Me­dio Fran­kens­tein

El Mundo - - DEPORTES -

Egos, nó­mi­nas y la en­fer­me­dad del po­der con­di­cio­nan la re­la­ción en­tre par­ti­dos. Jé­ro­me La­vri­lleux, eu­ro­dipu­tado fran­cés, que fue je­fe de la cam­pa­ña elec­to­ral de Sar­kozy en

2012, lle­gó a de­cir que la po­lí­ti­ca es una ba­ta­lla de egos en­tre per­so­nas mal­edu­ca­das. La in­to­le­ran­cia en­tre ellos es me­nos por la di­fe­ren­cia de ideo­lo­gías que por el odio que se tie­nen y por­que ca­da si­gla co­lo­ca a mi­les de afi­lia­dos cuan­do es­tá en el po­der y és­tos agi­tan a los fa­ná­ti­cos pa­ra se­guir con su es­ti­lo de vi­da. Los par­ti­dos con­vier­ten los ar­gu­men­ta­rios en dog­mas y en­vían a sus se­cua­ces a que agi­ten con la pro­pa­gan­da a los in­tran­si­gen­tes. Mi­ren el es­pec­tácu­lo de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, la ley más im­por­tan­te de cual­quier Eje­cu­ti­vo, el ori­gen de las cor­tes y asam­bleas des­de la Edad Me­dia.

Pe­dro Sán­chez si­gue con el pi­ja­ma de Cris­tó­bal Mon­to­ro y, a pe­sar de que España es­tá atra­ve­san­do uno de los peo­res mo­men­tos de su His­to­ria, ca­da par­ti­do se bus­ca an­ta­go­nis­ta pa­ra des­ple­gar su abo­rre­ci­mien­to y mon­tar su nú­me­ro. En un ca­rru­sel de ve­tos in­fun­da­dos y cru­za­dos, ca­da lí­der nom­bra su ad­ver­sa­rio por ra­zo­nes tác­ti­cas mien­tras el país se en­fer­ma y se arrui­na. El Go­bierno di­ce que no es­tá ner­vio­so por la ne­go­cia­ción de los Pre­su­pues­tos. Car­men Cal­vo ha ne­ga­do que ha­ya in­quie­tud en el Palacio de la Mon­cloa. «Exis­ten ma­ti­ces dis­tin­tos en­tre el PSOE y Uni­das Po­de­mos res­pec­to a los par­ti­dos que les van a apo­yar». Se su­po­ne que tie­nen ase­gu­ra­do el sí de los par­ti­dos que les van a apo­yar. Me­jor que acier­ten en la elec­ción de sus so­cios, por­que si no ten­drían que con­vo­car elec­cio­nes pa­ra vo­tar con mas­ca­ri­llas y am­bu­lan­cias. El fra­ca­so en la apro­ba­ción de las cuen­tas del Es­ta­do se­ría el fi­nal de la coa­li­ción; Eu­ro­pa no va a ati­zar ese pas­tón con unos Pre­su­pues­tos de ha­ce cua­tro años. En unas nue­vas elec­cio­nes, ca­da pa­pe­le­ta se­ría una blas­fe­mia de ven­gan­za; al­gún par­ti­do de los que ga­llean po­dría des­apa­re­cer y eso sig­ni­fi­ca que al fi­nal van a ce­der en sus abo­mi­na­cio­nes, pu­ra­men­te re­tó­ri­cas.

Mien­tras Inés Arri­ma­das ya es­tá dis­pues­ta a vo­tar a fa­vor del Go­bierno, aun­que Pa­blo Igle­sias es­té pre­sen­te, Igle­sias ya no di­ce «Ciu­da­da­nos de­len­da est», des­pués de pac­tar con Pe­dro la foto de la fir­ma. Ha­bía tres ma­ne­ras de se­guir con el cu­lo en el ban­co azul, con Fran­kens­tein o con Ciu­da­da­nos. Se ha lle­ga­do a la sín­te­sis, con Ciu­da­da­nos y me­dio Fran­kens­tein: PNV, BNG, Más Ma­drid y Te­ruel exis­te. El PP no va apo­yar a un Go­bierno que, se­gún Pa­blo Ca­sa­do le di­jo a Su­san­na Gri­so, for­ma coa­li­ción con Po­de­mos, que pi­de que ven­ga la III Re­pú­bli­ca y la au­to­de­ter­mi­na­ción de Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.