Se­tién di­ri­gi­rá al Bar­ce­lo­na has­ta 2022

Bar­to­meu zan­ja su ope­re­ta, des­pi­de a Er­nes­to Val­ver­de y fi­cha al cán­ta­bro has­ta ju­nio de 2022

El Mundo - - PORTADA - FRAN­CIS­CO CA­BE­ZAS /

Des­pués de cua­tro días de sai­ne­te, la jun­ta di­rec­ti­va de­ci­dió ayer la des­ti­tu­ción de Val­ver­de

Er­nes­to Val­ver­de siem­pre asu­mió que for­ma­ba par­te de una in­dus­tria en la que él se veía co­mo un ele­men­to ex­tra­ño. No era más que una pie­za más de la ca­de­na de mon­ta­je. Pres­cin­di­ble y desecha­ble. Y así se lo hi­zo re­cor­dar el Bar­ce­lo­na es­te lu­nes con un des­pi­do en di­fe­ri­do, ale­ja­do de los va­lo­res que se le pre­su­po­nen a la en­ti­dad. Qui­que Se­tién es el es­co­gi­do pa­ra sus­ti­tuir­le. Por­que el fút­bol nun­ca se de­tie­ne. Pe­ro na­da po­drá zan­jar­se has­ta que el club azul­gra­na lo­gre lle­gar a un acuer­do eco­nó­mi­co con Val­ver­de, que ya se can­só de ser el buen sa­ma­ri­tano.

Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu ha he­cho con Val­ver­de lo mis­mo que hi­zo 17 años atrás Joan Gas­part con Louis van Gaal. La evo­lu­ción, en reali­dad, era in­vo­lu­ción. Más allá de que el ce­se del ho­lan­dés ha­bía si­do has­ta la fe­cha el úl­ti­mo en el ban­qui­llo azul­gra­na, in­vi­ta a un pa­ra­le­lis­mo ex­tre­mo. No en cuan­to a la la­bor del en­tre­na­dor, por­que Van Gaal per­dió el pues­to de­jan­do a su equi­po a tres pun­tos del des­cen­so y a 20 del pri­mer pues­to, y Val­ver­de ha te­ni­do que re­co­ger sus bár­tu­los con su equi­po lí­der de la Li­ga. El úl­ti­mo en­tre­na­dor en sa­lir por la puer­ta de ser­vi­cio ocu­pan­do la pri­me­ra pla­za li­gue­ra fue Ra­do­mir An­tic, con el Real Ma­drid en 1992 y Ramón Men­do­za co­mo pre­si­den­te.

La se­me­jan­za de las si­tua­cio­nes, en reali­dad, re­si­de en la la­bor pre­si­den­cial. En la in­ca­pa­ci­dad del ge­ri­fal­te de turno pa­ra evi­tar que una des­ti­tu­ción la­bo­ral, al­go re­la­ti­va­men­te co­ti­diano en es­ta in­dus­tria del show bu­si­ness, se con­vier­ta en un vo­de­vil. Aun­que sin gra­cia al­gu­na.

Qui­que Se­tién, cán­ta­bro de 61 años y con­ven­ci­do após­tol del cruyf­fis­mo pe­se a que mal­di­ce no ha­ber si­do nun­ca en­tre­na­do por el ho­lan­dés «me hu­bie­ra de­ja­do cor­tar el de­do me­ñi­que», acos­tum­bra a de­cir-, ocu­pa­rá el lu­gar de un Val­ver­de al que siem­pre se le re­cri­mi­nó su pro­pues­ta prag­má­ti­ca. La ma­nio­bra de­be­ría sos­te­ner a ese en­torno que re­cla­ma­ba un re­gre­so a los orí­ge­nes es­té­ti­cos. Es­tá pre­vis­to que, una vez aca­ba­da la ope­re­ta, Bar­to­meu dé la ca­ra en el púl­pi­to me­diá­ti­co jun­to al se­cre­ta­rio téc­ni­co, Eric Abidal, y am­bos pue­dan así ex­pli­car, no so­lo las ra­zo­nes del des­pi­do, sino tam­bién la atro­pe­lla­da bús­que­da de un re­le­vo. No con­ven­dría ol­vi­dar que Se­tién lle­ga­rá des­pués de que el Bar­ce­lo­na se en­con­tra­ra con las ne­ga­ti­vas de Xa­vi Hernández y Ro­nald Koe­man; de que al­gu­nos di­rec­ti­vos re­cla­ma­ran el pues­to pa­ra el téc­ni­co del fi­lial, Fran­cis­co Javier García

Pimienta; y de que los di­ri­gen­tes se con­ven­cie­ran de que la op­ción de Mauricio Po­chet­tino, que man­tie­ne una bue­na re­la­ción con Bar­to­meu y es ín­ti­mo de Ra­mon Pla­nes, ad­jun­to a la se­cre­ta­ría téc­ni­ca- hu­bie­ra le­van­ta­do en ar­mas a la hin­cha­da azul­gra­na.

