­pues­tas por ella con­tra su ex ma­ri­do–, ello no im­pi­dió que la mi­nis­tra Del­ga­do es­cri­bie­ra al Go­bierno ita­liano pa­ra in­tere­sar­se por la si­tua­ción de los me­no­res y ex­pre­sar­le la preo­cu­pa­ción de Ri­vas, que in­ten­tó por to­dos los me­dios le­ga­les el ve­rano pa­sa­do que sus hi­jos no vol­vie­ran a Cer­de­ña tras su pe­rio­do va­ca­cio­nal con ella.

El Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia con­fir­mó es­te miér­co­les a EL MUN­DO la exis­ten­cia de la mi­si­va. Ar­gu­men­ta el De­par­ta­men­to que Del­ga­do le en­vió la car­ta a su ho­mó­lo­go ita­liano pa­ra tras­mi­tir­le «que el Mi­nis­te­rio ha te­ni­do co­no­ci­mien­to de la preo­cu­pa­ción de Jua­na Ri­vas por el bie­nes­tar de sus hi­jos por de­ter­mi­na­dos he­chos que po­drían ha­ber­se pro­du­ci­do en Car­lo­for­te [lu­gar de re­si­den­cia de los ni­ños con el pa­dre] y que po­drían ha­ber pro­vo­ca­do una si­tua­ción de ries­go pa­ra los me­no­res». El Mi­nis­te­rio tu­vo co­no­ci­mien­to de es­ta «preo­cu­pa­ción», abun­dó Jus­ti­cia, an­te la pe­ti­ción de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal rea­li­za­da por Ri­vas el pa­sa­do ve­rano an­te la De­le­ga­ción del Go­bierno de An­da­lu­cía, al in­ten­tar la mu­jer por to­dos los me­dios que sus hi­jos no re­gre­sa­ran a Car­lo­for­te. El mi­nis­tro Bo­na­fe­de con­tes­tó so­me­ra­men­te el pa­sa­do 16 de sep­tiem­bre, se­gún ha po­di­do sa­ber es­te dia­rio, ex­pli­can­do que el sis­te­ma ju­di­cial ita­liano ase­gu­ra la se­gu­ri­dad y el bie­nes­tar de los ni­ños, y que pa­ra el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co del país trans­al­pino el in­te­rés de los me­no­res es prio­ri­ta­rio. La mi­nis­tra dio así cau­ce po­lí­ti­co y ex­tra­ju­di­cial a las reivin­di­ca­cio­nes de Ri­vas, quien ha de­nun­cia­do re­pe­ti­da­men­te ma­los tra­tos de su ex ma­ri­do so­bre sus hi­jos, mal­tra­tos nun­ca de­mos­tra­dos, has­ta el pun­to de que, an­te la re­pe­ti­da fal­ta de prue­bas, la Fis­ca­lía ita­lia­na lle­gó a dar or­den a los Ca­ra­bi­nie­ri de que no le co­mu­ni­ca­ran más de­nun­cias si no ve­nían acom­pa­ña­das de in­di­cio al­guno. Del­ga­do res­pal­dó así an­te el Go­bierno ita­liano a Ri­vas, til­da­da por la pe­ri­to im­par­cial que es­tu­dió la si­tua­ción de los me­no­res, la psi­có­lo­ga Lu­do­vi­ca Ie­su –que in­vir­tió cin­co me­ses y 32 en­tre­vis­tas pa­ra rea­li­zar su in­for­me, de 177 pá­gi­nas–, de «emo­cio­nal­men­te lá­bil», «in­ca­paz de ges­tio­nar sus emo­cio­nes» y da­da a «con­fun­dir sus in­tere­ses con los de sus hi­jos».Ie­su se­ña­ló, tras es­cu­char re­pe­ti­das ve­ces a los me­no­res, los pa­dres, los pe­ri­tos de ca­da par­te y pro­fe­so­res y fa­cul­ta­ti­vos vin­cu­la­dos a ellos, que Ri­vas su­fre un «gra­ve fun­cio­na­mien­to men­tal pa­to­ló­gi­co aso­cia­do a des­or­ga­ni­za­ción del pen­sa­mien­to», y que uti­li­za fre­cuen­te­men­te la ma­ni­pu­la­ción de los me­no­res pa­ra con­se­guir sus fi­nes. Ie­su lle­gó a afir­mar –y por ello el juez de Cer­de­ña man­dó a la ma­dre es­pa­ño­la a tra­ta­mien­to se­ma­nal– que Ri­vas ha­bía «trian­gu­la­do» a su hi­jo ma­yor en el con­flic­to que ella tie­ne con su ex ma­ri­do, Fran­ces­co Ar­cu­ri, y que es «to­tal­men­te in­cons­cien­te del da­ño psi­co­ló­gi­co ge­ne­ra­do a sus hi­jos». Los mis­mos ni­ños por cu­ya se­gu­ri­dad y bie­nes­tar aho­ra Del­ga­do de­cía in­ter­ce­der, en su mi­si­va, en nom­bre de Ri­vas, al mi­nis­tro ita­liano de Jus­ti­cia. Tras via­jar a Es­pa­ña des­de Cer­de­ña con los me­no­res, su­pues­ta­men­te de va­ca­cio­nes, en el ve­rano de 2016, Ri­vas se ne­gó a re­tor­nar con ellos al ho­gar fa­mi­liar, en Ita­lia, e in­ter­pu­so de­nun­cia en Es­pa­ña con­tra el pa­dre por su­pues­tos ma­los tra­tos ocu­rri­dos en Ita­lia. Un año des­pués, en el ve­rano de 2017, se su­ce­die­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes en to­da Es­pa­ña, con la cam­pa­ña Jua­na

es­tá en mi ca­sa, cuan­do la mu­jer pa­só a es­tar en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do por ne­gar­se a en­tre­gar a sus hi­jos, a pe­ti­ción de un juz­ga­do de Gra­na­da. Des­de Su­sa­na Díaz al en­ton­ces pre­si­den­te Ra­joy –«hay que po­ner­se en el lu­gar de esa ma­dre»–, gran par­te del ar­co po­lí­ti­co la apo­yó, par­ti­cu­lar­men­te el PSOE y Po­de­mos. Dos años des­pués era con­de­na­da por sus­traer a sus hi­jos y to­das sus de­nun­cias con­tra su ex ma­ri­do eran ar­chi­va­das en Ita­lia, va­rias de ellas pro­vi­sio­nal­men­te, por fal­ta de prue­bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.