Los fis­ca­les cul­pan al TS de que To­rra pue­da li­be­rar a los pre­sos

• La con­se­je­ra de Jus­ti­cia cree que la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 100.2 del re­gla­men­to es «una ma­ne­ra de cum­plir con la sen­ten­cia» del Su­pre­mo • Forn y Bas­sa tam­bién sal­drán en los pró­xi­mos días

El Mundo - - PORTADA - GER­MÁN GON­ZÁ­LEZ BAR­CE­LO­NA MA­NUEL MA­RRA­CO MA­DRID

La Ge­ne­ra­li­tat ex­car­ce­la a Cuixart y prepara la sa­li­da in­mi­nen­te de Forn y Bas­sa Só­lo cua­tro me­ses des­pués de la sen­ten­cia, el Go­vern di­ce que sa­ca­rá al res­to de con­de­na­dos El fis­cal Za­ra­go­za res­pon­sa­bi­li­za al tri­bu­nal: «No li­mi­tó el ter­cer gra­do; son las con­se­cuen­cias»

La Ge­ne­ra­li­tat eje­cu­tó ayer semilibert­ad de Jor­di Cuixart y au­to­ri­zó la me­di­da pa­ra otros dos pre­sos del pro­cés, Joa­quim Forn y Do­lors Bas­sa. Ade­más, la con­se­lle­ra de Jus­ti­cia ade­lan­tó que en bre­ve es­ta­rán li­bres el res­to de con­de­na­dos por el Su­pre­mo. Fuen­tes fis­ca­les cul­pan de ello al Tri­bu­nal, por ne­gar­se a en­viar el men­sa­je de du­re­za en el cum­pli­mien­to de la pe­na. «Las con­se­cuen­cias ahí es­tán», afir­mó ayer el fis­cal Ja­vier Za­ra­go­za.

La Ge­ne­ra­li­tat nor­ma­li­za la si­tua­ción de semilibert­ad de los pre­sos so­be­ra­nis­tas con­de­na­dos por se­di­ción. Pe­se a que se tra­ta de de­ci­sio­nes que úni­ca­men­te co­rres­pon­de a los pro­fe­sio­na­les que for­man las jun­tas de tra­ta­mien­to y se apli­can cues­tio­nes téc­ni­cas que de­ben ga­ran­ti­zar la reinserció­n del in­terno en la so­cie­dad, la con­se­je­ra de Jus­ti­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, Es­ter Ca­pe­lla, ase­gu­ró ayer que es «pre­vi­si­ble» que las cár­ce­les ca­ta­la­nas apli­quen el ar­tícu­lo 100.2 del re­gla­men­to pe­ni­ten­cia­rio a los nue­ve con­de­na­dos por el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta y pue­dan sa­lir unas horas al día y vol­ver a dor­mir a la cár­cel. Tam­bién de­jó cla­ro que las de­ci­sio­nes de las jun­tas de tra­ta­mien­to van di­rec­ta­men­te al juz­ga­do, quien de­be re­fren­dar­las o no, por lo que no pa­sa por el De­par­ta­ment de Jus­tí­cia, que tie­ne las com­pe­ten­cias en ám­bi­to pe­ni­ten­cia­rio.

Es­ter Ca­pe­lla afir­mó en de­cla­ra­cio­nes a Ca­ta­lun­ya Rà­dio que es­te ar­tícu­lo pe­ni­ten­cia­rio se pue­de apli­car a to­dos los con­de­na­dos por se­di­ción y que «es una ma­ne­ra de cum­plir la sen­ten­cia», tal co­mo mar­ca la ley y acor­da­da con las jun­tas de tra­ta­mien­to. Tam­bién re­cor­dó que «es una ano­ma­lía que los pre­sos y las pre­sas po­lí­ti­cas es­tén en la pri­sión, no de­be­rían es­tar y es­te Go­vern tra­ba­ja y tra­ba­ja­rá pa­ra la am­nis­tía». Ade­más, Ca­pe­lla in­sis­tió en que den­tro de seis me­ses, cuan­do to­que la re­vi­sión del gra­do pe­ni­ten­cia­rio de los pre­sos, «no es na­da des­car­ta­ble» que pue­dan ac­ce­der al ter­cer gra­do aun­que «es pre­vi­si­ble que se pue­dan acor­dar co­sas di­fe­ren­tes» en fun­ción de la pe­na im­pues­ta a ca­da con­de­na­do.

«Siem­pre he di­cho que es si­tua­ción com­pli­ca­da por­que te­ner­los bajo cus­to­dia de la Ge­ne­ra­li­tat es una con­tra­dic­ción muy gran­de, ha­ce pen­sar mu­chas co­sas y mu­chas al mis­mo tiem­po», se­ña­ló la con­se­je­ra de Jus­ti­cia, quien aña­dió que «nin­gu­na con­vic­ción per­so­nal pue­de en­men­dar una sen­ten­cia». Ade­más des­ta­có tam­bién que «todas la de­ci­sio­nes de los ser­vi­cios pe­ni­ten­cia­rios son re­vi­sa­das por un juez y sus­cep­ti­bles de ser re­cu­rri­das por la Fis­ca­lía» o por los abo­ga­dos de los pro­pios con­de­na­dos.