El Bar­ce­lo­na no se des­hi­zo de Val­ver­de al fi­nal de su pri­me­ra tem­po­ra­da co­mo en­tre­na­dor tras ser eli­mi­na­do de ma­la ma­ne­ra por la Ro­ma en la Cham­pions. Bar­to­meu ba­rrun­tó res­cin­dir­le el con­tra­to, pe­ro golear al Se­vi­lla en la fi­nal de Co­pa cal­mó los áni­mos. Tam­po­co lo hi­zo a la con­clu­sión de la se­gun­da, cuan­do el equi­po vol­vió a des­pe­ñar­se en Eu­ro­pa, es­ta vez en An­field, y es­ta vez no su­po le­van­tar­se en la fi­nal de Co­pa fren­te al Va­len­cia. El ce­se, en cam­bio, lle­ga­rá en el mo­men­to más in­sos­pe­cha­do. Des­pués de per­der una se­mi­fi­nal en un tor­neo de pe­so dis­cu­ti­ble, la Su­per­co­pa de Es­pa­ña dispu­tada en Ara­bia Sau­dí. Des­pués de que el equi­po, más allá del atro­pe­llo del Atlé­ti­co en el cre­púscu­lo, com­ple­ta­ra una de sus me­jo­res ac­tua­cio­nes del cur­so. Y sin que a Val­ver­de le exi­mie­ran sus cua­tro tro­feos, dos Li­gas con­quis­ta­das, una Co­pa del Rey y la Su­per­co­pa de 2018.

Val­ver­de, que te­nía con­tra­to has­ta el pró­xi­mo mes de ju­nio, pe­ro con una cláu­su­la que le per­mi­tía con­ti­nuar un año más siem­pre y cuan­do es­tu­vie­ran de acuer­do las par­tes, ha­bía ve­ni­do aten­dien­do a los mo­vi­mien­tos de sus ca­pa­ta­ces con es­pe­cial in­cre­du­li­dad y des­agra­do. Na­die le in­for­mó de que el via­je a Qa­tar que em­pren­die­ron Abidal y el CEO del club, Òs­car Grau, te­nía co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo se­du­cir a Xa­vi Hernández pa­ra que to­ma­ra su pues­to co­mo en­tre­na­dor. El Bar­ce­lo­na ha­bía tra­ta­do de po­ner un biom­bo fren­te a la reali­dad pu­bli­can­do una fo­to de sus emi­sa­rios jun­to a Dem­bé­lé, que se re­cu­pe­ra de su le­sión en Doha.

Des­pués de dos días de ne­go­cia­cio­nes con Xa­vi Hernández, el ex cen­tro­cam­pis­ta del Bar­ce­lo­na re­cha­zó la pro­pues­ta pa­ra in­cor­po­rar­se de ma­ne­ra in­me­dia­ta al car­go. Con la tem­po­ra­da ini­cia­da y na­ve­gan­do el club ba­jo la bru­ma que an­ti­ci­pa el abis­mo.

Ro­nald Koe­man, por mu­cho que uno de sus gran­des sue­ños in­cum­pli­dos sea no ha­ber en­tre­na­do to­da­vía al Bar­ce­lo­na, tam­bién re­cha­zó la pro­pues­ta. No iba a ser él quien plan­ta­ra a la se­lec­ción ho­lan­de­sa a cin­co me­ses de ini­ciar­se la Eu­ro­co­pa. El cas­ting de as­pi­ran­tes evi­den­ció que ni la se­cre­ta­ría téc­ni­ca (Abidal y Pla­nes), ni Bar­to­meu, pre­si­den­te bi­cé­fa­lo al os­ten­tar tam­bién las res­pon­sa­bi­li­da­des de la vi­ce­pre­si­den­cia de­por­ti­va, te­nían cla­ro rum­bo al­guno. De Po­chet­tino, que nun­ca de­bió ver­se en la te­si­tu­ra de dar la es­pal­da a su gran­ja en Murphy pa­ra sen­tar­se en el ban­qui­llo del Camp Nou, las prio­ri­da­des pa­sa­ban a un cruyf­fis­ta ex­tre­mo co­mo Se­tién.

Er­nes­to Val­ver­de pu­so fren­te al es­pe­jo a to­da la ins­ti­tu­ción. Los di­ri­gen­tes per­mi­tie­ron al téc­ni­co di­ri­gir el en­tre­na­mien­to de es­te lu­nes co­mo si na­da. A la con­clu­sión quien lle­gó a la Ciu­tat Es­por­ti­va Joan Gam­per fue

Bar­to­meu, que por fin de­ci­dió re­unir­se con él an­tes de que la jun­ta apro­ba­ra la sen­ten­cia. El en­tre­na­dor to­mó el co­che y el pa­ra­bri­sas ofre­ció una ima­gen me­ta­fó­ri­ca. El es­cu­do del Ba­rça, del revés. Val­ver­de son­rió.

EFE

Er­nes­to Val­ver­de aban­do­na la Ciu­tat Es­por­ti­va Joan Gam­per tras con­cluir su reunión con Bar­to­meu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.