El FMI de­fien­de la re­for­ma la­bo­ral que Sán­chez quie­re tum­bar

Afir­ma que és­ta ha si­do cla­ve pa­ra in­cre­men­tar la crea­ción de em­pleo

El Mundo - - PORTADA - PA­BLO PAR­DO NUE­VA YORK CO­RRES­PON­SAL

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) pu­bli­có ayer un do­cu­men­to en el que ala­ba inequí­vo­ca­men­te la re­for­ma la­bo­ral de 2012 –que el Go­bierno quie­re de­ro­gar, aun­que sea par­cial­men­te– por­que ha si­do cla­ve pa­ra in­cre­men­tar la crea­ción de em­pleo en Es­pa­ña y ha con­tri­bui­do a ace­le­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Ése es el dic­ta­men de un do­cu­men­to de tra­ba­jo pu­bli­ca­do dos se­ma­nas an­tes de que los fun­cio­na­rios del FMI vi­si­ten Es­pa­ña co­mo par­te de sus tra­ba­jos de su­per­vi­sión.

El FMI cree que la re­for­ma la­bo­ral de 2012 ha te­ni­do un efecto al­ta­men­te po­si­ti­vo en la eco­no­mía es­pa­ño­la, y que las in­efi­cien­cias del mer­ca­do de tra­ba­jo obe­de­cen a pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de és­te o a la trans­for­ma­ción de la pro­pia eco­no­mía.

Ése es el dic­ta­men de un do­cu­men­to de tra­ba­jo pu­bli­ca­do ayer por la ins­ti­tu­ción. Aun­que es­te ti­po de es­tu­dios no cons­ti­tu­yen la po­lí­ti­ca del Fon­do en re­la­ción a los paí­ses miem­bros, sí son una de las ba­ses so­bre la que se es­truc­tu­ra esa po­lí­ti­ca. Es­te in­for­me lle­ga, ade­más, ape­nas dos se­ma­nas an­tes de que los fun­cio­na­rios de la ins­ti­tu­ción vi­si­ten Es­pa­ña y se reúnan con el Go­bierno co­mo par­te de sus ha­bi­tua­les tra­ba­jos de su­per­vi­sión de las eco­no­mías de los paí­ses miem­bros.

El es­tu­dio con­clu­ye que la re­for­ma ha si­do cla­ve pa­ra in­cre­men­tar la crea­ción de em­pleo en Es­pa­ña. Eso no só­lo ha con­tri­bui­do a la caí­da del pa­ro, sino que ha ace­le­ra­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, lo que a su vez ha crea­do más em­pleo. Hay que te­ner en cuen­ta que el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad en Es­pa­ña ha si­do tra­di­cio­nal­men­te ba­jí­si­mo. Y, si los tra­ba­ja­do­res no son más pro­duc­ti­vos, la úni­ca ma­ne­ra de que crez­ca el PIB es ha­cien­do que ha­ya más gen­te tra­ba­jan­do.

El mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol, con su al­tí­si­mo ín­di­ce de des­em­pleo a pe­sar de que el país lle­va cre­cien­do por en­ci­ma de la me­dia de los paí­ses de su en­torno du­ran­te dé­ca­das (con la ex­cep­ción de la cri­sis de 20102013), es un mo­ti­vo de fas­ci­na­ción pa­ra los eco­no­mis­tas de todo el mun­do. De he­cho, el em­pleo en Es­pa­ña es al­go tan ex­traor­di­na­rio (pa­ra mal) que el mayor pro­ble­ma de los ex­per­tos es es­ta­ble­cer mo­de­los que lo ex­pli­quen.

El aná­li­sis del Fon­do de­tec­ta un po­si­ble in­cre­men­to de la de­sigual­dad de in­gre­sos a con­se­cuen­cia de la re­for­ma la­bo­ral de 2012, aun­que la ins­ti­tu­ción ad­mi­te que no exis­te evi­den­cia definitiva de ello. Si se mi­de la de­sigual­dad en­tre el 20% de tra­ba­ja­do­res con más in­gre­sos y el 20% de tra­ba­ja­do­res con menos, la de­sigual­dad ha cre­ci­do. Sin em­bar­go, cuan­do se apli­ca el lla­ma­do ín­di­ce Gi­ni, que es un in­di­ca­dor de de­sigual­dad más com­ple­to que la me­ra com­pro­ba­ción de in­gre­sos, no se ob­ser­van cam­bios. Eso su­gie­re que el au­men­to de la de­sigual­dad ha si­do muy bajo, si es que se ha pro­du­ci­do.

Otros cam­bios del mer­ca­do la­bo­ral pa­re­cen de­ber­se po­si­ble­men­te a la trans­for­ma­ción de la eco­no­mía desde 2012. Así, el por­cen­ta­je de tra­ba­ja­do­res que tie­nen un em­pleo a tiem­po par­cial pe­ro que que­rrían te­ner­lo a tiem­po com­ple­to se ha in­cre­men­ta­do. El FMI cree que eso se de­be so­bre todo a la caí­da del pe­so de la cons­truc­ción –que em­plea nor­mal­men­te tra­ba­ja­do­res a tiem­po com­ple­to– en fa­vor de los ser­vi­cios –don­de es más co­mún el em­pleo a tiem­po par­cial–, si bien el in­for­me re­co­no­ce que es ne­ce­sa­rio es­tu­diar más a fon­do el pro­ble­ma.

Fi­nal­men­te, el es­tu­dio se­ña­la un au­men­to de las fa­mi­lias en las que, pe­se a que al menos uno de sus miem­bros tie­ne tra­ba­jo, es­tán en ries­go de caer por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za. La ra­zón, se­gún el Fon­do, no es tan­to la re­for­ma de tra­ba­jo co­mo las de­fi­cien­cias del Es­ta­do de Bie­nes­tar es­pa­ñol.

FMI / CORY HAN­COCK

La directora ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Kris­ta­li­na Geor­gie­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.