Evo avi­sa de que ar­ma­rá mi­li­cias si lo­gra vol­ver a Bo­li­via

El ex pre­si­den­te quie­re que sean se­me­jan­tes a las ve­ne­zo­la­nas

El Mundo - - PORTADA - POR DA­NIEL LOZANO /

El ex pre­si­den­te quie­re or­ga­ni­zar­las a ima­gen y se­me­jan­za de las que ya exis­ten en Ve­ne­zue­la

Evo Mo­ra­les lo tie­ne cla­ro: si re­gre­sa a Bo­li­via or­ga­ni­za­rá mi­li­cias ar­ma­das a ima­gen y se­me­jan­za de las exis­ten­tes en Ve­ne­zue­la, co­mo me­jor an­tí­do­to pa­ra no per­der el po­der. La con­fe­sión del lí­der in­dí­ge­na ha pro­vo­ca­do la re­pul­sa in­me­dia­ta tan­to del go­bierno pro­vi­sio­nal co­mo de los di­ri­gen­tes que en­ca­be­za­ron la re­be­lión po­pu­lar con­tra el frau­de elec­to­ral or­ques­ta­do el 20 de oc­tu­bre.

«Si vol­vie­ra a Bo­li­via o al­guien vuel­va hay que or­ga­ni­zar co­mo en Ve­ne­zue­la, mi­li­cias ar­ma­das del pue­blo», ade­lan­tó el ex pre­si­den­te en un au­dio he­cho pú­bli­co por Ka­was­chun Co­ca Tró­pi­co, una ra­dio de los co­ca­le­ros de Cha­pa­re, uno de los bas­tio­nes de la re­vo­lu­ción in­dí­ge­na y del Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo (MAS).

«Mu­cho nos he­mos con­fia­do. El error ga­rra­fal [fue que] no te­nía­mos un plan B», re­co­no­ció Mo­ra­les en re­la­ción a su re­nun­cia, pro­vo­ca­da por una ca­de­na ines­pe­ra­da de acon­te­ci­mien­tos tras el apa­gón de la no­che elec­to­ral. A la re­vuel­ta po­pu­lar, muy fuer­te en San­ta Cruz y Po­to­sí, se le unió la re­be­lión de los po­li­cías de Co­cha­bam­ba y del res­to del país, que pre­ce­die­ron a la con­fir­ma­ción, he­cha por la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), de que el 20-O se ha­bía pro­du­ci­do un frau­de elec­to­ral. Evo co­men­zó a per­der apo­yos de in­me­dia­to, in­clui­do el de los mi­li­ta­res, cu­yo co­man­dan­te en je­fe «su­gi­rió» su re­nun­cia. Su di­mi­sión pu­so pun­to fi­nal a ca­si 14 años de pre­si­den­cia.

Es­te desen­la­ce con­fir­mó que Evo no lo te­nía to­do ata­do y bien ata­do, co­mo sí su­ce­de en Ve­ne­zue­la. La mi­li­cia bo­li­va­ria­na, cu­ya ci­fra real se des­co­no­ce pe­ro que Ma­du­ro ase­gu­ra es­tá con­for­ma­da por dos mi­llo­nes de re­vo­lu­cio­na­rios, es uno de los po­de­res que sos­tie­ne al hi­jo de Chá­vez pe­se a ca­re­cer de apo­yo po­pu­lar.

Los mi­li­cia­nos son ci­vi­les ar­ma­dos por el go­bierno que pro­vie­nen de sus ba­ses: afi­lia­dos al Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (PSUV), con­se­jos co­mu­na­les y las Uni­da­des de Ba­ta­lla Bo­lí­var Chá­vez, sin pre­pa­ra­ción y que per­ci­ben un sa­la­rio mí­ni­mo. El cha­vis­mo los uti­li­za ac­tual­men­te en ta­reas de or­den pú­bli­co, co­mo vi­gi­lar hos­pi­ta­les, su­per­mer­ca­dos, has­ta el Cuar­tel de la Mon­ta­ña, don­de des­can­san los res­tos mor­ta­les de Hu­go Chá­vez. Otra de sus fun­cio­nes es la de en­gor­dar las con­cen­tra­cio­nes ofi­cia­lis­tas, la­bor que en la ac­tua­li­dad com­par­ten con gru­pos evan­gé­li­cos.

Otro ti­po de mi­li­cia­nos ra­di­ca­les son los lla­ma­dos co­lec­ti­vos, pro­ta­go­nis­tas de bue­na par­te de la vio­len­cia du­ran­te las dos dé­ca­das de re­vo­lu­ción. Es­tos pa­ra­mi­li­ta­res, en­quis­ta­dos en los bas­tio­nes cha­vis­tas de las zo­nas po­pu­la­res, tie­nen li­cen­cia pa­ra gol­pear a ma­ni­fes­tan­tes, una de sus prin­ci­pa­les ta­reas, in­clu­so pa­ra usar sus ar­mas con­tra ellos. En su nó­mi­na des­ta­can de­ce­nas de ase­si­na­tos.

La reac­ción de Jea­ni­ne Áñez, pre­si­den­ta pro­vi­sio­nal, re­su­me la re­pul­sa de bue­na par­te del país: «Las de­cla­ra­cio­nes de Mo­ra­les só­lo de­mues­tran que la paz, la re­con­ci­lia­ción y la de­mo­cra­cia nun­ca fue­ron op­cio­nes pa­ra él. An­te la in­ten­ción de sem­brar te­rror y vio­len­cia só­lo en­con­tra­rán al pue­blo bo­li­viano uni­do. Fren­te a las ame­na­zas nues­tra más pro­fun­da vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca». La mi­nis­tra de Ex­te­rio­res, Karen Lon­ga­ric, tam­po­co se aho­rró crí­ti­cas al lí­der del MAS, al ca­li­fi­car su pro­pues­ta co­mo «te­rro­ris­mo, vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos y nar­co­trá­fi­co» y re­cla­mar el re­pu­dio

Las de­cla­ra­cio­nes fue­ron con­de­na­das por la pre­si­den­ta pro­vi­sio­nal bo­li­via­na

in­ter­na­cio­nal. El ex man­da­ta­rio, que di­ri­ge la pre­cam­pa­ña elec­to­ral de su par­ti­do des­de su re­fu­gio de Bue­nos Ai­res, tie­ne tres de­nun­cias en su con­tra, in­clui­da la de or­de­nar el ase­dio de las ciu­da­des y de­jar­las sin ali­men­tos ni com­bus­ti­ble.

«Pri­me­ro qui­so cer­car las ciu­da­des y aho­ra su­gie­re ar­mar gru­pos irre­gu­la­res y vio­len­tos pa­ra en­fren­tar a los bo­li­via­nos y a la Fuer­zas Ar­ma­das. Es­tas ame­na­zas re­cu­rren­tes mues­tran las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de Mo­ra­les», ata­có Car­los Me­sa, el ex can­di­da­to que le con­fron­tó en los co­mi­cios del año pa­sa­do. Las crí­ti­cas han tras­cen­di­do al ac­tual ofi­cia­lis­mo, por­que in­clu­so el sec­tor mo­de­ra­do del MAS ha mos­tra­do su re­cha­zo.

«La de­mo­cra­cia y la paz nun­ca fue­ron op­cio­nes pa­ra Mo­ra­les», di­ce Áñez

EFE

El ex pre­si­den­te de Bo­li­via Evo Mo­ra­les sa­lu­da a una sim­pa­ti­zan­te, en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.