Ha­ce unas se­ma­nas, en un pro­gra­ma de TV3, Ja­vier Melero, el abo­ga­do del ex con­se­je­ro Joa­quim Forn, otro que sal­drá pron­to de la cár­cel unas horas pa­ra tra­ba­jar al apli­cár­se­le el ar­tícu­lo 100.2 del re­gla­men­to pe­ni­ten­cia­rio, ase­gu­ró que los lí­de­res so­be­ra­nis­tas con­de­na­dos por se­di­ción y que cum­plen pe­na en tres cár­ce­les ca­ta­la­nas de­be­rían es­tar cla­si­fi­ca­dos en el ter­cer gra­do pe­ni­ten­cia­rio, por lo que só­lo de­be­rían ir a dor­mir a la pri­sión. En su in­ter­ven­ción, el le­tra­do in­di­có que la de­ci­sión de cla­si­fi­car a los internos con el se­gun­do gra­do era com­pe­ten­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, ya que las jun­tas de tra­ta­mien­to apos­ta­ban por la semilibert­ad y de­jó caer que «los pre­sos de­be­rían es­tar en ter­cer gra­do, sin du­da, No sé la ra­zón por la que no lo es­tán, pien­so que qui­zás hay gen­te que es­tá ne­go­cian­do po­lí­ti­ca­men­te y sabe co­sas que yo no sé».

Pe­se a no ahon­dar más en es­te des­co­no­ci­mien­to apun­ta­do por el abo­ga­do, lo cier­to es que ape­nas dos se­ma­nas des­pués de esas pa­la­bras cinco con­de­na­dos por se­di­ción ya dis­po­nen de la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 100.2 del re­gla­men­to pe­ni­ten­cia­rio por par­te de las jun­tas de tra­ta­mien­to de las prisiones de Lle­do­ners, Mas d’En­ric y Puig de les Bas­ses. Los dos úl­ti­mos se conocieron ayer: Joa­quim Forn sal­drá a tra­ba­jar 12 horas y me­dia ca­da día de lu­nes a vier­nes, más que una jor­na­da la­bo­ral de ocho horas, y vol­ve­rá a la cár­cel a dor­mir mien­tras que la ex con­se­je­ra Do­lors Bas­sa de­ja­rá Puig de les Bas­ses pa­ra sa­lir tres días en­tre se­ma­na du­ran­te ocho horas pa­ra cui­dar de un fa­mi­liar de edad avan­za­da. Ha­ce unos me­ses, Bas­sa ha­bía te­ni­do per­mi­sos pe­ni­ten­cia­rios pa­ra vi­si­tar a su madre en el hos­pi­tal, ya que es­ta­ba en­fer­ma.

Estas nue­vas de­ci­sio­nes de las jun­tas de tra­ta­mien­to res­pec­to a los ex con­se­je­ros Joa­quim Forn y Do­lors Bas­sa se su­man a las con­ce­di­das al ex pre­si­den­te de la ANC, Jor­di Sàn­chez, al pre­si­den­te de Òm­nium, Jor­di Cuixart, quien sa­lió ayer por pri­me­ra vez pa­ra tra­ba­jar y rea­li­zar vo­lun­ta­ria­do, y a la de la ex pre­si­den­ta del Par­la­ment, Car­me For­ca­dell, quien sal­drá en semilibert­ad pa­ra rea­li­zar ta­reas de vo­lun­ta­rio y cui­dar a su madre en­fer­ma. To­dos ellos pue­den sa­lir de pri­sión de for­ma in­me­dia­ta si lo desean, aun­que por el mo­men­to úni­ca­men­te lo hi­zo Cuixart y una se­ma­na des­pués de la con­ce­sión, aun­que la de­ci­sión de las jun­tas de tra­ta­mien­to de las prisiones irá al juz­ga­do de vi­gi­lan­cia pe­ni­ten­cia­ria que de­be re­fren­dar­la o re­cha­zar­la pe­ro mien­tras lo es­tu­dia no paraliza su eje­cu­ción. La Fis­ca­lía in­for­ma­rá an­tes de la de­ci­sión ju­di­cial, todo apun­ta a que será opo­nién­do­se a la apli­ca­ción de es­te ar­tícu­lo del re­gla­men­to pe­ni­ten­cia­rio, y pue­de pre­sen­tar un re­cur­so an­te las au­dien­cias pro­vin­cia­les co­rres­pon­dien­tes en ca­so de no com­par­tir la re­so­lu­ción del juz­ga­do.

Tam­bién Oriol Jun­que­ras y Raül Ro­me­va han pe­di­do la apli­ca­ción del 100.2 en Lle­do­ners por lo que todo apun­ta a que se les con­ce­de­rá en los pró­xi­mos días.

MAR­GA CRUZ

Jor­di Cuixart lle­ga ayer a su em­pre­sa tras re­ci­bir el nue­vo per­mi­so pe­ni­ten­cia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.